ZONA DE PESCA

Puerto chino en el oeste de Montevideo desata polémica

Vecinos y ambientalistas rechazan proyecto a instalarse en Punta Yeguas.

Un consorcio chino negocia las condiciones con el gobierno para ponerle definitivamente el sello a una inversión multimillonaria. Foto: archivo El País.
Un consorcio chino negocia las condiciones con el gobierno para ponerle definitivamente el sello a una inversión multimillonaria. Foto: archivo El País.

Los terrenos entre Punta Yeguas y Playa de los Cilindros en Santa Catalina respiran aire oriental. El consorcio chino Shandong Baoma Fishery Group está decididamente dispuesto a instalar allí un “megapuerto”, una base logística para más de 500 barcos de pesca asiáticos, y la propuesta ya genera resistencia en vecinos, ambientalistas y pescadores locales.

Si bien la empresa ya adquirió los padrones y espera ahora la habilitación de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) para utilizar los suelos, el gobierno ya le está allanando el camino a los asiáticos, por ejemplo definió -en algunos tramos- la extensión de la “zona de influencia portuaria” del puerto de Montevideo.

El proyecto que supone una inversión de más de US$ 200 millones, plantea una zona franca, un astillero de fabricación y reparación de barcos, un sitio de abastecimiento para los barcos y sus tripulaciones, una planta para el depósito, congelado y futuro procesamiento de los productos de alta mar, y una planta de producción de harina de pescado, informaron en la empresa a El País.

Rechazo

Pero los ambientalistas, vecinos, y pescadores locales que ya se oponen a la iniciativa, no piensan hacerle el partido fácil al gobierno ni al consorcio chino. El biólogo marino integrante de la ONG, “Oceanosanos”, Rodrigo García, dijo a El País que “todo esto se negoció a puertas cerradas en Uruguay XXI”. El ambientalista cuestionó la iniciativa porque entiende que “aumentará la sobrepesca que ya tienen los mares” y denunció que “la pes- ca china deja mucho que desear”. Los ambientalistas no se cansan en explicar que hay diversos estudios y encuestas que señalan que China “es el país con más pesca ilegal del planeta”.

Por su parte, el especialista en conservación marina y coordinador del proyecto “Oceanosanos”, Milko Schvartzman, señaló que se oponen a la iniciativa porque “la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada está destruyendo el medioambiente marino del Atlántico Sur”. Además, entiende que “la única razón por la que China desea instalar un megapuerto pesquero en Montevideo, es para evitar controles y para bajar aún más sus costos; la pesca que realizan es solo redituable porque su estado de bandera le subsidia el combustible y porque utiliza mano de obra esclava”. Según la información que posee la organización, en este momento hay 510 barcos pesqueros del Hemisferio Norte, de 4 nacionalidades, China, Taiwán, España y Corea del Sur, “depredando sin ningún control de ningún tipo, tirando toneladas de basura y desechos tóxicos al mar, y esclavizando a sus tripulaciones”. Según supo El País, vecinos y ambientalistas convocan a una marcha en contra de la instalación del puerto chino el 22 de marzo a las 18:30 horas desde Plaza Independencia a la Intendencia.

Quien también cuestionó el proyecto fue el director en representación del Partido Nacional en la Administración Nacional de Puertos (ANP), Juan Curbelo. “Tengo serias dudas y muchas preguntas. Estamos generando un puerto pesquero en Capurro que es una obra de US$ 100 millones, ¿y van a habilitar un puerto pesquero 5 kilómetros más al sur?”, se preguntó.

Los vecinos y pescadores de Santa Catalina también se oponen al proyecto. Por un lado, critican el posible impacto ambiental del mismo y por otro, advierten que el megaemprendimiento afectará su trabajo. El País habló con dos vecinos de Santa Catalina y un pescador de la zona y si bien todos prefirieron mantener en reserva sus nombres, El País pudo acceder a una serie de comunicados y volantes que un movimiento vecinal reparte diariamente en el barrio. En una carta titulada “No al puerto chino”, los vecinos señalan que “el sector de la población más vulnerable asume una carga desproporcionada de las consecuencias y efectos de la degradación ambiental. Para que se entienda mejor. ¿Por qué no se instala en Carrasco, en Punta Gorda?”.

Advierten que “la pesca china ha devastado sistemáticamente los mares y océanos donde ha ido a pescar” y que “no respetan los mares territoriales, aprovechando la ineficiencia y ausencias de gobiernos que no pueden o no les importa proteger la riqueza ictí-cola y el bienestar medioambiental”.

También dicen que la pesca china se caracteriza por “tratar brutalmente a sus tripulaciones, en algunos casos esclavizándolas” y que se “trastorna la pesca artesanal” y también la “industrial”.

Una reunión en China y el rol estratégico de Uruguay XXI

En 2016, en el marco de una reunión de la China-LAC en el gigante asiático, fue la primera vez que representantes del consorcio se acercaron al gobierno uruguayo. Si bien esa reunión fue crucial para que los empresarios presentaran el proyecto a Uruguay, no fue recién hasta el año pasado que definitivamente se mostró la dimensión de la inversión. En esa primera etapa fue fundamental el aporte y rol que tuvo el instituto Uruguay XXI. Su director ejecutivo, Antonio Carámbula, dijo a El País que recién el año pasado se iniciaron los trámites. Por su parte, el gerente de área de CSI Ingenieros (la consultora que trabaja para el consorcio chino), Walter Sánchez, informó a El País que las negociaciones están en curso y que si bien ya se adquirieron los terrenos, ahora solo se aguarda la “recategorización” del suelo rural de los padrones. Las relaciones entre China y Uruguay se encuentran en un muy buen momento. En enero, el presidente chino Xi-Jinping saludó al presidente Tabaré Vázquez por su cumpleaños y este devolvió el gesto con una carta. “Uruguay es la puerta de entrada para el Mercosur y to-do el Cono Sur latinoamericano”, sostuvo Váz-quez en su respuesta y agregó: “Con estabilidad macroeconómica, solidez institucional y la mejor distribución del ingreso de la región, nuestro país ofrece un marco confiable para invertir, trabajar y desarrollarse”. En 2016, junto a la entonces ministra Carolina Cosse, Vázquez viajó a China para abrir oportunidades comerciales y también diplomáticas.

La empresa ya pidió los permisos a la Intendencia

El consorcio chino Shandong Baoma Fishery Group ya pidió a la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) la recategorización del suelo de los terrenos que pretende utilizar para instalar el proyecto. Según informaron en la empresa a El País, el año pasado ya compraron los terrenos a utilizar y ahora solo esperan la autorización de la comuna capitalina. En el consorcio señalaron que la División de Planificación de la IMM ya contestó los pedidos y que ahora están en una fase de intercambio de información.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)