TRANSPORTE MARÍTIMO

"Rumbo al iceberg": la alerta de un experto argentino por la hidrovía

Darío González Mardjetko concluye que la hidróvía “es la puerta al mundo” de Argentina y que “está por derrumbarse”.

Por la hidrovía circula gran parte del comercio exterior de la argentina. Foto: La Nación (GDA)
Por la hidrovía circula gran parte del comercio exterior de la argentina. Foto: La Nación (GDA)

El presidente Luis Lacalle Pou se reunió en los últimos 100 días con los presidentes de Argentina, Brasil y Paraguay, y habló con los tres sobre la necesidad de flexibilizar el Mercosur y de potenciar las hidrovías. Mientras, jerarcas uruguayos comparten un análisis de Darío González Mardjetko, exasesor del Ministerio de Transporte del gobierno de Mauricio Macri, quien alerta que “dentro de dos meses, y después de 25 años, termina la concesión del canal por el que pasa el 70% de las exportaciones argentinas”, y no es optimista sobre lo que pasará de aquí en más. “No hay manera de que salga bien”, dice, debido a que no dan los tiempos para hacer un nuevo llamado a licitación.

La advertencia de González Mardjetko, exjefe de la Unidad de Proyectos Especiales Hidrovía Federal, en la Administración General de Puertos, fue publicada el 14 de febrero en el portal Seúl, una revista digital de análisis y opinión, y replicada por La Nación, entre otros medios.

El 30 de abril se termina el contrato de Hidrovía SA, que ganó la concesión hace 25 años. “Tres gobiernos peronistas le triplicaron a Hidrovía SA el peaje y le más que duplicaron la extensión del contrato, sin nuevas licitaciones ni compulsas de ningún tipo. Hidrovía SA factura más de US$ 190 millones por año y tiene un margen de rentabilidad muy superior al promedio de la industria. Hoy el peaje es de los más caros del mundo”, dice González Mardjetko en la columna titulada “Hidrovía, rumbo al iceberg”.

El experto asegura que “en cuanto a la infraestructura, salvo por una profundización a 34 pies, el canal conserva el mismo diseño desde 1995, pero los buques son cada vez más grandes”, por lo que “por cada 10 horas que pasa un buque en la Hidrovía, en promedio 4 horas son demoras”. E informa que cada hora de demora cuesta entre US$ 10.000 y US$ 25.000 y circulan alrededor de 5.000 buques por año.

El presidente argentino, Alberto Fernández, anunció que se abrirá una licitación para la gestión de la hidrovía, pero González Mardjetko considera que “es materialmente imposible incluso que existan ofertas, o tan siquiera un pliego”, puesto que “el tiempo no alcanza ni para preparar los documentos para una licitación de lapiceras”, por lo que intuye que Hidrovía SA ganará otra vez la licitación. González Mardjetko concluye que la hidróvía “es la puerta al mundo” de Argentina y que “está por derrumbarse”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados