POLÍTICA Y REDES SOCIALES

WhatsApp empieza a convocar a la militancia política

Crónica de dos encuentros convocados a través de WhatsApp.

La convocatoria de Verónica Alonso por Whatsapp
La convocatoria de Verónica Alonso por Whatsapp

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Un número de WhatsApp junto a la imagen de Verónica Alonso invitan a “sumarse para el cambio”, en un cartel en Cordón. En Twitter y Facebook, Mario Bergara anima a sus seguidores a recibir las novedades de la campaña vía WhatsApp. Pero no todos los precandidatos hacen uso de la aplicación de mensajería, y los que sí, tienen estrategias distintas para acercarse al electorado.

Edgardo Novick, del Partido de la Gente, lo utiliza para enviar un video por semana acompañado de un texto en mayúsculas. Los videos, que no superan los dos minutos, suelen ser fragmentos de entrevistas televisivas en las que él es protagonista. El tono es el mismo que el de toda la campaña: mensajes cortos y concretos contra el gobierno del Frente Amplio.
Por otro lado, para “suscribirse” al WhatsApp de Alonso, hay que enviar un mensaje con nombre, apellido y departamento. Luego de enviar lo requerido, una llamada desde otro número confirma los datos y da una especie de bienvenida.

Desde el WhatsApp de Bergara solo piden nombre. Una vez suscrito, envían a diario links a entrevistas, invitaciones a actos e incluso stickers con la cara del precandidato y la leyenda “Mario Bergara presidente”. No hay una conversación, a diferencia del chat de Alonso, donde la “atención” es personalizada.

Mario Bergara y su convocatoria por Whatsapp
Mario Bergara y su convocatoria por Whatsapp

Lo que tienen en común estos dos últimos es que han utilizado esta herramienta para traspasar la pantalla y generar instancias cara a cara con potenciales votantes.

Un “taller para voluntarios” del equipo de Alonso y una invitación a “conversar con Mario”, ambos difundidos a través de WhatsApp, son ejemplos de esto.

Los encuentros

No había nada en la fachada del edificio de 18 de julio y Vázquez que indicara que allí se iba a realizar un taller político. Una vez dentro, carteles con la cara de Alonso indicaban que allí se llevaría a cabo el encuentro. En el ascensor se encontraron dos mujeres de entre 40 y 50 años: “¿Venís por lo de Verónica?”. “Es la primera vez que vengo”.

En el segundo piso, una chica recibía uno por uno a los asistentes y los invitaba a acomodarse en una sala luego de preguntar sus nombres. En total había 27 personas, apenas más mujeres que hombres. Tenían entre 40 y 60 años, salvo un chico que no pasaba los 30.

Varios minutos luego de la hora pactada, llegó Alejandro, “coordinador de los equipos de la campaña”. Se presentó y sugirió formar una ronda con las sillas, para que los participantes pudieran verse la cara. En esta ocasión la precandidata no estaba presente.

“¿Alguno ha ido a alguna vez a una charla política?” fue la primera pregunta. El más joven de los participantes se animó a decir que había ido a una charla de la Lista 71. Los demás nunca se habían involucrado en política, salvo por una señora que dijo poner su barbacoa para encuentros de militantes de Alonso.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

El coordinador dijo que haría hablar a todos sin excepción, y disparó otra pregunta: “¿Por qué tenemos que cambiar?” “Porque es un caos todo”, dijo una mujer. “Crisis”, agregó otro. Y a continuación, fue una seguidilla de palabras aisladas: “Mides”, una de las más repetidas. Cada participante tenía que resumir, para que entraran en una pizarra las opiniones de todos, qué lo había llevado hasta allí. “Inseguridad”, “desempleo”, “indigencia”, “pasta base”.

“¿Por qué Verónica?”, preguntó después el coordinador. Las respuestas giraron en torno al descontento con el gobierno y los valores que promueve la precandidata nacionalista. Un hombre dijo: “Son tiempos de la mujer, y en la política la mujer es más efectiva”. El coordinador lo interrumpió: “Sí, estoy de acuerdo, son más eficientes en todo. A mi mujer le pregunto: ‘¿A qué hora hay que pasar a buscar a los nenes? ¿Qué comemos hoy?’ Te resuelven la vida”.

El encuentro con Bergara fue más informal. En la vereda de la Coordinadora B del Frente Amplio, ubicada en Juan Paullier y Maldonado, había choripanes y hamburguesas en un medio tanque, junto a un parlante que pasaba rock nacional. Y como ya es costumbre, también estaba la camioneta ploteada con la cara del precandidato y el inflable con la leyenda “Mario Bergara presidente”. Dentro del comité ninguno era un extraño; todos se conocían. Aunque el encuentro estuviera orientado a todo público, el ambiente era más bien cerrado, de militantes frenteamplistas.

Alrededor de 100 personas de entre 40 y 70 años y una decena de jóvenes esperaron a Bergara, que llegó una hora más tarde de lo anunciado.
Los militantes lo recibieron con un aplauso. “La gracia es que interactuemos, que me digan sus principales preocupaciones”, dijo Bergara. Aunque la propuesta era conversar, el precandidato habló durante una hora. Los temas fueron feminismo, economía, la renovación del Frente Amplio, UPM y la campaña Vivir sin Miedo, del precandidato nacionalista Jorge Larrañaga, con la que fue crítico.

Precandidatos y redes

“Ni un agravio, como decía Seregni”, dijo Bergara respecto al intercambio con los demás precandidatos. “Tampoco pensemos que las redes sustituyen esto que tenemos acá”, dijo. Le restó importancia a la presencia virtual y destacó la militancia en ambientes de trabajo y en los barrios.

Por otro lado, el taller de Alonso fue más concreto respecto al uso de redes sociales. Luego de las preguntas iniciales, una presentación de Power Point se proyectó en una pared. Allí, otro coordinador mostró los resultados de las últimas tres elecciones. “Lacalle y Larrañaga: las mismas caras, la misma fórmula, los mismos apellidos”, dijo. “Si tenemos de vuelta la misma fórmula, ¿qué va a pasar? Lo mismo”. Con esa introducción, dio paso a las indicaciones para ayudar a Alonso en el mundo virtual.

Seguirla en todas las redes sociales, poner like en Facebook y votarla en las encuestas de Twitter fueron los “deberes” del taller. “Lo que no hay que hacer es un comentario ni bueno ni malo, ni siquiera darles ‘me gusta’ a los otros precandidatos (Luis Lacalle Pou, Jorge Larrañaga y Juan Sartori), porque al momento de dar ‘me gusta’, le están dando publicidad”, advirtió.

“Ahora estamos en una competencia”, dijo.También animó a los asistentes a llevar a cabo otra estrategia: “pedirles prestado” el voto de la interna a los votantes del Partido Independiente y del Partido de la Gente. “Cuando hablen con sus amigos de estos partidos háganles entender todo lo que se juega en nuestra interna. Si ganan otra vez Lacalle o Larrañaga, estamos complicados”, agregó.

En el encuentro de Bergara, las inquietudes que plantearon los asistentes fueron muy distintas a las del taller. Un trabajador portuario reclamó un impuesto al patrimonio, porque “no hay plata para la educación y hay gente podrida en guita”. Una señora reclamó transparencia en la gestión pública. Otra tomó la palabra para pedir que se mantuviera la unidad entre los cuatro precandidatos.

Bergara fue en orden y dedicó largas respuestas a cada pregunta. En cuanto a su relación con los demás precandidatos, el mensaje fue más conciliador que el del taller de Alonso. Hizo hincapié en “el programa común” del Frente Amplio que abarca a los cuatro, y para terminar, mencionó al pasar que quienes quisieran acompañarlo en la campaña podían anotar su nombre en una lista que estaba por allí.

En el taller de Alonso, el coordinador le dijo a los participantes que habría más talleres y quedarían en contacto por WhatsApp, donde responderían cualquier inquietud.

El desafío de educar a los mayores en las redes

Los participantes del taller de voluntarios de Verónica Alonso y el encuentro con Mario Bergara en el comité tenían, en su gran mayoría, más de 40 años de edad.

Verónica Alonso: precandidata volvió a encender la polémica por el HPV. Foto: Darwin Borrelli
Verónica Alonso. Foto: Darwin Borrelli

El coordinador de campaña de Alonso dio indicaciones básicas sobre cómo militar en redes sociales: poner “me gusta”, incursionar en Instagram y en Twitter, compartir los mensajes de las cuentas oficiales de la precandidata. Los participantes escuchaban con atención. El más joven de ellos acotó: “En las redes sociales también hay cosas falsas que te pueden perjudicar, las fake news”. El joven recomendó a los demás prestar atención a las cuentas oficiales.

Dos días después, desde el WhatsApp de Alonso, se envió un enlace a un tuit de la cuenta Esperanza Nacional, seguido de un pedido para retuitear el mismo y, a su vez, utilizar un hashtag.

Las respuestas que dio Bergara frente a reclamos económicos
Mario Bergara. Foto: El País

“Tercer gobierno y estos aspectos no se tocan. Era por lo que nosotros peleábamos históricamente, compañeros”, dijo un militante en referencia al Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) y el Impuesto al Patrimonio (IP), que a su criterio deberían ser más altos. Bergara no fue condescendiente frente a este reclamo. “Yo me pregunto: ¿Tendríamos plantas (de celulosa) si no tuviéramos un régimen tributario favorable?” Agregó que las exoneraciones son parte de la lógica de la inversión, y que la inversión es “el eslabón principal” porque “sin inversión no se genera empleo, y sin empleo no se generan ingresos”. Resaltó que poner foco en la inversión es fundamental, y ante la inquietud planteada de que “no hay plata para la educación y hay gente podrida en guita”, Bergara respondió que el impuesto al ingreso elevado “es señal de equidad” y no se impone “pensando estrictamente que de ahí va a salir plata para otra cosa”. En su discurso, también se refirió a las nuevas tecnologías que están cambiando desde las relaciones interpersonales hasta la forma en que se trabaja y Uruguay no es ajeno a esto. Tomando distancia de posiciones más radicales dentro del partido, que en su momento no vieron con buenos ojos a empresas como Uber, Bergara expresó que entiende que esto genere preocupación, pero que “la dinámica tecnológica genera un nuevo mapa de oportunidades”, y que “la clave es entender cómo es ese proceso para aprovecharlo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)