PARLAMENTO

Los proyectos que esperan: del matrimonio al maltrato animal

Legisladores presentan iniciativas que deben esperar a que pase la pandemia.

Cámara de Diputados. Foto: Darwin Borrelli.
Cámara de Diputados. Foto: Darwin Borrelli.

Desde que el viernes 13 de marzo el Ministerio de Salud Pública confirmó que Uruguay tenía el primer caso de COVID-19 no se habla de otro tema: en los medios, en las redes sociales, en los grupos de WhatsApp, en las videollamadas. El coronavirus llegó para hacernos parar por tiempo indefinido. Aunque el gobierno no decretó cuarentena obligatoria sí exhorta a los uruguayos que tengan la posibilidad a quedarse en sus casas y a salir lo mínimo posible. Porque, lo dicen todas las noches en cada conferencia, la distancia y el aislamiento es la única manera de prevenir que este virus se siga propagando.

Ya hay más de 300 casos de coronavirus en Uruguay y una persona fallecida. El COVID-19 se apoderó de nuestras vidas y nos cambió la rutina, algunos hábitos y algunas estructuras.

También paralizó al mundo. Aunque los países más afectados son China, Italia, España y Estados Unidos, el virus se desparramó por 199 países a una velocidad espectacular y frenó a la humanidad: hay cerca de 665.000 personas infectadas.

Mientras tanto el Parlamento uruguayo funciona con todas las medidas de prevención. Para cuando todo vuelva a la normalidad, los legisladores tienen algunos proyectos de ley esperando a ser tratados, que nada tienen que ver con el coronavirus: desde una propuesta para modificar el matrimonio religioso hasta un convenio internacional sobre remoción de restos de naufragio y otro sobre la obesidad. Son textos que fueron presentadas durante marzo pero que ahora deberán esperar en un cajón. Estos son algunos de ellos.

Matrimonio religioso

La senadora por el Partido Nacional Carmen Asiaín presentó un proyecto de ley para “despenalizar el matrimonio religioso”.

Según dijo la senadora en entrevista con radio Universal, el fin de la norma es eliminar el castigo al sacerdote que realice un matrimonio religioso sin que esté antecedido por el matrimonio civil. Según Asiaín, Uruguay “es el único país que tiene una norma penal para castigar al ministro de culto de un rito religioso”.

En concreto el proyecto propone que “quien desee celebrar la unión nupcial bendecida en régimen sacramental pueda hacerlo”.

En tanto, ingresó a la Cámara de Representantes un proyecto sobre penalización del maltrato animal, presentado por el exdiputado por el Partido Colorado, Germán Cardoso (hoy ministro de Turismo), quien siempre ha demostrado interés por los animales. De hecho, había presentado el mismo proyecto en agosto de 2019.

El proyecto se refiere a animales domésticos (perros y gatos) y animales domesticados (“los que amansados son utilizados por el hombre para el transporte o para tracción a sangre”) y plantea lo siguiente: “Comete maltrato animal, quien sin justa causa dañare o socave la salud o integridad de los animales domésticos o domesticados, causándole sufrimiento innecesario y/o la muerte (...) Este delito será castigado de tres meses a seis meses de prisión”. Además, sostiene que la violencia contra los animales “genera violencia en y contra los seres humanos”.

Transporte

El legislador colorado Guzmán Ifrán presentó un proyecto sobre los paros generales del transporte colectivo, que establece la “obligatoriedad del empleador de proporcionar transporte a sus trabajadores”.

La medida abarca tanto al sector público como privado y propone que también se deberá brindar los medios para regresar al hogar una vez terminada la jornada laboral.

La iniciativa del legislador establece, a su vez, que el empleador deberá cumplirla cuando el trabajador viva a una distancia mayor a dos kilómetros del lugar de trabajo y que, si no puede brindarle un medio de transporte, tampoco podrá sancionarlo.

ADEMÁS

Parlamento y covid-19: un funcionario dio positivo

El martes 24 se confirmó el primer caso del coronavirus COVID-19 en el Parlamento. Según supo El País, se trata de un hombre de mediana edad que trabaja en la oficina de jurídica que presta servicios tanto a la Cámara de Senadores como Diputados y desde el 13 de marzo no iba a trabajar. Desde ese día, todas las personas que compartían oficina con él están en cuarentena. Si bien desde el 12 de marzo la vicepresidenta Beatriz Argimón y autoridades de Salud Pública definieron medidas de prevención del coronavirus en el Parlamento, algunos legisladores que tienen más de 65 años y son considerados población de riesgo pidieron licencia como medida de prevención ante el avance del virus. Ese es el caso de José Mujica, Lucía Topolansky y Enrique Rubio. La semana pasada había 14 senadores en cuarentena preventiva, algunos por la edad y otros por haber tenido contacto con alguien cercano a una persona infectada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados

/***** Chat Bot ******/