LEY TRANS

Con los votos del FA y de Mieres el Senado aprobó proyecto de ley para personas trans

El Senado discutió a lo largo del martes un proyecto de ley largamente esperado por la comunidad LGTBI: el que consagra el derecho de las personas transgénero. 

Votación de la ley trans en el Senado. Foto: Leo Mainé
Votación del proyecto de ley trans en el Senado este martes. Foto: Leo Mainé


Cuando faltaban cinco minutos para las 17 horas de este martes el Senado aprobó el proyecto de ley integral para personas trans, por 17 votos afirmativos en 29. La iniciativa contó con el voto a favor de todos los legisladores del Frente Amplio y también del integrante del Partido Independiente Pablo Mieres.

El Senado discutió a lo largo del martes un proyecto de ley largamente esperado por la comunidad LGTBI: el que consagra el derecho de las personas transgénero. La sesión se realizó con las barras colmadas por integrantes de este colectivo que celebraron la iniciativa, mientras fuera del Palacio Legislativo se concentraron las organizaciones que se oponen a esta ley.

Marcos Otheguy, senador del Frente Amplio, realizó un repaso y análisis del proyecto y dijo que hay “evidencia empírica” que corrobora “que el colectivo de personas trans ha sido históricamente víctima” y ha sufrido discriminación.

Otheguy señaló que “en el día de hoy estamos realizando un acto de justicia, estamos comenzando a saldar una deuda histórica con esta población”.

Payssé: hubo “una especie de terrorismo verbal”

La senadora frenteamplista Daniela Payssé (Asamblea Uruguay) lamentó que “acá mientras nosotros discutíamos en este Parlamento (el proyecto de ley), se estaba dando de forma paralela un debate en la sociedad que se procesó de la peor manera: mintiendo, engañando, hablando de repudio, de rechazo, de lo que es la normalidad y poniendo para el costado lo que algunos consideran que no es normal, hablando de privilegios para personas trans en este proyecto, no solo por parte del colectivos de iglesias, sino por parte del integrantes de esta casa”.

“El proyecto no da privilegios (…) Haber sido excluido de los ámbitos educativos, laborales, haber tenido que terminar ejerciendo la prostitución….¿eso es un privilegio? ¿No es todo lo contrario?”, se preguntó. “Atender las situaciones de discriminación no es privilegiar”, aseguró Payssé.

El Senado vota la ley trans. Foto: Leo Mainé
El Senado vota la ley trans. Foto: Leo Mainé

La senadora habló de “una especie de terrorismo verbal” que hubo en la sociedad sobre el tema, por parte de quienes decían que se estaba “atentando contra la ciencia bilógica y la familia”. Criticó que “se juntaron firmas en los barrios y en las plazas” y quienes lo hacían decían que era para “evitar la mutilación de genitales a niños y niñas por parte del Estado si esta ley se consagrara”.

Payssé añadió que “esa forma de terrorismo también tuvo un correlato en el Parlamento cuando aparecieron esas firmas y nadie sabía su procedencia”.

Castillo: "Un poco más justo".

En la misma línea que Payssé se pronunció el senador frenteamplista y líder del Partido Comunista, Juan Castillo. "¿Acaso es un privilegio acceder a un trabajo formal y culminar una etapa educativa sin acoso escolar?, cuestionó. 

Castillo indicó que al votar este proyecto no está "dando un subsidio de 30 mil pesos, dejando que los niños accedan a intervenciones quirúrgicas (sin el consentimiento de los padres), ni se atenta contra la patria potestad", aseguró. 

"Las personas con orientaciones sexuales diversas no aspiran a que todo el mudo se vuelva LGTB, a lo que aspiran es a lo que aspiramos todos, a que sus derechos sean respetados, a ser tratadas con dignidad y con respeto", indicó. 

La intervención fue cerrada expresado que dará su voto al proyecto. "Sin temor a las presiones, conscientes de estar haciendo un aporte al proceso democrático (...) vamos a votar a favor para que en Uruguay todo sea un poco más justo y una parte de nuestra sociedad sea un poco menos hipócrita", cerró.

Alonso: “Esto ya no son derechos, son beneficios".

Por su parte, la senadora nacionalista Verónica Alonso señaló que “hacia las personas trans en nuestro país no hay una discriminación jurídica, sí en cambio ha habido y hay una discriminación ética y social, al no ser tratados con el respeto, con la consideración y el amor que se merecen como personas”.

