Entre músicos, reinas y fieles se multiplican y afianzan las celebraciones

El pollo y la gallina tienen su fiesta en el febrero de Momo

El salchichón, la sandía o la torta frita, tienen sus fiestas en distintos parajes de Uruguay. Febrero, en concreto, no solo se viene con noches de Carnaval y Llamadas o la celebración de Iemanja, que reunirán multitudes en Montevideo y el interior.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El folclore en todo Uruguay. Foto: Víctor Rodríguez.

Entre el viernes y el domingo de la tercera semana del mes que comienza el próximo domingo, en San Bautista, Canelones, la Fiesta del Pollo y la Gallina esperará a 15.000 personas.

Es una de varios brindis por la producción uruguaya, en una zona que es llamada la capital nacional de la avicultura. A lo largo de los tres días se realizan exhibiciones, talleres, jornadas técnicas, y concursos gastronómicos que tienen como protagonista a la carne de ave, mientras no falta por supuesto el tinglado para los músicos.

Tradiciones.

El primer fin de semana de febrero se inicia con el clásico festival folclórico A orillas del Yaguarón, que convoca a lo largo de una semana a 2.500 espectadores y se organiza desde 1986 en la playa El Remanso, de Cerro Largo.

Otra fiesta del mismo género pero más antigua es el Festival Nacional de Folclore, al que asisten 30.000 personas; se trata de un concurso de músicos uruguayos organizado siempre durante el primer fin de semana de febrero por la Intendencia de Durazno y la Sociedad Criolla Carlos Reyles desde el año 1973.

El evento se cumplirá en el Parque de la Hispanidad, en donde a la par tiene espacio destacado el Encuentro Gaucho, con jineteadas, pruebas de rienda y desfile de caballería.

Desde 2002 también hay actividades de esta última categoría en el Parque Zorrilla de Pan de Azúcar, Maldonado, con la particularidad de que todo comienza con una procesión y una misa criolla presididas por el párroco y diácono de la localidad. Recién luego suena la campana para las pruebas de rienda cuya organización está a cargo de las sociedades nativistas. Además de los cantores populares, al escenario tienen el honor de subir los vecinos más destacados por su comunidad durante el año anterior.

El éxito de estos encuentros ha provocado distintas réplicas en varias regiones, incluyendo en la mayoría de los casos plazas gastronómicas.

En otros, como el Festival Derrochando Coplas, la Intendencia de Rocha y el Rotary del este buscan extender la temporada turística, incentivando la participación de instituciones sociales y deportivas de la ciudad, de viernes a domingo en el segundo fin de semana de febrero. Cada año, desde 2005, concurren unas 15.000 personas y los niños y jóvenes pueden participar de competencias y un parque de diversiones.

A lo largo de los tres días de Carnaval, en Cerro Chato el Festival del Salto de Agua también propone espectáculos folclóricos, agrega un concurso de misses y se cierra con un baile a toda plena y salsa. Viene reiterándose desde 2007 y hasta allí se acercan 6.000 personas.

El Salto de Agua, ubicado a dos kilómetros de Cerro Chato, en Treinta y Tres, cuenta conservicios de camping, luz, agua, y un parador con restorán.

Se trata de una zona de recreación en donde hay tres piscinas naturales nutridas por el agua que, en forma de cascada, corre desde una considerable altura por un lecho rocoso, y luego sigue su curso natural.

Canto y marcha.

Otra expresión folclórica, aunque muy peculiar, con una impronta sin igual, es el Festival Grito de Asencio, previsto para el 28 de febrero. Una marcha saldrá el sábado por la noche desde Santo Domingo hasta llegar a Villa Soriano el domingo. Allí se realiza un espectáculo criollo, y el día siguiente se parte en horas de la mañana hacia el Parque Asencio, a 11 kilómetros de Mercedes, donde hay un almuerzo también criollo.

Allí, en 1811, los criollos se enfrentaron a las tropas españolas, en el primer hecho de armas de la revolución artiguista.

Al finalizar la tarde, la columna de caballería gaucha emprende el camino hacia Mercedes, para desfilar por las calles de la ciudad, rindiendo homenaje al Gaucho de Asencio ubicado en la Plaza Independencia.

La Intendencia de Soriano es la organizadora desde 2005, y cada año más gente resulta atraída en distintas fases de la travesía campera. Aguardan que alrededor de 15.000 personas intervengan este año. Carnaval, Iemanja, Llamadas, fiestas del uruguay, Ministerio de Turismo.

El folclore en todo uruguay

En el Parque de la Hispanidad de Durazno, el primer fin de semana de febrero se desarrolla el tradicional Festival Nacional de Folclore. Es una de muchas fiestas reunidas en la guía que tiene una segunda edición diseñada por el Ministerio de Turismo y el de Educación, junto a la OPP. La tipología utilizada destaca la diversidad de fiestas existentes en el país, por lo que propone las siguientes categorías: étnicas, religiosas, carnavalescas, artiguistas, de la producción, folclóricas y de camaradería. El trabajo está basado en la categorización realizada en la tesis de grado en sociología de Hernán Cabrera, Cartografía de las fiestas tradicionales uruguayas, del año 2011, y en el exitoso libro del año 2009 de Federico Estol y Antonio di Candia.

Sandía calada y madera

La Fiesta de la Sandía y la Forestación se desarrolla en Tranqueras, Rivera, entre el jueves y sábado de la primera semana de febrero. Se hacen un desfile una exhibición de maquinaria, charlas

informativas y foros temáticos sobre la producción. Hay actividades deportivas en el balneario, y por las noches espectáculos de cumbia, rock y el canto popular. No falta la oferta gastronómica y la feria comercial.

La fiesta del sábalo en Juan Lacaze

El Centro Unión de Obreros Papeleros y de la Celulosa, fundado en 1944,

decidió crear en Juan Lacaze, Colonia, una fiesta de raíz popular que a lo largo de sus nueve ediciones no ha parado de crecer. Asisten 50.000 personas de viernes a domingo de la segunda semana de febrero. Se presentan destacados músicos uruguayos y lo recaudado es destinado al CAIF Olof Palme, que atiende a más de 300 niños y sus familias.

Uvas y vino en fiesta con reinas

La fiesta de Villa del Carmen, Durazno, celebra la elección de la Reina Departamental de la Vendimia, que competirá por el premio nacional. Se realiza un desfile de carrozas decoradas con elementos que hacen referencia a la producción local y sus frutos, la uva y el vino. En un vasto parque la jornada concluye con espectáculos musicales de acceso gratuito. En 1874 ya se efectuaba, aunque el actual despliegue se remonta al año 2006.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)