CON SABOR A POCO

Públicos en pie de guerra por una "vergonzosa" Rendición

Trabajadores de salud pública se aprontan para la huelga y docentes debaten medidas.

Tripartita: representantes del Poder Ejecutivo les cuentan a los sindicalistas cuál es la propuesta de aumento del gasto público. Foto: Francisco Flores.
Tripartita: representantes del Poder Ejecutivo les cuentan a los sindicalistas cuál es la propuesta de aumento del gasto público. Foto: Francisco Flores.

Separados por un pasillo de unos 30 metros y con forma de "L", los dos sectores del ámbito público que están en el ojo de la tormenta, educación y salud, "negociaron" en simultáneo. Y el resultado de esas reuniones, mantenidas en la tarde de ayer en el segundo piso del anexo del Ministerio de Trabajo, fue similar: el Poder Ejecutivo justificó que no hay dinero para aumentar aún más el gasto y los sindicatos advirtieron que se vienen días de conflicto; incluyendo una huelga en la salud.

El proyecto de Rendición de Cuentas que el Poder Ejecutivo planea enviar al Parlamento, prevé el aumento salarial para los trabajadores públicos solo para 2019; a excepción de algunos judiciales que tendrán su incremento en 2020. Los funcionarios no médicos de ASSE ni siquiera obtendrán una mejora para el próximo año. Por eso el sindicato "ya trabaja" en una huelga general (paro por tiempo indeterminado) que iniciarán en julio si no se modifica el texto de esta "vergonzosa Rendición", dijeron.

Sus pares de la educación aún no han llegado a tal extremo, pero sí aseguraron un agravamiento de las medidas y los profesores de Secundaria decidirán el domingo si cabe una huelga. Es que la propuesta del Ejecutivo "no cumple con el convenio acordado en 2015 (de alcanzar el salario mínimo de $ 36.000 en 2020), no destina recursos para la atención de inequidades salariales, no crea ni regula los cargos faltantes, y tampoco prevé cargos para las obras nuevas", criticó José Olivera, secretario general de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria.

Aquel convenio de 2015, clave para destrabar el conflicto cuando se decretó la esencialidad, preveía un aumento de los salarios de 3,5% cada año. Pero en 2020 no habrá tal incremento, porque el gobierno usará esos fondos y el crecimiento de la economía para reducir el déficit fiscal, explicó Olivera. Y remató: "Quieren bajar el déficit rompiendo con lo acordado".

Evolución del gasto público en educación

Previo a la reunión de la educación y la salud pública, hubo tripartita de todo el sector público, rama que ya anunció que evalúa un paro general para el 28 de junio. José Lorenzo López, secretario general de COFE, expresó que se está "muy lejos" de lo que los sindicatos reclamaban, pero ve una esperanza en que haya cierto margen de negociación.

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, dijo al salir de la reunión que pese a los "parámetros estrechos" el deseo del gobierno es que "funcionen los ámbitos de negociación colectiva" hasta el final.

Sin embargo, el director de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía, Christian Daude, les dio a entender a los sindicalistas que "no iba a reabrir la discusión sobre el espacio fiscal".

Educación.

Los US$ 80 millones de gasto que el gobierno anunció para la educación (US$ 64 millones para ANEP), harán que, al finalizar 2019, el gasto en la enseñanza llegue al 5,15% del PIB, estimó Daude. Cuando el Frente Amplio ganó su primera elección nacional, en 2004, el guarismo era de 3,1%.

El gobierno cumple así con el objetivo de "tender" hacia el 6% del PIB para la educación, pero no llega a la meta. Mucho menos al reclamo de los sindicatos que exigían también el 1% para investigación.

Según el ministro Murro: "Hubiera sido muy fácil llegar al 6% si el crecimiento de la economía hubiera sido negativo". El jerarca refiere a que si el PIB hubiese disminuido y el valor del gasto destinado a la educación fuera el mismo que ahora, hubiese representado más porcentaje del PIB. Aunque la evidencia demuestra que en momentos de crisis también se reduce la partida para la enseñanza y otros servicios.

Salud.

"No aguantamos más". Esas fueron las primeras palabras de Javier Acosta, dirigente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública. "Ya empezamos a trabajar para una huelga general en los 900 centros de salud pública".

Los funcionarios realizarán un paro de 24 horas el próximo miércoles, coincidente con la movilización de los médicos, mientras ajustan cómo cubrirán las guardias gremiales de la huelga general que prevén iniciar tras la entrega del proyecto del Poder Ejecutivo de Rendición de Cuentas, dijo Acosta. "No se avanzó ni en la época de bonanza, se nos acabó la paciencia".

Tres miradas de la negociación

La contrapartida
Joselo López. Foto: Archivo El País
José Lorenzo López, secretario General de COFE

"Por primera vez en mucho tiempo, sobre todo en los gobiernos progresistas, cerrará un período de gobierno sin que haya incrementos salariales para los trabajadores de salud pública (...) el 20 de junio, en la próxima reunión, traeremos una contrapartida".

ABIERTO A NEGOCIAR
Murro a Arocena:  "Me trataste de asesino y esto no te lo voy a perdonar". Foto: D. Borrelli
Ernesto Murro, ministro de Trabajo

"Estamos por suerte y por la gestión económica, desacoplados de lo que está sucediendo en Argentina y Brasil. Tenemos parámetros estrechos, pero queremos que funcionen los ámbitos de negociación colectiva que establece la Constitución".

Incumplimiento
“Hay diálogo con las autoridades, pero es  infértil. El Consejo de Secundaria no manda”. Foto: G.Pérez
José Olivera, secretario General de Fenapes

"El Poder Ejecutivo no cumple con el convenio acordado en 2015, no destina recursos para la atención de inequidades salariales, no crea ni regula los cargos faltantes, y tampoco prevé cargos para las obras nuevas (...) quiere bajar el déficit rompiendo lo acordado".

Luis Lacalle Pou: "Así no hay plata que alcance"
Lacalle Pou durante su visita a Río Negro.

DANIEL ROJAS | YOUNG

El senador Luis Lacalle Pou considera que los US$ 150 millones adicionales que prometió el ministro Danilo Astori para la Rendición de Cuentas son un grito en la oscuridad, que terminarán aumentando el déficit.

“No quiero llover sobre mojado, pero aquí no se llegó por generación espontánea, hubo una responsabilidad en el manejo de los recursos públicos durante mucho tiempo, si no no se entiende que después de 12 o 13 años de bonanza, estemos pidiendo agua por señas. Si uno no controla los recursos que invierte, así no hay plata que alcance. Es por eso que llegamos a una rendición de cuentas en que se está rascando la lata” cuestionó el senador nacionalista.

“Ahora se dice que se van a gastar US$ 150 millones más en un país con déficit que está fuertemente endeudado y por lo que dijo el ministro de Economía en su bancada, esto se va a financiar con las ganancias del Banco República y con mayor recaudación. Yo le pregunto a ustedes, ¿en Young este año va a haber mayor recaudación? Ustedes saben que no, porque hay menos actividad económica. Entonces, mi temor es que esto sea un grito en la oscuridad del ministro de Economía y esa mayor recaudación que no se va a dar, tengan que recalcularla. ¿y qué vamos a tener? Más déficit todavía. ¿y quién paga? Los uruguayos”, afirmó Lacalle Pou.

En su visita al interior de Río Negro, el legislador blanco se reunió con productores y transportistas, entre otras audiencias. Recordó que la plata durante estos años “se fue en la fiesta de Ancap, en Pluna, en la regasificadora y en tantas otras cosas que a los uruguayos le costaron más de mil millones de dólares”.

Insistió en “prestar atención y mejorar la gestión” porque dijo que el país necesita más asistencia social. “Lo trágico de todo esto es que después de 12 años de bonanza, hay mucha más gente viviendo en asentamientos. ¿En dónde se fueron los recursos durante estos años? En la fiesta del estado empresario” indicó.

Firmas. A la vista de las figuras políticas que están firmando la reforma constitucional presentada por Jorge Larrañaga, Lacalle fue consultado acerca de si no fue apresurado haber manifestado públicamente que no firmaría.

“Yo dije que no iba a firmar, pero me parece válido y entiendo que la gente está enojada y con temor. No estoy de acuerdo con el mecanismo, porque el gobierno tiene hoy herramientas suficientes, lo que pasa es que no ejerce la autoridad”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)