TECNOLOGÍA

Redes sociales cambian la militancia: van menos personas a las sedes de los partidos

Hay menos presencia en espacios físicos aunque no influye en las actividades puntuales.

Quienes concurren a los locales o comité, además de escuchar al candidato buscan la foto con el candidato para sus “redes”. Foto: Fernando Ponzetto
Quienes concurren a los locales o comité, además de escuchar al candidato buscan la foto con el candidato para sus “redes”. Foto: Fernando Ponzetto

Menos personas en los comité de base, en los clubes y locales partidarios durante el año. Esa es una imagen común que se repite a nivel general si importar el color político al que pertenezca. Las causas pueden ser múltiples, pero hay una que se repite en todos los casos, los jóvenes ya no van asiduamente a las diferentes sedes para conocer de primera mano las novedades y las propuestas partidaria o escuchar a los candidatos, ahora se enteran de esto por las redes sociales.

“En los 80 el que no militaba era un tipo raro, si no estabas en algún partido político, gremio, etcétera, te miraban mal, ahora los raros son los que militan”. Así definió a la militancia en tiempos de redes sociales el diputado nacionalista Jorge Gandini que la diferenció con la militancia tradicional en que “la gente ya no necesita ir a un club para conocer al candidato, va para sacarse una foto con él y publicarla en redes sociales”.

A su entender, esto afecta la cantidad de personas en los locales “que bajó con respecto a años anteriores” y la cantidad de actividades que se generan que ahora “son más puntuales” pero no a la militancia en sí misma. “Se involucran de otra manera a través de las redes, son una buena herramienta para convocatorias y para difundir actividades como la de los jóvenes haciendo actividades en ferias. Y los actos grandes ya no existen, hoy se escucha al candidato por los medios masivos o redes sociales”, dijo.

El diputado blanco Pablo Abdala coincide en mermó la participación física, en los locales y en los actos y que son más cortos y breves, se participa desde otro lugar. “Hay jóvenes que tienen vocación política y la cantidad que milita es mayor que antes. Igual no creo que la modernidad sustituya la vieja forma de hacer política, ni que la cambian para mal. El que crea que contratando pautas en televisión y redes tiene hecha la campaña se equivoca, no se puede sustituir la recorrida, el contacto personal y la militancia voluntaria”, opinó.

“Hay un recambio de forma, de forma, pero la militancia sigue ahí”, dijo por su parte el encargado del área de comunicación del MPP, Camilo Cejas, quién aseguró que en sus “barriadas” participan los jóvenes. “Hay un tema es que las redes no pueden sustituir la realidad, lo que generan son percepción, el cara a cara no lo cambia nadie”, aclaró aunque reconoce que a nivel de comité de base se vive un “proceso de recambio en su esquema funcional”. “Hay una generación que fundó los comité que tiene una impronta de trabajo que muchas veces dificulta la tracción de los jóvenes, que no van todos los miércoles a la reunión. Pero cuando el Frente Amplio convoca o realiza una actividad que tiene un carácter masivo van”, explicó.

Para el secretario general del Partido Comunista, Juan Castillo, se trata de una “mudanza de la militancia a otros medios”. Castillo reconoce que se concurre menos a los comité porque en otros años era la forma más directa de contacto con los dirigentes y de conocer las últimas novedades y propuestas, pero ahora “eso se hace en las redes sociales porque es la forma de comunicarse, opinar, pero no se deja de militar”. Castillo aclaró que si bien a nivel general los niveles de militancia son menores, no es algo que afecte al partido comunista. “El joven comunista responde cuando lo convocamos. Tal vez no esté el resto del año, pero se multiplican a la hora de jornadas de ferias, de puertas a puerta. Es la tarea que le gusta”, dijo.

En tanto, el diputado colorado Ope Pasquet relativiza la incidencia de las redes sociales en la baja de la militancia tradicional en los partidos políticos en general. “Yo no se hasta qué punto los fenómenos están vinculados. Venimos hablando de los vaciamientos de los comité y los clubes desde fines del siglo pasado, antes incluso que surgieran las redes. Es más, las redes sociales son un espacio distinto donde se vuelcan personas a militar que no irían a los comités aunque las redes no existieran. Sin embargo, sí funcionan para dar a conocer una figura nueva como el caso de Talvi. Es más fácil difundir el mensaje, el mensaje es mayor, antes uno tenía que ir por muchos barrios para hablar por clubes con muy pocas personas, hoy un tuit exitoso consigue rápidamente al adhesión de muchas personas”, opinó, aunque aseguró que la comunicación cara a cara es más duradera, más significativa.

sin delegados en las mesas

Impacta en actividad presencial

La militancia clásica de tipo presencial en los comité de bases y en los clubes tradicionales quedó más centrada en personas de determinada edad para arriba, de mitad de los 30 en adelante, aseguró el politólogo Óscar Bottinelli, director de Factum. “Es gente que se formó en la época en que la militancia era esa, de cuando la gente se informaba yendo a un comité de lo que ocurría, de cuanto aún la televisión no era confiable o no tenía la cobertura que después adquirió. Ahora las redes sociales aparecen como una forma de militancia de comunicación de generaciones más de la era digital”, agregó.

A su entender, esta nueva forma de militar afecta directamente a temas donde es necesario la militancia física o presencial, como la distribución de listas y la cobertura de lugares en las mesas electorales. “Se está viendo un gran déficit de los grupos políticos en la distribución de listas, que hoy se está haciendo con personas pagas, antes todos se hacía con voluntarios. También la cobertura de mesas se ven agujeros de agrupaciones fuertes, no es fácil de conseguir los miles de delegados para cubrir en las mesas de elecciones”, indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados