ELECCIONES 2019

Sanguinetti reconoce que tiene una misión “histórica” para ganar

Se define como un “viejo político”, pero dice que no es un “político viejo”.

Sanguinetti compartió estrado en Maldonado con el diputado Germán Cardoso. Foto: R. Figueredo
Sanguinetti compartió estrado en Maldonado con el diputado Germán Cardoso. Foto: R. Figueredo

Entre los colorados lo conocen como “el gran capitán de las tormentas”. Los del sector Batllistas le cantan “¡presidente!” en cuanto lo ven. El magnetismo sobrevive al tiempo. Y en un más que probable escenario de balotaje, Julio María Sanguinetti sabe que tendrá la “tarea histórica” de darle apoyo al Partido Nacional para un “cambio necesario” al gobierno del Frente Amplio, que “está agotado” y “ha despilfarrado” la bonanza económica que recibió en 2005, año con una tasa de crecimiento de 5% del PIB luego de la crisis de 2002.

Este fin de semana Sanguinetti hizo una vasta recorrida por Maldonado y por Canelones, con caravanas y actos incluidos. En tierras fernandinas el anfitrión fue Germán Cardoso hoy diputado, pero que será promovido a candidato al Senado, quien pidió “construir un gobierno que le devuelva a la sociedad los valores que su- po tener en un pasado no tan lejano que todos queremos recuperar”.

Y recordó cómo llegó Sanguinetti a ponerse de nuevo el traje de precandidato tras haber sido dos veces presidente: “Cuando parecía que se perdía la esperanza, fuimos con un grupo de dirigentes y compañeros a pedirle a este gran uruguayo que condujera este movimiento”.

El acto en la sede de las listas de Cardoso en Sanabria y 18 de Julio, en Maldonado, estuvo repleto. Se juntaron varias agrupaciones con dirigentes como Aníbal Marzano, Jorge Schusmann, entre otros, hasta el diputado por Rivera Tabaré Viera, un poco el precursor del renacer de Batllistas.

Sanguinetti no podía hablar con continuidad dado que fue interrumpido decenas de veces. “Nadie puede dudar hoy que el cambio (de gobierno) depende del Partido Colorado. El Partido Nacional tiene una fuerza incuestionable, pero está claro que nadie tiene la posibilidad en solitario de cambiar. Por eso vamos a decidir en paz. Estamos prontos para eso”, reflexionó.

Actos finales. 

Mostró su vitalidad al afirmar que “todas las campañas las terminé en Rivera o en Artigas. Y esta vez vamos a estar en Rivera y en Artigas”.
“Les mentiría si les dijera que me siento fatigado. Al revés, todo este transcurrir, estos meses, me han dado la alegría, el entusiasmo, la fuerza de sentir al partido resurgir. La idea batllista de libertad y justicia social vuelve a vibrar en este país de desvalores como los que estamos viviendo”, afirmó. Y agregó que cuando volvió a la política activa supo que “de nuevo íbamos a tener una tarea histórica”. Otros oradores destacaron que le cupo ese rol cuando luego de la dictadura acuño el espíritu del “cambio en paz” y que ahora el país está en una situación prácticamente similar.

“Esa fue una salida fuerte, limpia, vigorosa, mientras Argentina se caía y acá el Fondo Monetario nos pedía que declaráramos el default. Argentina no ha podido salir aún porque perdió la confianza internacional. El año 2002 representó una situación de responsabilidad del Partido Colorado en el gobierno. Ahí se salvó el crédito del país para siempre, y eso es lo que le permitió a este Frente Amplio llegar y beneficiarse de una expansión y bonanza de precios, y que ellos, en vez de usar, despilfarraron”, analizó.

Recordó así que uno de sus principales asesores económicos, el exdirector de la OPP Ariel Davrieux, dijo que el Frente Amplio aumentó la deuda externa del país en sus quince años de gobierno más que en toda la historia del Uruguay.

Culpó al oficialismo de “no decirle al país la realidad con la deuda, de no decirle que estamos hipotecados”.

Una de las líneas de acuerdo con el resto de la oposición, si ganan, es llevar adelante las reformas legislativas para “defender” a la Policía, y que “la Justicia realmente funcione”. Elogió las medidas que tomó en Buenos Aires la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. “No somos tan distintos y si ellos pudieron ¿por qué nosotros no?. Lo que se necesita es determinación, espíritu de lucha, legalidad, una Policía protegida, de pie, con ánimo de combate”, adelantó.

También el precandidato batllista afirmó en el acto de Cardoso que un país que retrocede en educación y en seguridad “es un país en decadencia social. Eso es la expresión de una sociedad que se ha ido fracturando progresivamente”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados