LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

Sí, lo ven

Es curioso. Cada día resulta más difícil entender la posición del gobierno uruguayo respecto de Venezuela.

Y a la vez, cada vez luce más claro que hay otros elementos, que hoy no conocemos y que algún día saldrán a luz, que explican la incomprensible conducta de la administración del presidente Tabaré Vázquez respecto del régimen de Nicolás Maduro.

El mundo condena la represión brutal del narco régimen venezolano contra sus ciudadanos. Uruguay evita el término “condena”. Habla de “preocupación”. Y llama, por enésima vez, al diálogo.

El mundo observa a Maduro, Cabello y su banda perseguir y asesinar venezolanos en las calles. Al que piensa diferente se lo reprime, se lo encarcela o directamente se lo mata. Si es dirigente político, se lo proscribe.

Y si no se va del país, se le manda tras las rejas con alguna excusa tonta, como hacen todas las dictaduras, de izquierda o de derecha. Uruguay pide “negociar”. Habla de “facilitar y proponer el diálogo en lugar de la confrontación”, “el arbitraje antes que el conflicto y la mediación en vez de la intransigencia”. ¿Pero acaso no ve el gobierno uruguayo que no hay diálogo, arbitraje o mediación posible entre dos partes con tamaña disparidad de fuerzas? ¿No entiende que un régimen tan brutal y sanguinario como el que gobierna Venezuela no tiene razones para sentarse a negociar y conceder alguna cosa a una oposición a la que tiene sojuzgada a base de represión, gases lacrimógenos, balas y cárcel?

Sí, lo ve. Claro que lo ve. El gobierno ve lo mismo que usted, que yo y que todos. Pero por alguna causa está atado de pies y manos. Hace lo que puede. Evita pronunciarse, hasta que un día dice que es neutral. Luego, la Unión Europea le aprieta el brazo y entonces deja de serlo, pero sigue jugando para la dictadura. Lo hace con el lenguaje de la diplomacia. Pide diálogo, sabiendo que no es viable. Pide paz a un régimen que le ha declarado la guerra a su pueblo. Pide evitar el derramamiento de sangre, mientras la dictadura venezolana sigue matando inocentes.

El canciller uruguayo llegó a decir, tras el inconducente encuentro de Montevideo, que nuestro país logró eliminar de la declaración final cualquier exigencia a la liberación de presos políticos en Venezuela. Lo dijo, sin ponerse colorado. Hoy fundamenta la postura uruguaya sobre Venezuela en la tradición del país en materia de no interferencia en los asuntos externos de otros países. ¿Y la injerencia cubana en Venezuela? Todos saben que existe y que es enorme. También el gobierno. Pero de eso no se habla.

Pensemos por un instante en que somos nosotros, y no los hermanos venezolanos, los que estamos padeciendo un régimen que nos condena al hambre, la falta de medicamentos y la pobreza, que no nos permite expresarnos libremente y que, a los que de todos modos lo hacen, los golpea, los mata o los mete presos. ¿Qué diríamos de quienes ven nuestro sufrimiento por televisión, saben que nos están matando como a perros, y en lugar de condenar al tirano piden diálogo?

El gobierno que nos gobierna ha decidido poner a Uruguay del lado equivocado de la historia. El futuro nos permitirá entender por qué.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados