CAMPAÑA

Sanguinetti piensa en el balotaje para “cambiar”

El dirigente dice que hay que mirar más allá de las internas.

El expresidente volvió al ruedo para pelear la interna en la que es amplio favorito. Foto: @lista152000
El expresidente volvió al ruedo para pelear la interna en la que es amplio favorito. Foto: @lista152000

Tiene claro que el “gran partido” real se jugará el 24 de noviembre. Ese último domingo del mes es clave para Julio María Sanguinetti. Es que el precandidato colorado, favorito a ganar la interna, aseguró que su mirada electoral está puesta a largo plazo porque en la instancia de balotaje es donde el país se jugará el destino. Él enfatizó que está trabajando intensamente para que se dé un cambio y el Frente Amplio salga del poder por la vía democrática para que Uruguay logre avanzar.

El dos veces presidente (1985-1990 y 1995-2000) confía en que los partidos de la oposición accedan a un acuerdo para armar una coalición para esa instancia. De hecho él fue el impulsor de una reunión sobre fines del año pasado con los dos principales líderes blancos: Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga.

Ayer disertó en un desayuno de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) dijo que la disyuntiva será entre dos visiones de país claras. Por eso volvió a repetir una frase que a su entender grafica los posicionamientos de los partidos políticos.

Dijo que de un lado estarán los que defienden el gobierno de Maduro, por el Frente Amplio. “De este lado vamos a estar los que creemos que en Venezuela hay una dictadura”, remarcó logrando la aprobación de empresarios y dirigentes políticos que asistieron a su presentación.

“Más allá de la interna, estamos pensando en el balotaje, en la definición. Estamos pensando en el cambio. Estamos trabajando para eso y pensando en el balotaje”, destacó generando una ovación del público.

Sanguinetti se medirá en la interna colorada con Ernesto Talvi, José Amorín Batlle, Edgardo Martínez Zimarioff, José Etchegaray Avallone, y Aníbal Gloodofsky. Las chances del expresidente de ganar esa contienda son muy altas, según todas las encuestas de opinión pública presentadas en los últimos días.

Para Equipos Consultores, Sanguinetti tiene una intención de voto del 70% y la tendencia es a crecer. Su inmediato competidor es Talvi con 19% de intención de voto.

“Para Uruguay la política exterior fue un tema fundamental y lo es y lo sigue siendo y lo seguirá siendo. Desgraciadamente los últimos años hemos tenido una política exterior signada por presuntas amistades. Somos amigos de Venezuela, de Bolivia, de lo que era en su momento la Argentina kirchnerista, pese a que nos devolvía agresiones sobre el conjunto de nuestra propia vida. Y eso es grave. Y todos los días lo estamos viendo”, dijo el líder colorado.

El exmandatario -que durante su segundo gobierno impulsó una reforma de la seguridad social- remarcó que la futura administración deberá impulsar necesariamente una nueva reforma porque el sistema está en situación crítica.

“La seguridad social es un capítulo fundamental de nuestro Estado. En el año 95, cuando estaba en crisis el sistema, e iba a una irremediable crisis que arrastraba a su vez a todo el Estado, se hizo una reforma. Una reforma que modernizó el BPS, creó las AFAP, etc. Fue un debate fuerte, ideológico. Hoy, de nuevo, como en el mito de Sísifo, tenemos que reformar la seguridad social para volver a reequi-librarla”, explicó el precandidato.

En su visión de gobierno está la necesidad de modificar la edad de retiro. “Hoy tenemos miles y miles de jubilados que cobran jubilaciones de miseria comparado con lo que cuesta vivir en nuestro país”, explicó remarcando que es el “gran desafío” para el futuro inmediato.

Para él, la contienda ideológica también aparece en los asuntos educativos. Y en ese sentido puso como ejemplo que en los textos de la educación pública se continúa enseñando que los tupamaros pelearon contra la dictadura militar.

“Se está distorsionando la historia. El que no sabe de dónde viene tampoco va a saber a dónde va. No están en juego solo los temas institucionales, están en juego también los temas llamémosle, más que ideológicos, de principios constitutivos”, explicó.

Sanguinetti sostuvo que desde que gobierna el Frente Amplio (2005) “todo ha sido mirada hacia abajo”, sin premiar al que se esfuerza, sino “todo lo contrario”, opinó. “Es remanente de ese pensamiento socialista, no de igualar hacia arriba”, agregó el exmandatario.

Mides: un “pequeño monstruo” del FA

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) fue creado en el 2005 luego de la asunción de Tabaré Vázquez como presidente. Las políticas llevadas adelante por este nuevo organismo, desde entonces, han sido cuestionadas por los dirigentes de la oposición. Para Sanguinetti se trata de “un pequeño monstruo” que se creó, y que es difícil de controlar. “Hemos construido un pequeño monstruo, el Mides, que va a ser muy difícil revisar y mirar. Y cuya vida interna es así: misteriosa. Pero sus resultados están a la vista, porque esta bella ciudad sabemos más que nunca que tiene gente viviendo en la calle. Nos muestra una herida social y deprimir el paisaje de la hermosa capital”, dijo el colorado.

El precandidato colorado remarcó que los resultados de las políticas sociales del Frente Amplio están a la vista cuando se recorre Montevideo. “Ni siquiera hemos logrado sacar a la gente de la calle”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados