PARTIDO COLORADO

Talvi: "Hay que mejorar la productividad del funcionariado público"

Su polémico planteo sobre el desempleo y la incidencia de los funcionarios públicos que ingresaron con el Frente Amplio recibió críticas, pero el candidato colorado no da marcha atrás y se defiende.

Ernesto Talvi. Foto: Leonardo Mainé.
Varios economistas y dirigentes frenteamplistas lo criticaron la semana pasada.
Foto: Leonardo Mainé.

Su polémico planteo sobre el desempleo y la incidencia de los funcionarios públicos que ingresaron con el Frente Amplio (FA) recibió duras críticas de la dirigencia frenteamplista pero también de varios economistas. Pero el candidato colorado Ernesto Talvi no da marcha atrás y se defiende.

“Ciudadanos vino para decir las cosas que la clase política no se anima a decir, gusten o no gusten, sean agradables o no. El país necesita encarar los desafíos que plantea el porvenir. Si generó polémica, bienvenida sea”, dijo Talvi ayer a El País, en la previa de una semana en la que volverá a viajar al interior y disertará en ADM tras su ausencia por una contractura muscular que “le apretó un nervio”, según contó.

El polémico tuit, desarrollado en una conferencia de prensa posterior, decía que la cifra de desempleo del gobierno “es un espejismo” y en realidad “el real es más alto hoy que cuando asumió el FA en 2005”. Según Talvi, “la única razón por la que las cifras muestran un desempleo de 9%, cuando en realidad es de 13%, es que desde el 2005 el FA agregó 70.000 empleos públicos”.

Talvi dijo a El País que “nadie se preocupa por los trabajadores privados, que pierden sus empleos por miles”. Los empleos genuinos deben crearse en el sector privado, “pero el modelo del FA fue crear 70.000 empleos públicos”. En estos casi 15 años, el número de funcionarios públicos llegó a un récord histórico: “nunca antes había habido un número tan enorme y el país no lo puede sostener”. La receta de Talvi es “hacer las cosas mejor con menos funcionarios públicos; no seguir haciendo lo mismo con cada vez más empleados”. El candidato agregó: “Hay que mejorar la productividad del funcionariado público, para hacer las cosas bien y a un costo que el país pueda soportar”.

-¿Por qué excluyó en su cálculo a los funcionarios públicos que ingresaron desde 2005, más cuanto el Partido Colorado en el gobierno hizo ingresar a la mayoría de los funcionarios durante décadas y décadas?

-En fin. Podemos remontarnos a la historia pretérita, pero desde 1995 se venía reduciendo el número de funcionarios y desde 2005 ocurrió un aumento descomunal: 33% si no incluimos a las intendencias, 30% si las incluimos. Los vínculos laborales de los gobiernos del Frente Amplio aumentaron en 70.840, llegando a un total de 313.000. Este aumento le cuesta hoy al país 1.700 millones de dólares por año, que son íntegramente financiados a punta de tomar deuda, poniendo una mochila enormemente pesada a 1.200.000 trabajadores del sector privado. De no haber ocurrido ese aumento irresponsable, el déficit fiscal hoy sería de 1,8% del PBI en lugar de 4,9% y la situación sería mejor.

Talvi anunció que, si gana, no repondrá las vacantes. Se trata de 9.000 empleos por año y 45.000 en todo el período. “Las vacantes no se reponen a nivel general. Pero al mismo tiempo iremos trabajando programa por programa, para definir los objetivos, los recursos humanos que se precisan, lo que cuestan y después se va a evaluar si lo que se hizo, se hizo bien y de manera efectiva. Hay lugar de sobra para hacer mejor lo que hacemos y con menos gente”, explicó el candidato.

-¿Cómo harán cuando se generen necesidades de funcionarios en la educación o la Policía?

-Cirugía de previsión. Hay 20.000 contratos que vencen por año en el Estado. Nos dan un colchón enorme y reasignaremos de donde menos se precise a donde más se precise. Si se vence un contrato en el Banco República, puedo contratar tres profesores.

-¿Intentaría que Lacalle Pou aplique esta idea si gana?

-Si no nos toca, estaremos empujando por los cambios que el país precisa en el contexto de una coalición con el Partido Nacional y con quien sea que la integre. Ese es el compromiso con la ciudadanía. La política es una construcción colectiva y uno no puede imponer lo que se le da la gana. Plantearemos en la mesa de negociación nuestras ideas. Eso no asegura que podamos hacer todo lo que planteamos, ni siquiera si nosotros fuéramos gobierno. No puedo condicionar a nadie de antemano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)