Comunicado oficial

Uruguay reiteró su "grave preocupación por la ola de violencia creciente en Nicaragua"

Un comunicado de Cancillería llama a todas las partes, en especial al gobierno de Ortega, a “buscar soluciones negociadas” para el fin de la violencia.

Opositores se preparan para resistir los ataques de fuerzas paramilitares. Foto: AFP
Opositores se preparan para resistir los ataques de fuerzas paramilitares. Foto: AFP

El gobierno uruguayo reiteró este miércoles su "grave preocupación por la ola de violencia creciente" en Nicaragua que ya dejó más de 250 fallecidos y extendió su solidaridad a las familias de las víctimas de la violencia en ese país.

En el comunicado, divulgado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, se llama a todas las partes, en especial al gobierno de Daniel Ortega a “buscar soluciones negociadas que conduzcan al cese inmediato de la violencia” e insta a las autoridades a “acelerar los procesos que permitan esclarecer los hechos de violencia y crímenes cometidos desde el pasado 18 de abril y castigar a los responsables”.

Además expresó su “decidida vocación de cooperar con todos los esfuerzos nacionales e internacionales que se realizan en pos de la paz y la concordia entre los nicaragüenses”.

Condena del Mercosur

El pasado lunes 18 de junio los presidentes del Mercosur expresaron su preocupación por la situación política y social de Nicaragua.

El bloque regional -formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con Bolivia en proceso de adhesión- condenó "todo tipo de violencia" vivida en Nicaragua e instó a la ciudadanía a "retomar el diálogo" para "consensuar una solución pacífica a la grave crisis".

Asimismo, se llamó a las autoridades a "respetar la institucionalidad democrática y garantizar el derecho de la ciudadanía a manifestarse".

Nicaragua está sumida en la crisis política más violenta desde la década de 1980, que ha dejado unos 200 muertos desde abril pasado.

Las protestas contra el mandatario Daniel Ortega, que lleva once años en el poder, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se convirtieron en una exigencia de renuncia al presidente, con acusaciones de abuso y corrupción.

Las calles de Nicaragua estallan. Foto: Reuters
Foto: Reuters
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)