DEBATE EN EL PARLAMENTO

Proyecto de ley en el Parlamento enfrenta a la industria del alcohol

Centro de Fabricantes de Licores exige también cobrar impuesto a vinos.

Bebidas. un proyecto de ley sobre consumo problemático de alcohol genera polémica en empresas. Foto: Pixabay.
Bebidas. un proyecto de ley sobre consumo problemático de alcohol genera polémica en empresas. Foto: Pixabay.

En Uruguay, según estudios realizados, una persona mayor de 15 años consume casi siete litros de alcohol por año. En algunos centros de salud, aumentó la cantidad de consultas por consumo problemático de la sustancia. Por estos motivos -entre otros-, el gobierno busca que el Parlamento apruebe cuanto antes el proyecto de ley sobre consumo problemático de alcohol.

Pero mientras los senadores que integran la Comisión de Salud que tiene a estudio el texto, debate qué norma modificar, quitar o agregar, en la industria, el debate se centra sobre las condiciones y obligaciones que deberán cumplir las empresas que elaboran e importan alcohol cuando se apruebe la normativa. Según supo El País, la comisión recibió la semana pasada a un grupo de representantes del Centro de Fabricantes de Licores que objetaron parte del proyecto de ley a estudio.

Uno de los integrantes de la asociación, Juan Ignacio Campomar, señaló a los senadores que “no es bueno discriminar” en una regulación integral de alcohol. Campomar reclamó al gobierno que todos los alcoholes -sin excepción- deberían ser gravados por los mismos impuestos. “Quiero señalar las alícuotas que manejan las tres categorías: los destilados tienen un 54 % de Impuesto Específico Interno (Imesi), la cerveza, un 22 %, y el vino, un 0”, apuntó. El empresario manifestó que sería un error “legislar para crear un parche y no para buscar un abordaje general al problema” si se le concede el pedido a una gremial del vino que pidió que se lo excluya de todo lo que regula la iniciativa así como de todos los distintos registros de expendedores, de importadores o de comercializadores.

Desde la organización que nuclea entre otras empresas a cinco multinacionales, se explicó a El País que los licores son todas aquellas bebidas espirituosas que no comprenden al vino ni a la cerveza. En Uruguay las firmas producen el 50% y la otra mitad la importan.

El proyecto, establece la prohibición de venta, expendio u ofrecimiento de bebidas alcohólicas entre las 0 y las 6 horas. Esa medida no abarca a los locales que están habilitados para consumir las bebidas adentro del establecimiento como bares y boliches. En función de la normativa ya vigente, los comercios además deberán tener cartelería con la leyenda: “Prohíbese la venta de bebidas alcohólicas entre las 24:00 horas y las 06:00 horas”. También se prohíben los concursos, torneos o espectáculos públicos que promuevan la ingesta de bebidas alcohólicas, con excepción de las modalidades de cata o degustación. Quedaría asimismo vedada la publicidad que incite al consumo de bebidas alcohólicas a los menores de 18 años. Además, establece que los envases de alcohol deberán contener un etiquetado que informe sobre el grado alcohólico de la bebida.

Registro.

Por otro lado, la normativa a estudio establece la creación de un registro obligatorio de vendedores de bebidas alcohólicas y actividades conexas. Según señaló Campomar, tras la medida “indefectiblemente se va a generar un mercado informal mayor al actual” porque requiere un aumento de los costos “no solo a las empresas comercializadoras o importadoras sino a lo largo de toda la cadena”.

Añadió que la medida producirá “falsificación de productos, lo que supone un riesgo sanitario”.

Estiman que 261.000 tienen “dependencia”.

En Uruguay se estima que al menos 260.000 personas tienen un problema de dependencia al alcohol. Según señala el texto del proyecto de ley, en base a datos epidemiológicos, en Uruguay “hay un alto porcentaje del consumo problemático de bebidas alcohólicas, como así también de un importante número de personas con dependencia a esta sustancia; los últimos datos estiman en 261.000 personas en esta situación”. A su vez, los estudios consultados por los técnicos para la redacción de texto, señalan que el consumo de alcohol “es uno de los principales factores de riesgo que más negativamente influyen en la sobrevida y la calidad de vida de los uruguayos”. El consumo por habitante es superior al promedio calificado por estándares internacionales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)