NUEVO DEBATE

Saldada la polémica sobre Colonización, un beneficio a empresas de cable divide a la coalición

Blancos lo descartaron en comisión y, en consecuencia, Cabildo Abierto no votó otro artículo; cabildantes aún aspiran a lograr su objetivo cuando se discuta en plenario.

Guido Manini Ríos y Guillermo Domenech conversan en el Parlamento. Foto: Leonardo Mainé
Guido Manini Ríos y Guillermo Domenech conversan en el Parlamento. Foto: Leonardo Mainé

Superada la discusión por los recursos para formar un fideicomiso para viviendas -en lo que no hubo acuerdo sino hasta último momento-, en la coalición de gobierno se introdujo otro debate que vuelve a tener a Cabildo Abierto de un lado y al resto de los socios del oficialismo del otro.

El marco de esta discusión -que no es nueva pero vuelve a activarse- es otra vez el proyecto de Rendición de Cuentas, cuyo articulado terminó de votarse en la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda del Senado ayer al mediodía. Pero pese al ambiente de distensión de fondo por haber acordado entre todos la fórmula financiera para sustentar el comienzo de la erradicación de los asentamientos, surgió un último desencuentro durante la sesión parlamentaria.

Los senadores cabildantes insistieron con algo que ya habían planteado semanas atrás sin resultados: que se votara un artículo por el cual se habilita a las empresas de cable del interior a también brindar servicios de internet, algo que la legislación vigente no permite, y que a su vez es exigido por la Cámara Uruguaya de Televisión para Abonados como una medida de urgencia para reforzar un sector en crisis.

Sin embargo, en el Partido Colorado hay reticencias en cuanto a la redacción propuesta por los liderados por Manini Ríos, y en el Partido Nacional persiste la postura de que no se trata de una norma presupuestal, y que por tanto es una disposición que debería discutirse en el proyecto de la nueva ley de medios que se trata en la Cámara de Diputados.

Ya el senador nacionalista Gustavo Penadés había adelantado el miércoles en rueda de prensa que estaba “casi descartado” que este tema fuera incluido en la Rendición, y que estimaba que sería “analizado” en la comisión de Industria, Energía y Minería de la cámara de representantes.

El planteo de los cabildantes -que proponen habilitar a los cableoperadores del interior pero excluir del beneficio a grandes empresas como Direct TV- finalmente no fue incluido entre los más de 300 artículos votados en comisión del Senado. En Cabildo Abierto, no obstante, todavía aspiran a seguir la discusión cuando la Rendición empiece a votarse en el plenario del Senado la semana que viene. Y es una cuestión que, por otra parte -al menos en lo que refiere al fondo del asunto-, recibió a fines de agosto el beneplácito del presidente Luis Lacalle Pou, que calificó de “bastante justo” el reclamo de los cableoperadores de poder abrir su abanico de ofertas.

Control remoto
Persona usando un control remoto. Foto: Archivo

Moneda de cambio.

Ante la negativa del resto de los socios de siquiera discutir formalmente la posibilidad de introducir el tema en la Rendición de Cuentas, los cabildantes decidieron no votar otro artículo del proyecto, lo cual dejó a la coalición sin mayorías y ese tema también quedó por el camino.

La disposición que no acompañaron fue el artículo 162, que en la redacción aprobada en Diputados planteaba la creación de un Fondo Universal de Telecomunicaciones, “con el fin de garantizar la financiación del acceso universal a servicios de voz y de transmisión de datos e Internet en todo el territorio nacional”.

La decisión, queda claro, no fue por discrepar con el contenido: fue política. “Como no les votamos el artículo de los cableoperadores, no nos votaron este otro”, dijo en síntesis a El País el senador blanco Jorge Gandini.

Del otro lado, el senador cabildante Guillermo Domenech se expresó en forma muy similar. “Como no querían votarnos lo de los cableoperadores del interior porque querían que esto fuera a la ley de medios, nosotros planteamos que también se tratara allí este fondo de telecomunicaciones”, explicó.

Por otro lado, desde el Partido Nacional se planteó el compromiso de que el tratamiento de la nueva ley de medios se agilice y sea votada “antes de fin de año”, indicaron a El País fuentes nacionalistas.

Colorados quieren habilitar a más empresas

En el Partido Colorado ven con buenos ojos en términos generales la propuesta de Cabildo -tanto si eventualmente se incluye en la Rendición o se aborda en la ley de medios- pero no comparten que la habilitación a dar servicio de banda ancha y acceso a internet sea exclusiva para las empresas de cable del interior. Y los reparos están en las dos alas del partido.

“Si vamos a habilitar que se pueda dar internet, no veo por qué hacerlo solo para los del interior y no para todas las compañías del país”, dijo en este sentido Raúl Batlle, senador de Batllistas, que agregó: “Estoy afín de liberalizar todo lo que se pueda, pero hay que dar el marco que corresponda, no liberalizar solo para algunos”. El hijo del fallecido expresidente colorado dijo además que se inclinaría a que, por la complejidad que hay detrás del asunto, este tema sea abordado en el proyecto específico que se discute en la Cámara de Diputados.

“Estaría bueno que esto quedara para una discusión mucho más amplia, que es la que se da en la ley de medios”, afirmó.

Pablo Lanz, de Ciudadanos, manifestó estar en la misma línea.

“Acompañaríamos el apoyo a las empresas de cable del interior, pero con modificaciones, porque entendemos que la habilitación debería incorporar a los prestadores de servicios de contenidos audiovisuales de televisión para abonados”, dijo y subrayó: “Que no sea solo para cableoperadores”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados