EFECTOS DE LA PANDEMIA

Salud y economía en el foco de las preocupaciones de Lacalle

El presidente uruguayo hizo hincapié en que su gobierno ya está enfocado en levantar la economía, que fue frenada por la pandemia del coronavirus.

El presidente de la República, Lacalle Pou, encabezó el homenaje con acto doble: primero en Plaza Independencia acompañado de sus ministros. Foto: Leonardo Mainé
El presidente de la República, Lacalle Pou, encabezó el homenaje con acto doble: primero en Plaza Independencia acompañado de sus ministros. Foto: Leonardo Mainé

En el primer gobierno del Frente Amplio, en el 2007, Tabaré Vázquez definió que el 19 de junio sería el día del: “Nunca más”. La fecha del natalicio de José Artigas, del “Día del Abuelo, el exmandatario la había programado como un día para comprometerse en que en Uruguay “nunca más haya terrorismo de Estado”, y convertirse -también- en una fecha de reconciliación ciudadana.

Ese 19 de junio de 2007 José Mujica se retiró de la Plaza Independencia bromeando con el estado del tiempo: “Nunca más vengo a chupar este frío” dijo aquel día. Ayer a la mañana el mismo frío intenso se vivía en la Plaza Independencia frente a la Casa de Gobierno.

Pero eso no fue impedimento para que el primer presidente blanco después de 30 años dedicara toda su mañana a homenajear al prócer José Gervasio Artigas al conmemorarse el 256 aniversario de su natalicio. Luis Lacalle Pou ha decidió respetar la tradición y festejar cada una de las fechas patrias, independientemente del tiempo o las circunstancias como está ocurriendo en Uruguay con la emergencia sanitaria por coronavirus.

Lo hizo el 19 de abril, cuando viajó solo a la playa de la Agraciada, sin anuncio previo, para poner una ofrenda floral por el desembarco de los Treinta y Tres Orientales, y unas semanas atrás visitando Las Piedras el 18 de mayo para conmemorar la batalla que se realizó allí en 1811.

“Desde hace mucho tiempo sostenemos que los feriados son días de recordación, de reafirmación de lo que somos, de nuestra nación. (Una celebración) bastante sui generis, pero los ministros de Estado y la vice, vinimos a ponerle una ofrenda al jefe de los orientales. Cumpliendo con las tradiciones, que son muy importantes y en este caso nos une a todos”, dijo el presidente Lacalle luego de colocar la ofrenda a los pies del monumento a Artigas.

Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé.
Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé.

El jefe de Estado programó dos actos. El primero en el mausoleo de Artigas, y luego viajó a Canelones, frente a la casa donde nació el prócer en Sauce. Dedicó varios minutos para cada una de las fotos que le pidieron, bromeó con sus ministros, atendió pedidos de una pareja que necesitaba ayuda del Ministerio de Desarrollo Social, y sorteó a una mujer que se acercó para increparlo con una historia personal para nada clara.

Jugó al “piedra, papel o tijera” con un niño, recibió regalos, cartas con pedidos, y hasta un bordado de una señora que se lo obsequió para decorar su oficina. En medio de los actos dedicó unos minutos a los medios de comunicación para responder preguntas.

Lacalle hizo hincapié en que su gobierno ya está enfocado en levantar la economía, que fue frenada por la pandemia del coronavirus. “Se habrán dado cuenta que la ofrenda floral, que no la llevé yo, la llevó el ministro de Salud (Daniel Salinas) y la ministra de Economía (Azucena Arbeleche). Allí están los dos focos y los dos centros, con distintos equilibrios y pesos según el momento. El tema de la salud ha sido muy importante, vital para nuestro trabajo y el tema de la economía es el motor que ahora tenemos que encender fuertemente con estímulos”, dijo el presidente en la Plaza Independencia.

De todas formas el mandatario aprovechó para recordar que si bien la pandemia del coronavirus complicó en magnitud la economía uruguaya, el punto de partida de su gobierno no era bueno.

“Antes de la pandemia estábamos mal. Estábamos con un desempleo creciente, con déficit, con una caída de las inversiones. La pandemia fue un golpe, no digo de knock-out, pero un golpe muy duro. Por lo cual ahora tenemos que recuperar lo que dejó la pandemia, pero recuperar también lo del pasado gobierno. No nos alcanza a los uruguayos con estar prepandemia si decíamos que estábamos mal”, expresó.

En el acto de la Plaza Independencia solo se hicieron presentes autoridades de gobierno y la vicepresidenta Beatriz Argimón. No hubo ningún representante del Poder Judicial, diplomáticos, ni del Frente Amplio u otro partido político de la oposición. Sí asistieron al acto en Sauce dirigentes canarios del Frente Amplio como Yamandú Orsi, y Horacio Yanes. A esa ceremonia asistieron también dirigentes de Cabildo Abierto, liderados por Guido Manini Ríos.

El presidente remarcó la necesidad de generar empleo para levantar a los caídos por la pandemia “Queremos que esa razón de libertad sea una libertad de poder desarrollarse, de poder llevar adelante su vida, de poder invertir, de poder ganar dinero y así crecer en población, consumo y tener más inversiones”, indicó. En ese sentido, también insistió en la idea de “ser atractivos para el resto del mundo”.

En Sauce, Lacalle Pou se encontró con una tropilla cuyos jinetes viajaron en representación del habitual desfile. Foto: Leonardo Mainé
En Sauce, Lacalle Pou se encontró con una tropilla cuyos jinetes viajaron en representación del habitual desfile. Foto: Leonardo Mainé

La nacionalidad de Artigas: ¿era uruguayo o argentino?

En Sauce, Canelones, el origen del prócer uruguayo entró en la discusión. El presidente fue consultado sobre una polémica que puso nuevamente en la mesa el periodista argentino Alejandro Fantino: ¿Artigas era uruguayo o argentino? “Oriental, siempre oriental”, fue la respuesta del mandatario y agregó: “A ver, y en término jocoso, podemos dar la batalla por el tango, por el dulce de leche, por el asado, por Gardel, pero Artigas no amerita ninguna discusión”, expresó. El debate se inició luego de que Fantino indicara en una entrevista con el historiador Pacho O’Donnell sobre el prócer José Gervasio Artigas: “Para muchos Artigas es uruguayo, pero es nuestro”, dijo.

No es la primera vez que la nacionalidad de Artigas es centro de polémica. En 2013, la presidente argentina Cristina Fernández también arengó en un discurso: “Artigas quiso ser argentino y no lo dejamos, carajo”. La frase despertó todo tipo de debate de los dos lados del Río de la Plata.

El mandatario viajó a Sauce, junto con la vicepresidenta Beatriz Argimón y varios integrantes del gobierno, en conmemoración del natalicio de Artigas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados