Migración

Ultiman decreto que flexibiliza las visas

La nueva normativa pondría fin a la odisea que viven los cubanos.

Cancillería está dándole el retoque final —"de forma y no de fondo"— a un futuro decreto que amplía las posibilidades de obtener una visa para ingresar y permanecer en Uruguay. Esta decisión tiene especial importancia para los nacionales de Cuba —uno de los cinco países del continente y de los 120 del mundo a los que Uruguay les exige visa de entrada. El documento está siendo afinado en la división jurídica y se espera que el presidente Tabaré Vázquez lo firme al regreso de su misión en el exterior.

La historia ya es conocida: la mayoría de los 2.500 cubanos que entraron al país este año lo hicieron por la frontera con Brasil. Ingresaron sin el documento habilitante y solicitaron el refugio pese a no estar en una situación de persecución. Ese estatus les permite moverse en el país mientras regularizan su situación.

Durante las mañanas de esta semana se pudo observar largas filas de extranjeros —la mayoría cubanos— en la puerta de la Cancillería. Esperaban para tramitar la residencia luego que la Dirección Nacional de Migraciones derivara la atención a Relaciones Exteriores.

Pero para evitar el asunto de fondo —la imposibilidad de que cubanos, dominicanos y ciudadanos de otros países de ingresar con mayor facilidad y regulación— el gobierno tiene dos opciones: eliminar las visas o flexibilizarlas.

La opción de la eliminación, que es lo que reclaman las ONG, es una decisión bilateral y política. Por tanto, fue descartada por Cancillería. La otra posibilidad, la de flexibilización, fue la que se siguió.

Hoy la visa se otorga por turismo y por negocios. El extranjero puede permanecer 90 días —con una extensión del doble— y luego debe volver a tramitarla. En todos los casos tiene que justificar que cuenta con al menos US$ 50 diarios —$ 4.500 para los tres meses.

El nuevo decreto no sería tan estricto en la garantía económica y permitiría otros tipos de visas: trabajo, turismo, negocios, reunificación familiar, eventos internacionales, humanitaria y de urgencia.

Algunas de estas opciones ya existen en la práctica, como el refugio en equivalencia a la visa humanitaria. Pero, de todos modos, los técnicos insisten en que "había un vacío legal que el decreto viene a llenar".

De haber existido este decreto, dicen las ONG, se habría evitado la expulsión de dos menores dominicanos, como ocurrió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º