ENTREVISTA

"Un pozo solo no indica nada; que esté ‘seco’ no va a desincentivar a nadie"

Andrés Tierno Abreu - expresidente de Ancap

—¿Qué implica el anuncio de Total de que no se encontró petróleo donde exploraba?

—Esto que se anunció ahora de manera abierta y oficial era un asunto ya conocido. Ahora lo que se agrega es una carta. En toda esta zona es el primer pozo que se hace. Por ahora es una única muestra y va a agregar cantidad de datos. Pero un pozo solo no significa nada. Hasta no tener información adicional de geología no se puede opinar.

—O sea que lo ocurrido no actúa como un desincentivo para otras petroleras.

—El hecho de que haya un pozo "seco", como se dice, no desincentiva a nadie. Hasta ahora la información que se tenía sobre el lugar era indirecta, con imágenes. La información nueva va a permitir reubicar pozos y proyectos. Se podrá reformular lo que hasta ahora se estaba pensando.

—¿Cuáles fueron las características de los trabajos de exploración que se hicieron?

—Las dificultades derivaban de la distancia a la costa (más de 200 kilómetros) y la profundidad. Es un pozo de los denominados en la industria "ultraprofundos", de los que se están explorando uno o dos en el mundo con tecnología avanzada. Había 3.000 metros para llegar al suelo y luego se perforaron 3.400 metros. Se trabajó en un mar que no es fácil y a veces con olas de 13 metros. Se cumplió con el presupuesto, con los plazos previstos y no hubo accidentes. No se "perdió" el pozo, que a veces pasa, y no hubo que empezar de nuevo la exploración. Llegaron al objetivo. Es que ahora se buscan los petróleos más "difíciles" porque ya se extrajeron los "fáciles". Por eso ahora se busca en el Ártico. El lugar donde se buscó es lo que se llama un lugar de "frontera", donde nunca hubo descubrimientos de petróleo hasta ahora y donde los riesgos de las inversiones son mayores.

—¿Cómo incide en la exploración el hecho de que los valores del petróleo estén relativamente bajos y cómo espera que evolucionen esos precios?

—Esto, la exploración, se hace pensando siempre en el largo plazo. Lo único que hacen los precios bajos de hoy es que hoy haya algo menos de dinero para explorar. De todas formas, si se hubiese descubierto petróleo ahora recién se iba a poder empezar a vender dentro de cinco o diez años. Por lo tanto, el precio de hoy no incide tanto en las decisiones de exploración. Hoy no hay muchas chances de que la demanda de petróleo crezca porque China está creciendo a tasas más bajas y porque Estados Unidos, con el uso del "fracking" (técnica de extracción de hidrocarburos mediante la inyección de agua a altas presiones muy cues-tionada por sus efectos ambientales ya que se sostiene que produce sismos y puede contaminar acuíferos) cambió los precios, avanzó hacia el autoabastecimiento y generó una revolución en el mercado. Esos países eran los dos motores que empujaban la demanda. Y la oferta puede satisfacer la demanda a estos precios a menos que haya un accidente grande (en pozos petrolíferos) o una guerra. No hay elementos para una variación de los precios en el corto plazo. No creo que suban.

—¿Qué le pareció la actuación del gobierno en el tema?

—Ancap actuó bien. Las petroleras invierten por la geología de los lugares y por las características del país. Invirtieron porque el país era confiable y predecible y las condiciones eran buenas. Ya habían invertido en la información geofísica y en su procesamiento. Seguramente otras empresas accederán a la información.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)