POLÍTICA

Sanguinetti recuerda pedido de desafuero a Nin Novoa

El expresidente se refirió al pedido del senador Guido Manini Ríos de que se apruebe su desafuero para presentarse ente la Justicia. Corresponsabiliza a Vázquez y Toma por episodios de Gavazzo.

Julio María Sanguinetti. Foto: Fernando Ponzetto
Julio María Sanguinetti. Foto: Fernando Ponzetto

En una columna en el semanario digital “Correo de los viernes” el expresidente Julio María Sanguinetti se refirió al pedido del senador Guido Manini Ríos de que se apruebe su desafuero para presentarse ente la Justicia, corresponsabilizando del hecho que generó la solicitud -no informar a la Justicia la confesión de José Gavazzo de que había hecho desaparecer en aguas del río Negro el cadáver de un detenido en 1972- al expresidente Tabaré Vázquez y al exsecretario de Presidencia, Miguel Ángel Toma, y recordándole al Frente Amplio que en su momento el Partido Colorado no votó un desafuero al entonces vicepresidente, Rodolfo Nin Novoa.

En el artículo Sanguinetti no toma posición sobre el fondo del asunto, pero hace una serie de consideraciones respecto a varios aspectos que deberían ser tenidos en cuenta al momento de que los senadores lo hagan.

Fueros.

El expresidente comienza su columna recordando el origen de los fueros y subrayando que el fuero “no es un privilegio personal del legislador, sino una protección institucional de la Cámara de que se trate. Ella es la dueña del fuero. La que decidirá si expone a un juicio a uno de sus miembros”.

Incluso sostiene que “no pasa de ser una definición personal carente de todo valor para la institución” el hecho de que el propio Manini haya solicitado ser desaforado.

Así, Sanguinetti sostiene que “por tales razones, hay que estar, con seriedad, a los hechos. El Senado tendrá que examinar el expediente judicial y toda la tramitación adentro del Poder Ejecutivo. Tiene el Partido Colorado credenciales de actuar siempre de ese modo y el Frente Amplio recordará que cuando la Justicia pidió el procesamiento del entonces Vicepresidente Nin Novoa, se votó en contra. Había omitido -y se probó- declarar un bien en su patrimonio; sin embargo, se entendió que no había allí una intención delictiva y que su error no era suficientemente grave como para ameritar el desafuero. Esto ocurrió el 2 de agosto de 2011”.

Además, agrega que “de confirmarse el relato que se ha hecho público, es evidente que si el general Manini tuvo responsabilidades, mucho más las tuvieron el Secretario de la Presidencia y el propio Presidente de la República. En todo caso, la “demora” de Manini no era más que eso, una demora, no consumó un ocultamiento, y no tenía ninguna consecuencia porque Gavazzo estaba preso. Y llama la atención que se concentre en él toda la responsabilidad cuando la consumación del ocultamiento estuvo en el Poder Ejecutivo. Todo depende de una calificación racional de los hechos y juzgar si hubo o no una intención delictiva. Razón por la cual, en lo personal, no adelanto una posición definitiva, porque creo que son relevantes esos pasos a dar y no se puede hablar de antemano”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados