LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

Vamo’ arriba

¿Qué piensa Daniel Martínez realmente del descalabro de Ancap y de la gestión de Raúl Sendic?

El 27 de noviembre de 2013, un mes después de que Raúl Sendic renunciara como presidente de Ancap para dedicarse a la campaña electoral que le llevaría primero a integrar la fórmula del Frente Amplio con Tabaré Vázquez y más tarde a alcanzar la Vicepresidencia de la República, el Senado analizó la situación financiera de la petrolera estatal que, a juicio de algunos legisladores de la oposición, mostraba algunas señales preocupantes.

En aquella sesión, el entonces senador socialista y expresidente de Ancap, Daniel Martínez, asumió la defensa de Sendic al frente de la empresa estatal y dejó en claro que durante la misma se habían seguido los grandes lineamientos estratégicos que él mismo había trazado antes de dejar el cargo.

En su exposición, Martínez no vaciló en afirmar que del análisis de los números de Ancap quedaba “clarísimo” que los ratios de deuda de la empresa no permitían vislumbrar ninguna dificultad financiera “en el escenario próximo ni en el mediano plazo”.

“En Ancap se definieron objetivos estratégicos, en un trabajo profesional de largo tiempo. (…) Raúl, como presidente, de forma brillante siguió avanzando en el cumplimiento de todos los objetivos y permitió que nuestro país avanzara en el sentido estratégico”, concluyó el entonces senador Martínez.

El tiempo, las investigadoras parlamentarias, la Justicia y un agujero de casi mil millones de dólares que obligó al gobierno de Vázquez a capitalizar Ancap para evitar su colapso demostrarían otra cosa bien diferente.

Sendic cayó en desgracia y el viento cambió. Y con el viento cambió Martínez, que en diciembre de 2018 reconoció a El Observador que cuando defendió en 2013 en el Senado la gestión de Sendic “había indicadores que en aquel momento no tenía”. “Me equivoqué. Prevaleció una actitud de defensa que obviamente no venía acompañada con números”, intentó explicar.

Pero la semana pasada, en la entrevista con Ignacio Álvarez en el programa “Santo y Seña” de canal 4, Martínez se mostró incómodo cuando se le preguntó por su opinión respecto de la gestión de Sendic en Ancap. “Me reservo la opinión”, se limitó a responder.

¿No cree acaso Martínez que hay opiniones que un candidato a la primera magistratura no debería reservarse porque son relevantes a la hora de evaluar si es o no la persona adecuada para el cargo?

¿No considera que el peso que el escándalo de Ancap tuvo sobre el bolsillo de los uruguayos, y el hecho de que haya quienes afirman que las líneas estratégicas que desembocaron en ese colapso se establecieran durante su gestión al frente de la petrolera, merecen un pronunciamiento claro de su parte sobre el tema?

¿Qué piensa Martínez realmente del descalabro de Ancap y de la gestión de Sendic? ¿Y de Alas Uruguay? ¿Y de Envidrio? ¿Y de los negocios con Venezuela? ¿Y de Aratirí? ¿Y de la regasificadora? ¿Y de los desaguisados de ASSE y el clientelismo del Mides?

¿No es importante saber en qué cree que se hicieron las cosas mal o si considera que no hubo errores que corregir?

Para hablar de “hacerlo mejor”, ¿no habría primero que reconocer qué se hizo mal?

¡Vamo’ arriba!

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)