MALESTAR CON EL SECRETARIO DE PRESIDENCIA

Socialistas analizaron pedirle al presidente la renuncia de Toma

El exministro socialista falleció el viernes y sus familiares no aceptaron honores de Estado.

Trasladan los restos de Menéndez. Foto: Víctor Rodríguez
Trasladan los restos de Menéndez. Foto: Víctor Rodríguez

Mantuvieron su enojo atragantado durante días. En silencio para evitar generar más discusiones. Pero en el análisis de la situación no tenían diferencias. Coincidían en que se estaba cometiendo una injusticia. Que debían hacer algo. Que debían manifestar su malestar. Que las cosas no podían pasar así nomás. Que se debía salir a defender a “un compañero”. A Jorge Menéndez lo definen como un socialista leal, honesto y derecho. Pero su salida del gabinete de Tabaré Vázquez entendían que no había sido por la puerta grande. Que se manchó el nombre de su compañero.

El silencio duró hasta el domingo 7. La departamental frenteamplista de Durazno -de donde era oriundo Menéndez- le entregó en mano una carta al nuevo Secretario General del Partido Socialista, Gonzalo Civila, donde reclamaban la renuncia del secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma.

Los correligionarios del exministro sostienen que el asesor del presidente Vázquez es el responsable de la situación que se desató semanas atrás cuando el diario El Observador publicó las declaraciones de José Nino Gavazzo en el Tribunal de Honor del Ejército.

El texto fue leído por Civila en el Comité Central socialista del pasado domingo. Le solicitaron a la máxima autoridad del partido -al cual perteneció Vázquez- que entendían necesario que Toma debía asumir su responsabilidad ante los hechos. Que no era justo cómo el gobierno procedió con Menéndez.

Así lo confirmaron ayer a El País cuatro dirigentes socialistas que participaron de la reunión y escucharon la lectura de Civila.

“¿Se analizó pedirle la renuncia de Toma?”, consultó El País a un importante dirigente socialista. “Sí, se discutió. Más bien se analizó. Por la molestia que hay”, confirmó uno de los consultados. “No puedo decir más. Es un proceso interno del partido”, agregó.

El exministro falleció el jueves en la tarde producto de una enfermedad terminal. En la reunión del domingo, los frenteamplistas de Durazno explicaron, en el texto, que el objetivo no era generar una situación compleja para el partido de gobierno. Pero sí consideraban necesario trasmitirle al jefe de Estado su malestar por cómo había procesado la salida de Menéndez del Poder Ejecutivo.

Entendían que se había cometido una injusticia con “el compañero Menéndez”, decía la carta.

Responsabilidades

Gavazzo confesó en el Tribunal de Honor militar haber desaparecido el cuerpo de Roberto Gomensoro en marzo del 1973. El expediente fue llevado por Menéndez y dos abogados a Presidencia. Se lo entregó en mano a Toma en la segunda quincena de febrero. Sin embargo no se conoció del tema hasta la publicación de El Observador el sábado 30 de marzo.

El presidente decidió, el 1° de abril, pedirle la renuncia a Menéndez, al subsecretario de Defensa, Daniel Montiel, y destituir a seis generales. Entre ellos al comandante en jefe del Ejército, José González.

Este último había asumido semanas antes cuando el gobierno decidió destituir a Guido Manini Ríos por cuestionar a la Justicia en su actuación al investigar las violaciones a los derechos humanos en el pasado reciente.

Las decisiones del gobierno configuraron la mayor remoción de autoridades militares en el período democrático iniciado en 1985.

Los frenteamplistas de Durazno, y parte de los socialistas, entendieron que no se estaba haciendo responsable a Toma. Es que él también estaba al tanto de los hechos y no llevó el caso a la Fiscalía para iniciar el trámite judicial.

El malestar con el Poder Ejecutivo no se limitó a la dirigencia política. La disconformidad de la familia de Menéndez con el gobierno frenteamplista quedó explicitada ayer viernes en el velatorio del exministro.
Vázquez decretó tributarle honras fúnebres de secretario de Estado. Pero el homenaje del gobierno fue rechazado. La familia solo aceptó una corona floral enviada desde Presidencia, comentaron a El País allegados al exministro de Defensa.

Ausencia presidencial

El jefe de Estado no asistió al velatorio ni al sepelio. Según supo El País, también se pidió expresamente que no hablara ningún integrante del gobierno en la ceremonia.

A pesar de eso ayer concurrieron varios ministros a Durazno para despedirse de Menéndez. El primero en llegar fue el ministro de Transporte, Víctor Rossi. También estuvo el canciller Rodolfo Nin Novoa y el sucesor de Menéndez, José Bayardi. No faltó el expresidente José Mujica, el titular del Frente Amplio Javier Miranda, el secretario general del Partido Socialista Gonzalo Civila y dirigentes de la oposición como el intendente de Durazno Carmelo Vidalín y el senador nacionalista Javier García.

