UN PROYECTO TRUNCO

La regasificadora a la Justicia a pesar del FA

Tras dos años de investigación, presumen irregularidades.

El presidente de Gas Sayago no confirmó cuándo se retomará la construcción.
Lo poco que se construyó quedó como activo para el país. Foto: archivo El País.

Concluirá hoy el trabajo de la comisión investigadora de Diputados sobre el frustrado proceso de construcción de la planta regasificadora en Puntas de Sayago.

Los representantes del Frente Amplio, que son mayoría en la comisión, no harán lugar al pedido del diputado nacionalista Pablo Abdala, y de los otros partidos de la oposición, de remitir a la Justicia las actuaciones de la comisión, adelantaron a El País fuentes de la izquierda.

La comisión investigadora elevará al plenario de la Cámara de Representantes dos informes. Uno en mayoría firmado por los representantes del Frente Amplio, y otro en minoría, a cargo de los representantes de la oposición. Este, según se adelantó, planteará el pase del tema a la Justicia, pero como no se impondrá sus patrocinantes llevarán el tema por su propia iniciativa a los estrados. El Frente Amplio tuvo mayoría en la investigadora con seis integrantes y la minoría se conformó por dos integrantes nacionalistas, dos colorados y uno de Unidad Popular.

Ayer por la tarde, los representantes de los partidos Nacional, Colorado, Independiente y Unidad Popular se reunieron para coordinar la presentación de los antecedentes a la Justicia, independientemente de lo que resuelva el Frente Amplio en la reunión de hoy. Los partidos afirman que ha habido una serie de irregularidades en el proceso y por eso quieren que la justicia tome cartas en el asunto.

El trabajo de la comisión investigadora planteada por el diputado Pablo Abdala comenzó en marzo de 2016, luego de que el Frente Amplio no pudiera impedirlo porque su entonces diputado Gonzalo Mujica votara a favor de la creación de la misma. La investigación se centró en la planta regasificadora y la participación de la empresa Gas Sayago en el frustrado proyecto. Gas Sayago es la empresa que se constituyó para representar al Estado uruguayo (formada por UTE y Ancap) en el proyecto de la regasificadora e impulsar el proceso de selección del concesionario para construir la obra. Esa empresa tenía como gerenta general a Marta Jara, actual presidenta de Ancap.

Otra planta.

En noviembre pasado, el gobierno anunció en la comisión investigadora del Parlamento que había firmado un contrato de negociación con la multinacional petrolera Shell para estudiar la viabilidad de un nuevo proyecto para la construcción de una planta regasificadora.

Según dijo la ministra de Industria Carolina Cosse en la comisión, la obra, en caso de concretarse, sería más pequeña que la prevista en el proyecto original. Y agregó que entre las posibles locaciones para la planta, se maneja el lugar donde se construía la anterior: Puntas de Sayago. El directorio de Ancap aprobó en octubre por cuatro votos contra uno un memorando de entendimiento con la multinacional petrolera, que establece como fecha tope para culminar las tratativas el 31 de este mes de marzo.

En función de ello, el diputado Abdala cursó un pedido de informes al Ministerio de Industria preguntando si el gobierno ha tomado decisión sobre la regasificadora nueva. Y en caso afirmativo si Shell, como contraparte, ha ratificado su intención de construir una planta regasificadora en el territorio nacional y si, por lo tanto, comunicó su decisión en el sentido de suscribir el contrato definitivo.

El legislador pregunta "en caso de haberse alcanzado un acuerdo definitivo, si el mismo se asienta en las bases establecidas en el contrato preliminar denominado memorando de entendimiento antes mencionado".

Abdala también pregunta "cuál es el monto, a la fecha, de los pagos realizados por Shell a la empresa Gas Sayago por concepto de expensas portuarias y costos operativos".

Gas Sayago ha perdido US$ 155 millones

De acuerdo con los balances de la propia empresa, las pérdidas de Gas Sayago, el consorcio estatal que construía la frustrada obra de la planta regasificadora, alcanzaban al mes de febrero los US$ 155 millones. De ese monto hay US$ 42 millones que corresponden a capitalizaciones que UTE y Ancap hicieron de la empresa.

Además hay pasivos por US$ 167 millones. Sumando capitalización más pasivo da una cantidad de US$ 209 millones, pero hay que descontarle US$ 54 millones que actualmente hay en caja. Ese dinero es parte de los US$ 100 millones que se le cobraron a GNLS cuando se rescindió el contrato para construir la obra en Puntas de Sayago.

Las pérdidas en 2016 fueron de US$ 17 millones, y en 2017, al mes de septiembre, último dato disponible, US$ 9 millones. "El costo de tener en funcionamiento Gas Sayago es de US$ 10 millones por año. El problema es que es una empresa que no tiene ingresos", sostuvo el diputado nacionalista Pablo Abdala.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º