ALTERNATIVA

Sanguinetti: "Aportaré para un gobierno de coalición"

El expresidente Julio María Sanguinetti volvió a descartar su candidatura.

Confianza. Sanguinetti se mostró con ganas de liderar el sector. Foto: archivo El País.
Julio María Sanguinetti. Foto: archivo El País.

El expresidente Julio María Sanguinetti afirmó que está "peleando para un gobierno de coalición. Quiero aportar a un gobierno de coalición", descartando una vez más que se proponga ser candidato presidencial por el sector colorado Batllistas, que encabeza.

Sanguinetti reiteró que la idea que impulsó su reunión con los líderes blancos Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga fue que "antes de la elección se intentara un acuerdo en cuatro o cinco puntos básicos, fundamentales, para que el país tuviera enfrente una alternativa". "La oposición no debe ser oposición por oposición misma, si no pretendemos construir la idea de un nuevo gobierno de coalición", dijo el exmandatario cuando fue entrevistado ayer en radio Sarandí.

"Nadie tiene hoy el 50%, ni los blancos ni nosotros ni nadie", pronosticó. "Tiene que haber un gobierno de coalición y le estamos proponiendo una alternativa al Frente Amplio", agregó.

Sanguinetti volvió a descartar su candidatura. "Estoy dispuesto a ir al Parlamento en una lista. Pero todo es sacrificio. A los 83 años no se puede afrontar una campaña electoral e intentar ser presidente", reconoció.

"Uno no puede hacer el ridículo. Fui dos veces presidente con convicción, creyendo que tenía cosas para hacer y que podía ganar. Ahora serlo en otras condiciones, no. Yo estoy peleando para un gobierno de coalición. Quiero aportar a un gobierno de coalición aportando una lista del partido", sostuvo.

"Hizo mal en irse".

A su vez, Sanguinetti dijo que el senador colorado Pedro Bordaberry, quien anunció que dejará la política activa cuando termine la actual Legislatura en 2020, "lo mal que hizo es irse", que "se tenía que haber quedado porque es un gran parlamentario", y que "está entre los dos o tres mejores parlamentarios. Lo reconoce todo el mundo. Fue un muy buen candidato. Desgraciadamente —y eso no habla bien de la sociedad— sobrevino el prejuicio, el hecho de que es hijo del padre. En Argentina le llaman la portación de apellido".

"No es justo que la sociedad castigue a alguien por los pecados de su padre", insistió. "Lamento que se haya ido. Cuando él llegó agarró al partido al fin de la Presidencia de Jorge Batlle y de la crisis, cuando llegamos al pozo", añadió el exmandatario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)