Logro para el gobierno

UPM confirma interés: ofertó por la terminal de celulosa

La finlandesa se presentó a la concesión por 50 años del espacio portuario.

En la ANP, autoridades del ente y representantes de UPM firman la apertura del sobre. Foto: Leonardo Mainé
En la ANP, autoridades del ente y representantes de UPM firman la apertura del sobre. Foto: Leonardo Mainé

Detrás del muelle C del Puerto de Montevideo, allí donde desemboca la calle Guatemala, en unos años no habrá pesqueros nacionales ni estará la empresa Tsakos dedicada a la reparación de navíos como hoy. Habrá millones de kilos de celulosa acumulados y barcos esperando para la exportación de ese producto y sus derivados. Así por, al menos, medio siglo. Es que "a fines de mayo" ese espacio portuario tendrá un nuevo nombre: UPM.

Eso si, la Administración Nacional de Puertos (ANP) confirma que la oferta presentada ayer por la empresa finlandesa se ajusta al llamado internacional que realizó y, a la vez, la compañía sigue camino a la construcción de su planta en el departamento de Durazno —sobre lo que deberá adoptar una decisión antes del 15 de febrero de 2020. En el caso de una marcha atrás, la ANP se quedará con los US$ 4 millones de garantía que UPM había depositado en el Banco Santander.

En la mañana de ayer, en el segundo piso de la ANP, se abrieron los sobres para la concesión de un espacio de "acopio" y "explotación" de celulosa en el puerto de Montevideo. O, mejor dicho, se abrió el único sobre correspondiente al único interesado que se presentó: Tebesur S.A. (subsidiaria de la finlandesa UPM).

En los días previos ya se sabía que la compañía nórdica había comprado el pliego, el paso previo para su presentación, pero en todo acto de apertura de sobres siempre cabe la incertidumbre. De hecho el presidente de la ANP, Alberto Díaz, había sido testigo de "dos licitaciones fallidas" cuando todo parecía encaminado. De ahí que la confirmación de ayer, que incluye la rúbrica del jerarca, haya sido tildada por él como "un hito" y "el avance hacia otras decisiones de la empresa".

La concesión de la terminal portuaria preveía, como mínimo, la capacidad de manejo de 1,8 millones de toneladas de celulosa por año. Pero por decisión de los directores oficialistas de la ANP —el vicepresidente Juan Domínguez y el propio Díaz—, en los primeros años el concesionario abonaría la tarifa por el volumen real de lo movilizado que puede ser inferior a ese 1,8 millones de toneladas.

El director por la oposición, Juan Curbelo (Partido Nacional), había criticado las modificaciones del pliego en el entendido de que el ente puede verse perjudicado económicamente. Estos montos, como estarán sujetos a la operativa real, correrán por cuerda separada de la estimación preliminar de inversión de UPM para la instalación de la terminal portuaria que, según dijo en un comunicado, será de unos US$ 260 millones.

La segunda planta de celulosa de UPM en Uruguay, es decir la tercera de este rubro que habrá en el país, implicará una inversión inicial de unos US$ 2.300 millones. Estará ubicada muy cerca del poblado Centenario, en Durazno, sobre el Río Negro. Desde allí, mediante trenes, el producto sería trasladado hasta la terminal portuaria en Montevideo. La planta será más grande que la que funciona en Fray Bentos y tendrá una capacidad de producción de 2,1 millones de toneladas anuales.

Según el acuerdo de inversión firmado por el gobierno y UPM en noviembre de 2017, la potencial planta incrementaría en 12% las exportaciones del país y generaría 8.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Las obras en la terminal portuaria demandarán 4 años.

La planta va a operar en 2022

UPM quiere que su nueva planta se inaugure en 2022. La planta generaría exportaciones adicionales por US$ 1.100 millones anuales, US$ 120 millones en impuestos y US$ 200 millones más en salarios, de acuerdo a los cálculos que ha presentado la empresa.

