Integración regional

Los socios grandes aclararon poco

Los analistas recomiendan tener mucha cautela tras la reunión de Macri y Bolsonaro.

Macri y Bolsonaro no anunciaron la eliminación de la decisión 32. Foto: EFE
Macri y Bolsonaro no anunciaron la eliminación de la decisión 32. Foto: EFE

Se concretó la esperada reunión entre Mauricio Macri y Jair Bolsonaro pero más allá de los consabidos llamados a "flexibilizar" al Mercosur y a terminar las conversaciones comerciales en curso (con la Unión Europea, Canadá, la EFTA, Corea del Sur y Singapur) los mandatarios no dejaron mucho en claro. Por ejemplo, no dijeron explícitamente que se vaya a eliminar la resolución 32 del Mercosur que impide a sus miembros buscar tratados en solitario.

Nicolás Albertoni, investigador principal del área de Política Comercial del Centro de Seguridad y Política de la Universidad del Sur de California, opinó que "el problema de estos contextos de debates como los que suceden por estas horas sobre el Mercosur es que pueden hacer que las oportunidades se transformen fácilmente en amenazas si no hay una estrategia clara". "Todo parece indicar que el camino sería el de dar más libertad de acción para que cada miembro pueda negociar en tiempos diferenciados. Lo que no implica que se pueda hacer en pequeños subgrupos que estén decididos a avanzar más rápido. Es en este contexto que Uruguay debe ser mucho más dinámico que lo que ha sido en estos últimos años. En caso contrario, puede pasar que fácilmente los hoy socios, se transformen en el futuro en nuestros competidores. Si cada debate sobre un nuevo acuerdo nos lleva dos años como nos llevó la profundización del acuerdo con Chile, Argentina y Brasil nos podrían dejar en una desventaja relativa si avanzan más rápido que nosotros", reflexionó. "El tema es que debimos empezar ayer, y no debatirlo cuando ya las gateras están abiertas para empezar correr", comentó.

Los mandatarios de los socios grandes llamaron a recuperar el tiempo perdido y a intentar recuperar el espíritu aperturista original del Mercosur. Para Marcos Soto, integrante de CSC Consultores e integrante de la Dirección Académica de la UCU Business School "quedó gusto a poco" ya que "no se mencionó nada específico y sí un manojo de intenciones vinculado a concluir las negociaciones en curso y a la búsqueda de nuevos acuerdos pero no se mencionó ni cómo ni bajo qué formato". Entiende que "un "Mercosur flexible" donde cada socio realice acuerdos por separado es contradictorio con una unión aduanera sintetizada en un Arancel Externo Común". Por eso para que los países del Mercosur puedan recuperar la posibilidad de negociar con terceros países o bloques, habría que definir al bloque económico como una zona de libre comercio, algo que no está planteado.

Hay motivos para que Argentina no quiera abandonar este formato, según Soto. "La situación de Argentina es distinta a la uruguaya. Si Brasil le suelta la mano se le puede complicar. Hoy es un socio estratégico y mañana puede pasar a ser "uno más". Hay miles de empresas en Argentina que sobreviven vendiendo a Brasil protegidas en el Arancel Externo Común. Brasil representa el primer destino de las exportaciones argentinas", explicó.

Desde el punto de vista de Uruguay lo tranquilizador es que no parecen amenazadas las condiciones de acceso de sus productos a Brasil cuya permanencia en el Mercosur parece confirmada, evaluó. "Debemos continuar preparándonos para la negociación de acuerdos bilaterales, y allanar el terreno no solo con China sino con otros mercados. Y sobretodo trabajar también en la interna y a nivel de sociedad civil para consensuar estos pasos a dar", opinó.

Otra opción para abrirse

Otra opción que se maneja es que el Mercosur mantenga su status actual y salga a negociar acuerdos, y cada país se sumaría a diferentes velocidades pero teniendo la certeza de que el acuerdo al que se llegue será con el bloque en su conjunto. En la medida que sea de aplicación práctica podría ser una alternativa potable para Uruguay, opina Soto.

Hay que hablar ya con Brasil

Diego Escuder, principal asesor en política exterior del precandidato blanco, Luis Lacalle Pou, entiende que "el hecho de que se abra la discusión sobre temas que son sensibles al Uruguay como lo es la posibilidad de flexibilizar el bloque es algo alentador ya que responde a nuestros intereses". "Sin embargo, la forma en cómo se instrumentarán estos anuncios será clave a la hora de determinar que tan beneficiosos o no resultan los mismos. Para ello es necesario una participación activa de Uruguay en este proceso. Preocupa que el Uruguay pueda seguir preso de su visión ideológica de la política exterior, en particular en su relacionamiento con Brasil. El hecho que el presidente Tabaré Vázquez haya participado de la asunción de Bolsonaro es una mera deferencia protocolar y no suficiente. Urge un encuentro bilateral entre ambos mandatarios, y no solamente anuncios de que está analizando la posibilidad. Es necesario que Uruguay plantee claramente sus intereses Bolsonaro se refirió a Uruguay y Paraguay. Es un gesto. Tomemos el guante y no nos quedemos esperando a que nos vuelvan a llamar", pidió Escuder.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)