PROYECTO

Sartori propone exoneraciones de impuestos o subsidios a la importación de fertilizantes orgánicos

El objetivo es incentivar su utilización y que de forma paulatina se sustituyan los fertilizantes inorgánicos.

Juan Sartori en una sesión de la Cámara de Senadores. Foto: Francisco Flores (archivo)
Juan Sartori en una sesión de la Cámara de Senadores. Foto: Francisco Flores (archivo)

El senador nacionalista Juan Sartori pidió al Ministerio de Economía y Finanzas y al Ministerio de Ganadería que se otorguen beneficios impositivos para aquellos que importen o fabriquen fertilizantes orgánicos, con el objetivo de incentivar su utilización en paulatina sustitución de los fertilizantes inorgánicos.

Sartori basó su exposición escrita del proyecto en el impacto de los fertilizantes inorgánicos, “que provocan pérdida en la fertilidad de los suelos, en la biodiversidad, en la contaminación de las aguas subterráneas y en la generación del fenómeno denominado ‘eutrofización’ de los ríos y lagos”.

Uruguay debe continuar con su proceso de “transformación en la matriz de uso de fertilizantes orgánicos que permiten un modelo de agricultura sostenible, y en armonía con el medio ambiente para el cuidado de los suelos y las aguas”, considera Sartori.

El proyecto de Sartori indica que el problema que se genera a la hora de incursionar en la aplicación de fertilizantes orgánicos “son los altos costos e impuestos” que tienen estos productos. Por ello, afirma: “deviene necesario que sea una política de Estado”.

“Creemos necesario que las herramientas tributarias y de investigación sean ampliadas, mejoradas y repensadas en algunos aspectos”, dice el legislador y propone revisar los beneficios establecidos en el art. 16 de la ley 13.663 (Ley de Producción, comercialización, importación y exportación de fertilizantes).

En ese sentido, el senador blanco cree adecuado, exonerar parcial o totalmente de impuestos o gravámenes de importación a los fertilizantes orgánicos o conceder subsidios para incentivar su uso o fabricación, y que esos beneficios sean mayores a los que se otorgan hoy en día a los fertilizantes inorgánicos.

“La agricultura sostenible es el desafío, y nuestro país debe estar a la vanguardia del impulso mundial, tanto desde la visión productiva general, como en materia especialmente medioambiental”, aseguró el legislador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error