COORDINACIÓN DE INFORMACIÓN

Washington Martínez: “Ley de Inteligencia habilita contratación de informantes”

La semana pasada la Cámara de Senadores aprobó por unanimidad su nombramiento como director de la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado. Se trata de un cargo destinado a la coordinación de todas las informaciones, reservadas o públicas, que maneja el Estado. 

Washington Martínez, jefe de Inteligencia. Foto: Fernando Ponzetto
Washington Martínez, jefe de Inteligencia. Foto: Fernando Ponzetto

-¿De qué se ocupa la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado?

-Elabora información al más alto nivel para asesorar al presidente de la República y al Poder Ejecutivo para la mejor toma de decisiones. El Sistema Nacional de Inteligencia comprende a todos los organismos del Estado capaces de generar inteligencia y contrainteligencia. Tiene que ver con la seguridad, la economía, el lavado de activos y la relación con las agencias amigas del exterior. El Poder Ejecutivo determina la política de Inteligencia y los grandes objetivos nacionales transitorios o permanentes. Nosotros proporcionamos la información en el momento oportuno.

-Su venia fue aprobada por unanimidad en el Senado. ¿Hay acuerdo en los grandes objetivos nacionales?

-El Senado aprobó la venia. En su oportunidad presentamos ante el Parlamento la línea de acción que aplicaríamos en caso de ser electos. La Inteligencia es una herramienta importante para todo el Estado.

-¿Cuáles son las principales preocupaciones en materia de Inteligencia de Estado?

-El terrorismo, el control de las fronteras, las grandes corrientes migratorias y todo asunto que afecte al corto, mediano y largo plazo del quehacer nacional. También están las elaboraciones propias para poner en consideración del presidente.

-¿Quién va a controlar a esta nueva repartición?

-Hay controles internos y externos. Los internos estarán a cargo de los ministerios. En el Parlamento funcionará una comisión bicameral de todo el sistema de Inteligencia. El director puede ser convocado cuando sea necesario. Eso es importante para mantener los valores democráticos y republicanos que se deben respetar y las garantías de los individuos. Además, mantiene las garantías del debido proceso.

-¿Hay un presupuesto?

-Era el gran debe que ahora la ley 19.696 estableció. Hasta el próximo presupuesto quinquenal la secretaría se atenderá con recursos de Presidencia. Esta oficina necesita de tecnología y capacitación de personal. Uruguay tiene buenos analistas de Inteligencia en los aspectos policiales y militares. Acá tenemos que tener otro análisis en los temas económicos, industriales, tecnológicos, el ciberterrorismo.

-En este tipo de organizaciones se corre el riesgo de terminar en casos de extorsión, lo que en Argentina se conoce como “carpetazo”. ¿Cómo se evita ese tipo de riesgos?

-Con normas muy claras, estableciendo un estricto sistema de control de la documentación para que la información se divulgue en los niveles que corresponda. Lo importante de todo esto es que las decisiones políticas sean por unanimidad.

-¿Está previsto la contratación de informantes?

-La ley prevé la contratación de informantes. Será de acuerdo a las necesidades.

Washington Martínez, jefe de Inteligencia. Foto: Fernando Ponzetto
Washington Martínez, jefe de Inteligencia. Foto: Fernando Ponzetto

-¿La corrupción en el Estado se va a investigar?

-Si hay información al respecto y nos llega, tenemos la obligación de denunciar porque somos funcionarios públicos. Se nos aplican las normas como a todos los funcionarios y todas las otras específicas de la función que desarrollamos.

-¿Van a trabajar con personal militar y policial?

-Va a trabajar mucha gente. Hay que seleccionar al personal y aprobar un estatuto especial por la delicadeza de los temas y el correspondiente secreto. Se contratará especialistas en diversas áreas, siempre bajo un régimen especial.

-¿El Estado uruguayo tiene o va a contratar espías?

-No. Esta ley habla claramente de la contratación de informantes, también se refiere a un método de trabajo y la reserva. Nuestra secretaría no va a ser operativa, es estratégica. La parte operativa estará a cargo de los distintos componentes que hoy trabajan en su quehacer. Nosotros podemos hacer un requerimiento puntual de información.

-¿Cuáles son los peligros que enfrenta Uruguay?

-Mi opinión personal es que estamos en un mundo globalizado y cambiante, con grandes corrientes migratorias y todo es inmediato. Si yo actuara en terrorismo utilizaría países vulnerables para hacer atentados. Por eso hay que tomar precauciones. Debemos tratar de mantener la paz y la integridad mediante acciones preventivas con información oportuna. Contamos con el apoyo de agencias amigas. Los delitos transnacionales están ligados unos con otros. Lavado de activos, tráficos y terrorismo se mezclan.

-Cuando uno habla con políticos hay cosas que no se animan a decir por teléfono. ¿Hay un seguimiento a figuras políticas en Uruguay?

-No, que yo tenga conocimiento, no. La ley deja muy claro los asuntos en las que no se debe intervenir, uno de ellos es el sistema político. Se está dando transparencia.

-¿Usted es consciente de que hay una preocupación por esta situación?

-Cuanto más nos involucramos (en Inteligencia) más sabemos que la tecnología avanzó mucho. Yo hoy me asusto de un montón de cosas que están disponibles en el mundo. Existen tecnologías asombrosas. Si eso es lo que nos llega a nosotros, imagínese lo que existe en realidad. Ahí tenemos que estar preparados para preservar la individualidad y los objetivos nacionales. El que tiene la información es dueño de la iniciativa. Esto es en beneficio del Estado, es decir de todos.

perfil

Piloto militar de confianza

Nombre: Washington Martínez.

Edad: 60 años.

Profesión: ex General del Aire.

De profesión piloto militar, voló los emblemáticos aviones de guerra Pucará durante gran parte de su carrera. Fue instructor durante varios años. Sumó más de 3.000 horas de vuelo. Tras ocupar los cargos más relevantes de la fuerza y haber sido edecán del presidente Tabaré Vázquez, ascendió a la jerarquía de general del Aire al ser nombrado comandante de la Fuerza Aérea Uruguaya, puesto que ocupó entre los años 2010 y 2015. Tras su retiro obligatorio tras cumplir cinco años al frente de esa jefatura, fue nombrado, en abril del año 2016, coordinador de los servicios de Inteligencia del Estado. De ahí en adelante participó en diversas instancias de intercambio de información y capacitación sobre la delincuencia internacional. La ley de Inteligencia de Estado estableció que el cargo de director general debía contar con la venia del Senado. Tras su aprobación la semana pasada, se dispone a desarrollar la reglamentación de la norma y la estructura interna de un organismo que debe funcionar desde la reserva absoluta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)