LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

¿Queda así?

Dijo tener un título de Licenciado en Genética Humana. Dijo haberlo obtenido en la Universidad de La Habana. Dijo haber sido reconocido en su carrera con varias medallas de oro.

Luego dijo que en realidad no tenía ese título. Que había hecho un curso corto. Pero al día siguiente llamó a una conferencia de prensa y dijo que sí tenía el dichoso título. Y que lo iba a presentar.

El título nunca llegó. La senadora Lucía Topolansky, que luego le reemplazó en la vicepresidencia, dijo haberlo visto. Pero al igual que Raúl Sendic, faltó a la verdad. El título nunca existió. No lo presentó porque no había nada para presentar. No lo mandaron de Cuba, porque ni a ellos se les ocurrió como arreglar esta macana. Papelón. La Justicia determinó que no había delito. El vicepresidente le mintió en la cara a la ciudadanía y no le pasó nada.

Sendic dijo que había realizado una gran gestión en Ancap. Eso fue lo que, junto a su apellido y los votos en la interna, le transformaron en el compañero de fórmula de Tabaré Vázquez. Pero no era verdad. Durante su gestión la principal empresa estatal del país había hecho negocios que la dejaron al borde de la quiebra. Hubo que aprobar de apuro un ajuste fiscal para recapitalizar a Ancap en casi mil millones de dólares. Todo para tapar el desastre de Sendic y de quienes lo secundaron. ¿O acaso ahora resulta que dirigía la empresa solito con su alma?

También dijo después que había hecho un uso correcto de sus tarjetas corporativas en Ancap. Aparecieron los gastos efectuados. Entonces dijo que cada gasto tenía su comprobante. Que había regresado el dinero. También en eso les mintió a los contribuyentes que, con el combustible más caro del continente, le financiaron la tarjeta.

El proceder de Sendic sacudió a su partido político y al gobierno que integraba. Se transformó en el primer vicepresidente uruguayo en abandonar su cargo. Hoy es el primer exvicepresidente uruguayo para el que se ha pedido el procesamiento por abuso de funciones y peculado.

Pero Sendic no está preso. Ni va a ir preso. El fiscal que tomó su caso pidió para él y otras personas el procesamiento sin prisión. Y ahora la jueza ha exonerado al resto de los acusados por el fiscal y dejado solo a Sendic en el banquillo, aunque con la tranquilidad de que no deberá pasar ni un solo día tras las rejas y, para colmo, con la posibilidad de volver a postularse a un cargo en las elecciones de 2019.

El ciudadano de a pie, ¿siente que la Justicia ha hecho justicia? ¿Qué le pasa a un uruguayo común y corriente si hace lo que hizo este señor?

¿Qué pasó con la plata que Sendic gastó abusando de su cargo y mal utilizando sus tarjetas corporativas? ¿La va a devolver? ¿Amagará siquiera?

En los delitos que se le imputan, ¿actuó solo? ¿Todos los demás involucrados "zafaron", como dicen los muchachos?

El Frente Amplio, ¿va a tomar alguna medida? ¿Se va a expedir finalmente sobre Sendic? ¿Lo va a expulsar de sus filas, a suspender o a impedirle que sea candidato por la coalición en las próximas elecciones? ¿O va a seguir mirando para otro lado, para no perderse sus votos?

Todo este desastre, ¿va a quedar por acá?

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)