PARTIDO NACIONAL

Sartori no pasó el examen de la Marcha de tres Arboles

En el acto de conmemoración del retorno de Wilson Ferreira Aldunate los blancos cantaron su propio himno, pero Sartori optó por acompañar

Juan Sartori, Enrique Antía y Luis Lacalle Pou
Juan Sartori, Enrique Antía y Luis Lacalle Pou en el acto de conmemoración de los 35 años del retorno de Wilson Ferreira Aldunate. Foto: F. Flores

Cuando llegó a Uruguay en noviembre para arrancar su carrera electoral en el Partido Nacional no sabía la letra del himno nacional. Con el tiempo, Juan Sartori, aprendió la letra y ayer en acto de recordación del retorno de Wilson Ferreira Aldunate entonó las estrofas en voz baja. “¡Orientales, la Patria o la tumba! ¡Libertad o con gloria morir!”, cantó acompañado de su esposa rusa, Ekaterina Rybolovleva. Pero la prueba clave para mucho blancos quedó en el debe: el himno del Partido Nacional, la “Marcha de Tres Arboles”.

“Las muchedumbres iluminadas, por las antorchas de su fe, y el sacro fuego de su ideal. Alzan al cielo, con arrogancia, la voz gloriosa del Partido Nacional”, cantaron efusivamente los militantes y dirigente que se reunieron en el Puerto de Montevideo para conmemora los 35 años del retorno del caudillo blanco.

En primera fila, Luis Lacalle Pou sonriente coreó el himno nacionalista agitando su bandera. También la presidenta del directorio blanco, Beatriz Argimón, acompañando las estrofas con sus manos.

Más emocionado se mostró otro de los precandidatos blancos, Enrique Antia, quien incluso al revolear su antigua bandera que estuvo en el barco cuando llegó Wilson, golpeó a sus compañeros.

Verónica Alonso, que bajó su postulación para apoyar a Sartori, también la cantó. Oscar Costa, del comando del joven empresario, intentó seguir la letra pero por momentos optó por mantenerse en silencio.

Quien sí no pudo seguir el himno fue el debutante precandidato blanco. Sartori evitó cantar el himno del Partido Nacional, pero sí lo acompañó con una sonrisa y bailando por momentos. Incluso en medio del himno que los asistentes al acto cantaron como un grito de guerra, conversó con el diputado Álvaro Dastugue. Sí intentó seguir la letra su esposa, Rybolovleva, a quien se la vio en primera fila tarareando la “Marcha de Tres Árboles”.

El acto se da en un momento de tensión en la interna del Partido Nacional, donde el joven multimillonario ha crecido significativamente en las encuestas y se posicionó en segundo lugar de acuerdo a todas las mediciones de opinión pública.

Sartori ha planteado una serie de medidas que para el resto de los sectores tiene tintes demagógicos. En una rueda de prensa, el precandidato defendió su promesa de regalarles medicamentos a todos los jubilados.

Argimón dijo en su discurso que se tiene que cuidar la ética y apostar al triunfo del Partido Nacional, pero no a cualquier precio. Al retirarse, el diputado Pablo Abdala aceptó el saludo de Sartori. “Lo saludo con respeto, pero me da mucha lástima todo lo que está haciendo, porque está comprometiendo la suerte del Partido”, le dijo el diputado de Alianza Nacional.

“Creo que le estoy sumando mucho y trabajando”, le respondió Sartori con su característica sonrisa. “No lo creo”, le replicó Abdala. “Gracias por el trabajo”, se despidió el joven empresario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)