INTERNA COLORADA

Sanguinetti sale a reunir a batllistas

Organiza un “paraguas”, pero hay sectores del Partido Colorado donde la idea no cuaja.

El expresidente pretende nuclear en torno a su figura a los batllistas del Partido Colorado; planea presentarse al Senado. Foto: Ariel  Colmegna.
El expresidente pretende nuclear en torno a su figura a los batllistas del Partido Colorado. Foto: Ariel Colmegna

Finalmente cedió a los clamores internos y bajó a la arena política: el dos veces expresidente Julio María Sanguinetti retomó la política partidaria con el objetivo de reagrupar a dirigentes y sectores batllistas, hoy dispersos dentro del Partido Colorado y fuera de él.

"Estoy en la cancha, en el debate y en los actos públicos", declaró. La idea es "tratar de alentar un movimiento que genéricamente se llama Batllistas e intentar contribuir al Partido Colorado a ser el instrumento de cambio que el país está precisando con urgencia", explicó estos días al portal Canelones Ciudad. Los temas que ya comenzó a poner en su agenda son "primero la educación, segundo la seguridad social, tercero la batalla contra las drogas y en cuarto lugar que se entienda que estamos en un mundo global donde hay que prepararse para eso y no para la desocupación como empieza a verse en el país", añadió.

Anoche sábado 26 formalizó el regreso en un acto en Las Piedras al que concurrió gente de varios departamentos. Algunos fueron por primera vez y la mayoría a verlo otra vez trepado a una tribuna política tras varios años de retiro voluntario para la reflexión y el análisis.

"Yo soy a la antigua. No pongo primero el cargo y después veo quien me apoya. Primero salimos, y después vemos hasta dónde llegamos". Esa es la forma de trabajar del exmandatario, instando a sus seguidores a trabajar, según planteara días atrás en la primera salida en Montevideo. Fue en un acto organizado por Gustavo Osta en el Barrio Sur, en el club "Enrique López", el hermano de Juan el técnico de Maracaná. Ese acto estuvo cargado de simbolismo para el expresidente porque estaban los hermanos Silva. Waldemar, el popular "Cachila", incluso le regaló un tamboril de C1080.

Por eso es que Sanguinetti le dijo a El País en una reciente entrevista que quizás encabece una columna batllista al Senado. Seguramente lo haga, opinan sus más cercanos allegados, porque sabe que tiene que "tirar del carro" para fortalecer la columna batllista y a la vez aportar para que el Partido Nacional llegue con posibilidades a la segunda vuelta electoral de 2019. Sanguinetti quiere "una bancada batllista fuerte", según ha transmitido.

Paraguas.

El Foro Batllista —que Sanguinetti fundara en 1989— es hoy "una etapa superada", confiaron a El País allegados al dirigente. Lo que se pretende hacer es "un paraguas batllista", con Sanguinetti coordinando y liderando.

Pero no todos los sectores batllistas aplauden la vuelta de Sanguinetti. Uruguay Batllista, ex Proba, de los senadores José Amorín y Germán Coutinho, no está con ese proyecto. Batllistas Orejanos, del diputado Fernando Amado tampoco. Amorín y Coutinho terminan de recorrer el país en su gira denominada "19 capitales". Y tienen buenos números en la zona del litoral hasta Río Negro. Coutinho fue intendente de Salto y es amplia mayoría en el departamento. En Artigas el exdiputado e intendente Carlos Signorelli está con ellos. En Paysandú tienen a dirigentes conocidos como el exdiputado Ricardo Molinelli. En Colonia está Martín Pérez, en Maldonado Eduardo Elinger, en Florida Juan Justo Amaro y su padre, el caudillo colorado local, y también están fuertes en Durazno.

Más al sur, Sanguinetti tiene el apoyo de Tabaré Hackenbruch, hijo del intendente homónimo, un viejo aliado del expresidente, y en el noreste está segura la presencia de Gustavo Silveira (Cerro Largo), alejado de Proba. Además, los informantes indicaron que están hablando con los diputados Germán Cardoso, que es la mayoría colorada en Maldonado, y Walter Verri, de Paysandú, ambos procedentes del desflecado sector Vamos Uruguay de Pedro Bordaberry.

En el "paraguas batllista" que Sanguinetti busca formar estará el Espacio Abierto de los diputados Tabaré Viera y Conrado Rodríguez. El sector fue el primero en lanzarse a recorrer el país y estableció bases en casi todos los departamentos, siendo Rivera su fuerte, donde tiene al único intendente colorado que es Marne Osorio.

Semanas atrás, a instancias de Viera varios dirigentes colorados fueron a la casa de Sanguinetti y le pidieron "el último esfuerzo". Y ahí se manifestó "dispuesto a dar una mano".

Todos los sectores colorados aspiran a que haya una interna competitiva porque esa es la idea de reforzar al partido. Y además, si es competitiva, el vencedor se sentirá fortalecido.

Detrás de Ernesto Talvi está el secretario general partidario Adrián Peña y algunos otros dirigentes de Montevideo como el diputado Ope Pasquet. Gente de Maldonado, Paysandú, Canelones y Soriano también están impulsando a Talvi.

Quienes están cerca de él ven a Sanguinetti muy entusiasmado, activo y "como en sus mejores épocas". En la interna pasada los colorados obtuvieron unos 140.000 votos. Pero algunos dirigentes temen que en esta ocasión sean menos y que la gente se vuelque a incidir en otra interna más competitiva como la del Partido Nacional.

La incógnita es Ernesto Talvi

La gran incógnita por ahora tiene nombre: Ernesto Talvi. ¿Competirá? ¿Formará un grupo? ¿Tendrá respaldo? ¿Es una persona que le pueda llegar al votante común, que lo entusiasme, que lo vote en definitiva? ¿Si se presenta no tratará de "pescar votos" en la misma pecera que Luis Lacalle Pou? Todas son preguntas que se hacen los colorados en estos meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)