PARLAMENTO

TLC: Blancos camino a un acuerdo con el FA

Ofrecen votos para aprobar rápidamente tratado con Chile.

Nin Novoa dijo en el Senado que confía en que se apruebe la ratificación del acuerdo comercial entre Uruguay y Chile. Foto: Francisco Flores
Nin Novoa dijo en el Senado que confía en que se apruebe la ratificación del acuerdo comercial entre Uruguay y Chile. Foto: Francisco Flores

Por segunda vez en pocos días, el Partido Nacional ofreció su apoyo con votos en el Parlamento para aprobar el Tratado de Libre Comercio (TLC) suscrito con Chile, que atraviesa por una etapa de incertidumbre a raíz de la renuencia de algunos sectores del Frente Amplio a apoyar el acuerdo suscrito por los presidentes Tabaré Vázquez y Michelle Bachellet en octubre de 2016.

El canciller Rodolfo Nin Novoa explicó ante la comisión de Asuntos Internacionales del Senado que está a punto de enviar nueva documentación al Frente Amplio sobre el alcance del acuerdo entre ambos gobiernos. "Eso está casi pronto. Cancillería ha hecho un estudio de impacto" del tratado sobre el sector comercial.

En el Parlamento, la ratificación del acuerdo comercial con Chile se puede sancionar con mayoría simple, por lo cual si faltaran votos frenteamplistas estarían los de sectores de la oposición.

El viernes 25, tras el anuncio del ministro de Economía Danilo Astori en la reunión de ADM de que está dispuesto a que sus legisladores voten en el Parlamento el Tratado con Chile, el senador blanco Álvaro Delgado había comprometido el apoyo del Partido Nacional. Y ayer lo volvió a hacer Luis Lacalle Pou.

"El acuerdo con Chile se va a votar", confió el canciller. "Tengo muchas expectativas de que se vote", añadió el ministro, que se ha jugado una parada fuerte con el apoyo del presidente Vázquez a consagrar el TLC con la nación trasandina.

"Cada uno (de los senadores frenteamplistas) tiene el derecho a expresar su opinión y tiene también el derecho a decir en el Senado, cuando llegue el momento, lo que piensa", indicó Nin Novoa. Pero opinó que no cree que llegue el "manda- to imperativo" de la fuerza política obligando a votar a la bancada del FA.

"Vamos a tener una solución satisfactoria y vamos a tener a la brevedad ese tratado", dijo el canciller, que se muestra confiado en tener fuera de la bancada oficialista el apoyo necesario. "Esto se vota en la comisión por mayoría. Y la mayoría no ha decidido pasarlo al plenario", dijo.

Con la documentación que se enviará en breve al Frente Amplio el gobierno espera ratificar lo que se conoce como trinquete, que es que los dos países no pueden modificar ninguna norma comercial entre el momento en que se firma el acuerdo por parte de los poderes ejecutivos de ambos países y la efectiva entrada en vigencia. "Después que el acuerdo comienza a funcionar los países son soberanos para cambiar todo lo que deseen", explicó.

Nin Novoa recordó que el último acuerdo comercial que implementó Uruguay fue con México en el año 2002, y destacó que en unos dos meses se cerrará la negociación de nueve de los catorce capítulos del acuerdo del Mercosur con la Unión Europea.

Lacalle Pou reiteró ayer que los votos blancos estarán para llevarlo al plenario y que no se ha cumplido el anuncio de que el TLC estaría en 2018. "No descartamos 2018, 2019 o 2020", dijo Lacalle Pou que respondió el canciller cuando se le preguntó si este año estaría firme.

Venezuela.

La situación en Venezuela y el comunicado que difundiera la Cancillería tras el acto electoral del domingo 20 en aquel país estuvieron sobre la mesa en la comisión.

El senador del Partido Independiente Pablo Mieres expresó que "lamentablemente el gobierno sigue sin solidarizarse con la terrible situación de represión que viven los pueblos de Venezuela y Nicaragua".

El ministro opinó que "los cuestionamientos y sanciones" de algunos países sobre el régimen de Maduro "no aportan" al diálogo. "Uruguay juega un papel de mediador para que las posiciones se acerquen, y esa posición la vamos a seguir manteniendo", remarcó Nin.

"Persecución política" contra un embajador

El ministro de Relaciones Exteriores Rodolfo Nin Novoa sacó del cargo al director de Asuntos Institucionales de la Cancillería Álvaro Moerzinger, luego de que participara en una reunión donde se discutió un documento con dirigentes del Partido Nacional cuestionando aspectos de la política exterior del país.

Para el líder nacionalista Luis Lacalle Pou se trató de un "acto de persecución política". Lacalle Pou defendió a Moerzinger al afirmar que estuvo en diciembre pasado en una "reunión social" y no política con él y otros dirigentes nacionalistas.

"Eso es persecución política", enfatizó el senador del sector Todos, que le planteó su molestia con el asunto al canciller Nin Novoa en la comisión de Asuntos Internacionales del Senado.

Moerzinger "estuvo en una reunión social conmigo y otra gente del ambiente. El canciller lo echó por esa reunión. Eso es persecución política", insistió Lacalle Pou. Según el senador "la respuesta del canciller (ante ese hecho) no fue satisfactoria para mí". El embajador "estaba en un tema privado, no político. No se lo consultó y se tomó por buena una versión" que llegó al canciller, que decidió separarlo del cargo.

Lacalle Pou aseguró que los embajadores se pueden reunir con legisladores y políticos. "Por suerte en Uruguay lo que no está prohibido está permitido".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)