CAMPAÑA CALIENTE

Talvi a Sartori: “Este país no es bananero ni está a la venta”

Cuando Juan Sartori lanzó su campaña electoral, lo hizo con una pregunta: “¿Quién conoce a Juan Sartori?”.

Ernesto Talvi en ADM. Foto: Twitter ADM
Ernesto Talvi en ADM. Foto: Twitter ADM

Han pasado seis meses y Ernesto Talvi, precandidato a la Presidencia por el Partido Colorado, ya tiene una respuesta: “Juan Sartori es el que invierte fortunas para hacer lo que está prohibido”, aseguró.

A Talvi la voz se le enronquece más que de costumbre. Está “indignado”, lo admite. “Lo que está haciendo Sartori nos debería importar a todos, está violando las leyes con total impunidad”.

El líder de Ciudadanos se autodefine como la “renovación” del Partido Colorado. Es la “sangre nueva” entre las históricas líneas que representan Julio María Sanguinetti y José Amorín. Sartori es la “novedad” en el Partido Nacional. Pero no es la juventud ni el cálculo electoral lo que a Talvi le molesta del multimillonario.

“Tiene todo el derecho a postularse, a no tener equipo, a no tener ideas serias; pero no tiene derecho a violentar las reglas electorales y a hacer publicidad en base a dinero cuando está prohibido. Uruguay no es una república bananera y el país no está a la venta”.

De repúblicas bananeras: se les llamó (despectivamente) a varios países latinoamericanos dominados por la influencia de United Fruit Company, la multinacional estadounidense que comercializaba frutos tropicales (en especial la banana). La compañía había adquirido especial poderío (político y económico) a comienzos del siglo XX y dejó en evidencia el empobrecimiento, la corrupción y la dependencia de los capitales extranjeros de varias repúblicas del continente.

Aquella etiqueta de república bananera fue tan potente que, por eso, Talvi dice que no puede pasarse por alto. El precandidato es consciente que hoy se está ante una elección interna y no en una puja de partidos contra partidos. Pero, aclara, “esto es grave y es necesario ser contundente”.

En otros asuntos, Talvi encuentra cercanía con los “adversarios políticos”. Es el ejemplo de la educación. Ayer se reunió con Pablo Mieres (Partido Independiente) y coincidieron en la necesidad de un pacto para cambiar la enseñanza: “se necesita una reforma vareliana del siglo XXI”.

La llamada “transformación educativa” viene siendo estandarte de la campaña de Talvi y sus Ciudadanos. Y si bien hay “matices” respecto a la propuesta de Eduy21, el economista reconoce que “es un buen punto de partida”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados