LA TRANSICIÓN

Tabaré Vázquez le deja una lista de "deberes" al gobierno entrante de Luis Lacalle Pou

El gobierno saliente armó una serie de iniciativas que deja a la nueva administración, que asumirá el próximo 1° de marzo, para implementar.

El presidente Vázquez junto al ministro Jorge Basso y al intendente blanco Eber da Rosa, durante el lanzamiento del IMAE. Foto: Presidencia
El presidente Vázquez junto al ministro Jorge Basso y al intendente blanco Eber da Rosa, durante el lanzamiento del IMAE. Foto: Presidencia

Serán 81 días de transición. Uruguay es de los países con el período más largo entre que se conoce quién será el nuevo presidente y que se efectiviza el cambio de mando. El 1° de marzo Tabaré Vázquez le pasará la banda presidencial a Luis Lacalle Pou y con ese acto lo investirá como nuevo jefe de Estado, cortando tres períodos consecutivos del Frente Amplio.

En ese acto -también- la administración saliente le dejará al nuevo gobierno de coalición multicolor una lista de tareas a implementar por parte del nuevo gobierno.

La puesta en marcha de la extensión del Instituto de Medicina Altamente Especializada (IMAE) en cardiología del Hospital de Clínicas al de Tacuarembó; la reglamentación de la “emergencia nacional en violencia de género” producto de la cantidad de casos de femicidios que se vienen produciendo; la construcción de una represa en el río Santa Lucia, para mejorar la calidad del agua de ese cauce; y un proyecto de ley para la exclusión de todos aquellos tratamientos que financia el Fondo Nacional de Recursos (FNR) que no forman parte de los protocolos que establece la cátedra de medicina, con el objetivo de evitar acciones de amparo ante la Justicia, son las principales tareas que Vázquez lega a su sucesor Luis Lacalle Pou.

El actual mandatario anunció ayer en conferencia de prensa la autorización para un nuevo instituto de alta especialización en cardiología en hospital de Tacuarembó.

Pero la noticia llega sobre el filo del cambio de mando, y por obvias razones su puesta en marcha quedará para la nueva administración que asumirá el 1° de marzo. El anuncio fue celebrado por diferentes actores vinculados con la salud, especialmente por el director del Hospital de Tacuarembó, Ciro Ferreira.

“Se da un paso más, pero queda un largo camino por recorrer de meses, seguramente, para que los pacientes que sufren de una enfermedad cardíaca en el norte del país tengan un tratamiento digno, decoroso y de calidad, similar a lo del sur”, dijo el jerarca en una entrevista con radio Carve.

El diputado blanco Martín Lema, que se ha especializado durante esta legislatura en los temas de salud, destacó el anuncio, pero dijo que aún falta para ponerlo en marcha.

“En febrero de 2017 en una interpelación el Ministerio de Salud Pública argumentó en contra de la instalación de un IMAE cardiológico en el norte del país. Si bien celebramos el cambio de postura que han tenido con el correr del tiempo, más allá de anuncios, el beneficio para la población se va a materializar cuando el IMAE esté en condiciones de realizar procedimientos. Hasta que eso no pase siegue siendo ciencia ficción, y una tarea para la administración del gobierno entrante”, dijo Lema en conversación con El País.

El presidente Vázquez dijo ayer a periodistas que el tema fue abordado en conversaciones informales entre ambas administraciones y que sabe que “hay complacencia” del gobierno electo con la iniciativa.

Algo parecido ocurrió con la declaración de emergencia por la violencia de género. El decreto resuelto por el gobierno de Vázquez fue publicado en la página web de la Presidencia el penúltimo día del año 2019.

La decisión del gobierno frenteamplista fue compartida por los dirigentes del Partido Nacional que integrarán el gobierno entrante.

Una de las figuras que lo avaló fue la electa vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, quien es una militante feminista reconocida.

“Hace tiempo que estamos en emergencia, llega tarde esta declaración”, declaró Argimón el sábado 4 de enero cuando participaba de un evento en Punta del Este.

El anuncio del gobierno frenteamplista fue respaldado por el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo. El jerarca del Poder Ejecutivo explicó que se estaba trabajando en un plan y analizando la declaración desde antes de los lamentables recientes femicidios que ocurrieron sobre fin de año.

“Se están disponiendo medidas concretas para incidir en esta grave situación”, declaró a la web de Presidencia.

Otro de los anuncios del gobierno sobre las fiestas -concretamente el 23 de diciembre previo a la celebración de Navidad- fue la idea de crear una represa para atender la problemática ambiental en el río Santa Lucía.

"Son medidas que atienden derechos humanos esenciales como la salud y la vida, pero el próximo gobierno tiene toda la libertad de determinar, si considera que esto es posible, cuándo llevarlos adelante. Serán ellos los que determinarán el tiempo para llevar adelante estas medidas”, explicó Vázquez en una conferencia de prensa.

Incluso dijo que, tanto la propuesta de la represa, como el proyecto para evitar los amparos por la obtención de medicamentos de alto costo, fueron ideas que conversó mano a mano con Lacalle Pou en el viaje a Buenos Aires para asistir al cambio de mando de Alberto Fernández. “Él considerará si estos proyectos de ley tienen que estar incluidos en la ley de urgente consideración”, dijo.

Lacalle Pou, el presidente argentino Fernández, Vázquez y el canciller argentino Felipe Solá, ayer en Buenos Aires. Foto. EFE
Lacalle Pou, el presidente argentino Fernández, Vázquez y el canciller argentino Felipe Solá, en Buenos Aires. Foto. EFE (Archivo)

Las tarifas que le van a costar caro

“Aflojar la cincha” es el concepto que más repitió Luis Lacalle Pou en campaña. El líder blanco ganó las elecciones prometiendo que -de acceder al poder- en su mandato de ninguna manera se subirían las tarifas públicas. Lo prometió, lo repitió y lo recontra aseguró infinidades de veces.

Pero el compromiso no va a poder cumplirlo. Es que el gobierno saliente del Frente Amplio decidió no ajustar los precios de las tarifas el 1° de enero, como la administración de Tabaré Vázquez acostumbró a hacerlo a lo largo del período.

Esta decisión compromete en parte el plan de ahorro que Lacalle Pou presentó en la campaña por el cual pretendía tener unos 900 millones de dólares anuales que se destinarían a ese concepto planteado: “Aflojar la cincha”.

Parte de esa cifra se destinará a bajar el déficit fiscal, que en el cierre a noviembre se ubicó en 4,8% del Producto Interno Bruto (PIB). Sin embargo la tarea que el gobierno saliente le deja pendiente a la nueva coalición multicolor complicará el plan económico que tenían programado.

El equipo económico del presidente electo, liderado por Azucena Arbeleche, no tenía previsto que la administración saliente dejara pendiente el ajuste anual que venía haciendo.

La postergación de la decisión molestó a las autoridades del gobierno entrante por entender que se cambiaron las reglas de juego por perder la elección, y el nuevo presidente deberá ajustar las tarifas al alza, incumpliendo de forma obligada su promesa central de la campaña electoral.

Si bien los productores agropecuarios le solicitaron que postergue ese aumento el nuevo gobierno ya anunció que es imposible no hacerlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)