Desde la Biblia hasta Marx

Tabaré Vázquez dio su interpretación de la violencia en reunión masónica

El presidente dijo que la violencia es inherente a la naturaleza humana.

Tabaré Vázquez durante el discurso. Foto: masoneriadeluruguay.org
Tabaré Vázquez durante el discurso. Foto: masoneriadeluruguay.org

Primero la Biblia, después el filosofo griego Heráclito, después Karl Marx y en cuarto lugar la pensadora política Hannah Arendt. El presidente de la República, Tabaré Vázquez eligió cuatro citas de estos pensadores y textos para presentar una interpretación sobre la violencia en la sociedad y la necesidad de reflexionar sobre su origen.

El mandatario presentó su tesis en la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, el viernes 10, invitado por la Confederación Masónica Interamericana.

El jefe de Estado eligió cuatro citas que hablan sobre la violencia para demostrar que el tema está en todas las sociedades, independientemente de la época. “La violencia no es una entidad ajena que nos acompaña; la violencia está en nosotros, es inherente a la naturaleza humana como también lo son el amor, la compasión, la esperanza, el desánimo, la razón, la pasión, la resignación o la voluntad de cambio”, dijo en su discurso según el texto publicado ayer en la página web oficial de la Presidencia de la República.

Para Vázquez, el abordaje del tema no tiene que hacerse sobre la base de si hoy hay más o menos violencia que en el pasado. Incluso sostiene que para tratar el tema se debe hablar de las diferentes violencias y no de una sola violencia.

Uno de los primeros tipos de violencia que analizó el presidente es la violencia política que proviene de agentes sociales organizados “que buscan modificar, sustituir o alterar el orden institucional vigente”.

“Este tipo de violencias, por lo general, están asociadas a regímenes autoritarios, democracias deficitarias y excluyentes o segmentos de la sociedad que no han podido concretar sus demandas de diverso cuño frente al Estado”, explicó el presidente.

Para él, este tipo de violencia se origina cuando solo hay derechos y ninguna obligación, o cuando solo hay obligaciones y ningún tipo de derecho. El presidente opinó que tiene que existir un equilibrio perfecto entre ambas posturas.

Por otro lado está la violencia económica, que en muchos casos se origina por la violencia política, dijo. “Surgen de los mercados ilegales donde se trafica y comercia todo tipo de productos -armas, drogas, vehículos, bienes, obras de arte, electrónica, sexo- ; la industria del secuestro o del sicariato”, enumeró Vázquez.

En otro de los puntos desarrolló un análisis de la violencia intrafamiliar y la violencia social. Sobre la segunda opinó que se origina por la pérdida de valores que cohesionan los niveles mínimos de convivencia ciudadana.

El mandatario dijo que superar la violencia no se logra solamente sellando la paz social. Y comparó esa afirmación con la idea de que la salud no se logra solo con la ausencia de enfermedad. “La paz es bastante más que la ausencia de violencia, tolerar o coexistir con los demás”, concluyó el presidente.

En el final Vázquez dio un par de elementos de la receta para solucionar las distintas violencias que tiene una parte preventiva y otra de control. “Estimar si existe eficiencia en la policía nacional y otras instituciones a través de la ejecución de programas de modernización y capacitación de sus elementos en áreas sensibles como los derechos humanos. En el sistema judicial, investigar si este organismo se desempeña con una adecuada tecnificación y transparencia de sus distintas instancias”, explicó.

El mandatario no quiere culpar a los medios.

El presidente sostuvo que así como la salud no es un tema exclusivo de los médicos, la seguridad no es solo tarea de la policía. En ese sentido Vázquez sostiene que la sociedad tiene un papel importante, así como también los medios de comunicación.

“El bombardeo de imágenes, escenas, alusiones e informaciones que recibimos día a día desde los medios de comunicación masiva es terrible, por no decir obsceno y contribuye a generar inseguridad y, seguramente, más violencia”, dijo en su discurso en la Masonería Uruguaya. Sin embargo aclaró que no se puede echar toda la culpa a los medios, ya que estos son también un reflejo de la sociedad. “No culpemos a los medios de comunicación de lo que es responsabilidad de la sociedad en su conjunto”, aclaró y dejó la reflexión abierta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)