Votación de la ley trans en el Senado. Foto: Leo Mainé
También se manifiestan en contra de la ley. Foto: Leo Mainé

Pero opinó que “ese trato digno no se trata con leyes, porque no es una cuestión jurídica, sino ética, y eso se logra con educación”. Para Alonso, esta ley que se vota “no es necesaria” y se está “legislando por presión de colectivos corporativos, porque 'queda bien'”, opinó.

“Esto ya no son derechos, son beneficios. Lo que queda claro con esta ley es que no solo no elimina la discriminación, la reafirma y la confirma. Porque se establece una categoría de personas a las que se le otorga un tratamiento diferente”, añadió.

Votar para no discriminar

El senador frenteamplista Rafael Michelini dijo que, contrariamente a lo expuesto por Alonso, “si no vota la ley se está haciendo lo peor de la discriminación”.

Votación de la ley trans en el Senado. Foto: Leo Mainé
 Foto: Leo Mainé

La senadora socialista Mónica Xavier, con un pañuelo amarillo atado en su muñeca, dijo a su turno que “la discriminación existe” en Uruguay y que “ha sido más terrible en otros tiempos, pero existe” actualmente, pero que “hoy no deja de haber una discriminación y muchos optan por no seguir viviendo como están viviendo”.

Xavier señaló que “queda clara la necesidad de despatologizar el percibirse con un sexo diferente al que se nos asigna”. Y dijo que “cuando legislamos en esta materia hay que ponerse en la piel del otro (...) La ley no es magia, lo que nos va a ayudar a todos y todas es a tener un marco y pensar con ese criterio". La senadora agregó que "es demasiada la responsabilidad que tenemos los legisladores y legisladoras para seguir negando y seguir mirando para otro lado".

El Senado vota la ley trans. Foto: Leo Mainé
 Foto: Leo Mainé

Voto a favor y voto en contra.

Por otra parte, el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, anunció que votará el proyecto pero no ciertos artículos con los que no está de acuerdo. 

"Vamos a acompañar este proyecto de ley, es un proyecto que va en la línea de la consagración de la libertad, de la no discriminación sobre un colectivo que ha sido objeto de una fuerte intolerancia", expresó. 

"Si vamos a votar negativo tres cuestiones que no vamos a acompañar. La primera tiene que ver con la consideración de las personas menores de edad, los menores de 18 años. Y esto no tiene relación con el colectivo trans sino con un valor más general que además es consistente con nuestra postura, particularmente cuando se trató el plebiscito para la baja de imputabilidad", expresó en referencia al inciso 3° del artículo 6°. 

Tampoco acompañó el artículo que permite el procedimiento del cambio de nombre sin autorización de los padres así como el artículo sobre la posibilidad de realizar un tratamiento de hormonización  sin autorización de los padres. 

Además cuestionó el artículo que tiene que ver con el régimen reparatorio "no porque no haya habido persecución sobre personas trans en épocas oscuras que Uruguay vivió, sino porque también las hubo en otros colectivos muy variados (...) incluso personas con pelo largo o con barba" y por tanto "genera inequidad".

Finalmente anunció que no votará el artículo que refiere a la inclusión de beneficios de exoneraciones para la ley de inversiones a las empresas que ingresen a su plantilla de empleo una persona trans.

El senador pidió el desglose para votar por artículo y en resumen anunció que no votará el inciso tercero del artículo 6, así como el 10, el 11 el 14 y el 21.

El proyecto

El que se votó hoy es un proyecto de ley que enciende la polémica. Los grupos LGTBI presentaron días atrás el respaldo de unas 60.000 firmas de personas que comparten el espíritu de la iniciativa, mientras que quienes se oponen a ella entregaron en el Palacio Legislativo unas 40.000 adhesiones.

En los últimos días la comisión del Senado que analizó la iniciativa hizo algunas modificaciones al texto original que terminaron por cambiar el sentido del proyecto: se estableció que los menores de edad no podrán disponer un cambio de sexo a menos que tengan el consentimiento expreso de sus padres o representantes legales.

A su vez, el proyecto del gobierno señala respecto a los mayores de 18 años que todas esas personas "podrán acceder a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o a tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, de acuerdo a su identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa".

El proyecto permite, en cambio, la hormonización de menores sin consentimiento de los padres, basado en convenios internacionales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)