Consultado sobre la ausencia del presidente Vázquez, Mujica respondió: “Yo creo que cada cual sabe lo que tiene que hacer”. Tampoco asistió la vicepresidenta Lucía Topolansky.

VOCES

Opiniones frenteamplistas

Saúl Aristimuño (diputado de la Lista 711): “Nos parece una injusticia porque Menéndez hizo lo que correspondía, informar, y sugerir el pase a la Justicia. No se tomaron las decisiones que había que tomarse como destituir al secretario de la Presidencia.

Mónica Xavier (senadora del Partido Socialista): “Fuimos muy claros institucionalmente como Partido Socialista al decir que respaldamos las decisiones del presidente Vázquez aunque en el caso del compañero Menéndez fueron contradictorias”, dijo la senadora socialista a DobleClick de FM Del Sol.

Óscar Andrade (precandidato del Fa por el PCU): “El papel de Toma es, por lo menos, torpe. Si no leyó es de improvisación. Si fuera por improvisación, no tiene que seguir. (...) Yo creo que Toma no tendría que seguir”, dijo el dirigente comunista en declaraciones a Radio Uruguay.

“Se fue con la frente en alto”

Con la salida de Menéndez de Defensa también se fue el dirigente del Movimiento de Participación Popular (MPP), Daniel Montiel. Fue su subsecretario cuando asumió en lugar de Eleuterio Fernández Huidobro.

“Él se despidió con la frente en alto. Bien alta, de sus convicciones, su compromiso y su trabajo por la verdad y la Justicia”, dijo Montiel ayer en Durazno a los medios de prensa cuando lo fue a despedir. El dirigente del Frente Amplio aseguró que el exministro fue “un servidor del gobierno” de Vázquez.

El actual ministro de Defensa Nacional, José Bayardi, aseguró que el fallecimiento de Jorge Menéndez (exministro de Defensa) representa "la pérdida de un amigo", indicó en una rueda de prensa que tuvo lugar en Durazno.

"Me unen con Jorge relaciones de militancia y de amistad construida desde la década del 70 cuando él fue a Montevideo a estudiar odontología. Fue un compañero leal, un amigo, es una pérdida enorme más allá del departamento”, dijo.

Sobre la ausencia del presidente de la República Tabaré Vázquez en el sepelio del exministro, que fue enterrado ayer viernes en el cementerio de la ciudad de Durazno, Bayardi expresó: "No voy a hacer declaraciones".
El edil socialista Pablo Revello fue el único que habló en el cementerio.

“Pedimos permiso a la familia, fueron cinco minutos donde lo recordamos en su dimensión humana”, dijo a El País. Incluso instantes después de las breves palabras, un hombre procuró, adelantándose hacia el féretro dar un mensaje, pero respetuosamente el círculo más íntimo de Menéndez le pidió que no lo hiciera.

La familia quería una ceremonia de despedida sencilla, fiel a la forma de ser del hombre nacido en la localidad de Villa del Carmen. Incluso, durante el velatorio, pidió a la empresa fúnebre que los medios de prensa se mantuvieran fuera del local y prefirieron no hacer declaraciones.

Manini Ríos: “El presidente actuó con deslealtad”

El excomandante en jefe del Ejército y actual precandidato a la presidencia por Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, insistió en que el presidente Tabaré Vázquez actuó con “deslealtad” para con el Ejército y que el tema Gavazzo se está “usando desde hace diez días para tapar los verdaderos problemas que tiene el país”.

Manini Ríos consideró que la filtración de las actas del Tribunal de Honor fue utilizada para poner arriba de la mesa un tema que tape todos los otros temas. “Llevamos diez días hablando de lo mismo, por lo menos en los grandes titulares y no se habla de los temas más sensibles, lo que más preocupa a la población y se sigue hablando de Gavazzo y de un pasado de casi medio siglo”, indicó.

“Es clarísimo que no hay ocultamiento ni encubrimiento y sí hay otras instancias donde lo que tenga que decir, lo voy a decir con todo lujo de detalle. Aquí lo que hubo fue una valoración diferente de determinada situación para seguir adelante rápidamente y llegar a una condena de quienes estaban encausados. Hasta la última letra fue entregada al Poder Ejecutivo para que hicieran las actuaciones que correspondían”, expresó.
“El presidente para mí actuó con deslealtad con una institución que siempre le respondió en sus dos gobiernos. Él fue desleal porque actuó con ligereza ante reclamos de un sector sin siquiera interiorizarse bien de cuál era la realidad de los hechos”, afirmó Manini Ríos.

Al referirse a la figura del exministro de Defensa, Jorge Menéndez. “Quiero hacerle llegar mis condolencias a la familia. Con él trabajamos muchos años (...) y a pesar de algunas diferencias que en el fragor del servicio alguna vez tuvimos, le tuve siempre un gran respeto. Fue una persona muy caballeresca, muy deferente”, destacó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)