Montevideo como centro de posible cumbre internacional

La UE coordina con Uruguay diálogo por crisis venezolana

Mujica quiere “elecciones totales” monitoreadas por ONU como solución.

En Uruguay la izquierda llegó al poder de la mano de Vázquez en 2005. Tuvo como aliado al régimen de Hugo Chávez, hoy fallecido. Foto: AFP
En Uruguay la izquierda llegó al poder de la mano de Vázquez en 2005. Tuvo como aliado al régimen de Hugo Chávez, hoy fallecido. Foto: AFP

Para la enciclopedia online Wikipedia, hoy, Venezuela tiene dos presidentes actuando al mismo tiempo. Nicolás Maduro con "legitimidad discutida" como el 50° presidente de la República Bolivariana de Venezuela, y por otro lado, Juan Guaidó como "presidente encargado" de Venezuela con "reconocimiento parcial".

Mientras, en Uruguay los actores políticos están divididos. Unos con el sucesor de Chávez, como es el caso del oficialismo, y la oposición acompaña y reconoce al dirigente del partido de centro derecho "Voluntad Popular" y el gobierno de Tabaré Vázquez que quiere oficiar de mediador para encontrar una salida a la crisis política del país caribeño.

Junto con el gobierno de México, Uruguay se ofreció como mediador. Pero ahora el presidente uruguayo buscó dar un paso más y ofreció a la Unión Europea ser la sede de una cumbre internacional donde se analice y se busque una salida negociada a la crisis que vive el país que pretenden liderar Maduro y Guaidó, cada uno desde su posición.

Ayer una llamada telefónica puso a Montevideo en el centro de la atención como una posible sede para las negociaciones. Federica Mogherini, la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, conversó por teléfono con el presidente Tabaré Vázquez para discutir la situación de Venezuela, informó este lunes el mandatario al informativo VTV Noticias.

Según el relato del presidente, Mogherini le dijo que "es un hecho" que Europa no tendrá la mayoría necesaria para reconocer a Guaidó como el presidente interino de Venezuela.

En este contexto, se manejó el nombre de la capital uruguaya como sede de un encuentro que busque hallar una salida para la situación que atraviesa el país caribeño. Vázquez indicó que la alta funcionaria de la UE indicó que sondearía el interés de los países en participar de esta cumbre internacional.

Por este tema, el vicecanciller Ariel Bergamino —quien está en Italia— se reunirá hoy con Mogherini. El representante del gobierno uruguayo que estuvo como embajador en Cuba hasta mediados del 2018 declaró que Uruguay pretende insistir con el diálogo y seguir el tema venezolano "con prudencia".

"Seguimos momento a momento la situación. No puedo negar que no hay conversación en nuestras instancias en donde esté presente la preocupación por el cuadro que hoy está atravesando ese país hermano", declaró el jerarca de gobierno. Bergamino aseguró que "la mejor forma de expresar respeto al pueblo venezolano es con prudencia y un diálogo serio y productivo".

El fin de semana, el líder blanco Luis Lacalle Pou acusó al Frente Amplio y al gobierno de seguir apoyando al régimen de Maduro por haber sido socios en negocios que hicieron desde que llegaron al poder en 2005.

Ayer otro de los actores que entró a jugar en el tema venezolano fue el expresidente José Mujica. El líder del Movimiento de Participación popular (MPP) no hizo referencias a las acusaciones del precandidato del Partido Nacional.

En su primera audición radial del año en M24, el dirigente frenteamplista opinó que la salida de la crisis en Venezuela tiene que ser con "elecciones totales" monitoreadas por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

"Nos parece que discutir la legitimidad de un gobierno u otro en Venezuela en el fondo resulta infantil a diestra y siniestra", señaló el expresidente.

Mujica opinó que hoy "están sonando fuerte tambores de guerra en el Caribe". En ese sentido, el líder tupamaro agregó que en instancias de guerra quienes pierden son los inocentes. "En las guerras en general mueren los que no tienen responsabilidades. También debemos recordar que con sanciones económicas se castiga a los pueblos", declaró.

El posicionamiento de Mujica fue más allá de lo que quiere el gobierno de su partido político. Las autoridades uruguayas decidieron mantener la línea de acción junto con el gobierno de México e impulsaron en la ONU la instancia ya anunciada de diálogo.

Delegados de ambos gobiernos oficializarán la propuesta por escrito ante el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Así lo informó ayer el canciller venezolano, Jorge Arreaza. "Hay propuestas concretas para facilitar nuevos procesos de diálogo", dijo a Arreaza a la prensa.

Por otro lado, el Grupo de Lima —donde Uruguay no participa— se reunirá el próximo lunes 4 de febrero en Canadá para volver a analizar la situación de Venezuela. Esta coordinación de países resolvió días atrás reconocer a Juan Guaidó como el presidente encargado de Venezuela. (Ver página B1)

La ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, explicó que la reunión busca "proporcionar el necesario apoyo". "La crisis creada por (Nicolás) Maduro, supone enormes dificultades en lo referente a seguridad y a ayuda humanitaria en todo el continente", dijo.

Mieres y Talvi critican la postura del gobierno

El precandidato colorado Ernesto Talvi opinó ayer que la convocatoria al diálogo que hicieron el gobierno y el Frente Amplio sin ponerle condiciones a Nicolás Maduro es "una puesta en escena, una farsa". Por su lado, el candidato del Partido Independiente Pablo Mieres sostuvo en su columna en Montevideo.com que "algún día, no tengan dudas, sabremos los verdaderos y oscuros motivos que han llevado al Frente Amplio a defender contra toda evidencia al chavismo".

Los socialistas desconocen a Guaidó, quien se autoproclamó

El Partido Socialista analizó ayer la situación de Venezuela y emitió una declaración pública donde comienza reconociendo que en el país caribeño la democracia está en un "proceso de notorio deterioro". "Factores externos e internos configuran este escenario. En el mismo el papel del gobierno —cuya responsabilidad sobre el respeto a los DDHH, las garantías y el bienestar del pueblo es irrenunciable— de sectores de derecha antidemocrática en la oposición que han rechazado cualquier camino de diálogo, de actores del poder económico, y la acción imperialista de los EE.UU., son innegables", dice la declaración. En el punto dos del documento remarcan que no van a reconocer a Juan Guaidó, quien se autoproclamó presidente de Venezuela, por ser el presidente de la Asamblea Nacional. Los socialistas "lamentan la posición de España, Alemania y Francia" por imponer un "ultimátum absurdo respecto de una futura convocatoria a elecciones". A su vez, manifestaron que están en diálogo con "las fuerzas democráticas venezolanas" sin detallar nombres.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)