El gobierno se apresta a confirmar la adjudicación de las obras de construcción de vías férreas necesarias para UPM entre Paso de los Toros y Montevideo a un consorcio en el que están las empresas Saceem y Berkes. Las obras deberían comenzar en este mes y durarán 36 meses. Un grupo de vecinos afectados por las obras evalúa presentar una acción de amparo contra los trabajos.

Marco laboral.

Un aspecto clave para terminar de dar viabilidad a la que sería la mayor inversión privada en la historia del país es el marco laboral que se le aplicará. UPM ha sido clara en que no quiere ocupaciones ni piquetes. Fernando Pereira, presidente del Pit-Cnt, dijo a El País que la negociación la está llevando a cabo el Sunca (sindicato de la construcción) en base a la cláusula de prevención de conflictos que ha firmado con la Cámara de la Construcción. En setiembre de 2017 se firmó un acuerdo marco entre el gobierno, el Pit-Cnt, las cámaras empresariales involucradas y UPM que se extenderá desde la comunicación formal de la decisión de la inversión discrecional de UPM hasta la culminación de las obras civiles y de montaje electromecánico de la nueva planta industrial.

Las partes se comprometieron solamente a "poner la mayor voluntad y los mejores esfuerzos para resolver las situaciones conflictivas que se generen, observando las normas y disposiciones legales, reglamentarias y convencionales aplicables". No adoptarán, por lo tanto, medidas que afecten la regularidad del trabajo o el desarrollo de la obra, antes de haber finalizado las instancias de conciliación previstas. En marzo del año pasado, el vicepresidente del proyecto Javier Solari dijo, de todas maneras, que "nosotros entendemos que tiene que haber reglas más claras en cuanto a un escalamiento o manejo del conflicto". "El manejo del conflicto tiene que ser más previsible. Conflictos siempre va a haber", sostuvo el ejecutivo.

La planta de celulosa de Montes del Plata, en Colonia, se inauguró en 2014 con sensible retraso (hubo más de una postergación) respecto a lo originalmente previsto debido a la conflictividad laboral.

El paso a paso para la instalación de una nueva pastera

Foto: Darwin Borrelli
Foto: Darwin Borrelli

Junio 2016. El día del Consejo de Ministros abierto, en San Gregorio del Polanco, en Tacuarembó, comienzan los rumores de una posible instalación de una segunda planta de UPM.

Julio 2016. El presidente Tabaré Vázquez brinda una conferencia de prensa confirmando el rumor que llevaba tres semanas. Dice que el gobierno negocia directamente con la compañía finlandesa y que será la mayor planta de la empresa en el mundo.

Noviembre 2016. Luego de que se manejara que la fábrica se podía instalar en Tacuarembó o Soriano, se aclara que estará en Durazno, en Centenario.

Febrero 2017. El presidente Vázquez, de viaje por Finlandia, visita la sede central de UPM.

Mayo 2017. Descartan impacto ambiental de UPM y la empresa plantea que quiere tener una terminal en el puerto de Montevideo.

Junio 2017. Definen el trazado de la vía férrea.

Setiembre 2017. Firma de un preacuerdo entre UPM, sindicalistas y las cámaras empresariales por las condiciones laborales.

Noviembre 2017. El gobierno y UPM firman el contrato de inversión. El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, había dicho que si se concreta la obra, el PIB uruguayo crecerá dos puntos porcentuales adicionales.

Mayo 2018. Tres empresas se presentan para competir por las obras de las vías.

Setiembre 2018. Llamado para acopiar celulosa en el puerto.

Noviembre 2018. Saceem será la encargada de construir y restaurar las vías férreas.

Enero 2019. Abren el sobre para la concesión de una terminal portuaria destinada a celulosa y UPM es la única interesada.

Febrero 2020. Vence el plazo para que UPM confirme su decisión final sobre la instalación de la planta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)