PARTIDO COLORADO

El primer Batlle que da un portazo

El bisnieto de Batlle y Ordóñez dejó el Partido Colorado porque está “vacío” de ideas.

Franzini Batlle. Foto: Marcelo Bonjour
Franzini Batlle. Foto: Marcelo Bonjour

El Partido Colorado empezó a perder gente en 1971 cuando se fundó el Frente Amplio. Hoy quedan veinte románticos". La sentencia es de José Pablo Franzini Batlle, montevideano de 50 años, pinta la realidad del Partido Colorado tal y como él la ve. Con semejante prosapia batllista dio el paso y cortó el cordón umbilical con su partido.

Es bisnieto de José Batlle y Ordóñez, con quien se siente absolutamente identificado en lo ideológico. Pero no por serlo le dio escozor irse del partido al ver que está "vacío" de ideas.

En los últimos días presentó una carta de renuncia, ante la secretaría general partidaria, informó Búsqueda, haciendo ver las razones de su decisión.

"Yo no vivo de la política. Vivo para la política, que es lo que me gusta hacer". Tiene un pequeño emprendimiento comercial de alimentos congelados que le da el sustento para su familia compuesta por su esposa —en únicas nupcias aclaró— y su hija de cinco años.

Abandonar el Partido Colorado no lo alejará de la política porque piensa seguir activo con un grupo de amigos en una especie de ágora. Franzini Batlle lleva sobre sus espaldas la carga emotiva del apellido. "Lo tenía agendado como nuevo grupo colorado pero ahora lo borré", les dije. "Lo bien que hiciste", me respondieron. Es de cuando había formado la Asamblea Batllista, sus últimos intentos por cambiar al partido.

Las ideas.

"Lo mío fue una decisión muy meditada. El partido hace quince años que está buscando a su candidato para intentar recuperarse. Cada dirigente colorado dice que buscan recuperarse, pero no buscan recuperarse en base a las ideas. Si hay que recuperarse es porque se está enfermo. Y en vez de llamar a un médico de ideas se busca llamar al primero que venga", dijo Franzini Batlle.

La siguiente pregunta surgió sola: "¿En Talvi no cree?". "Yo creo mucho en las ideas y en la ideología", respondió, sin nombrar a quien se dice que podría competir en la interna colorada. "No es que crea o no crea en Talvi. Talvi es la consecuencia lógica de un partido que se fue alejando de sus convicciones, y de la gente también", explicó.

Según él, la presencia de Talvi como precandidato, si finalmente acepta, "es la demostración más clara de cosas que no debían suceder en el partido". Pero "como todos están jugados a Talvi dicen que es un gran batllista. Es algo difícil de entender. Pero Talvi es la consecuencia, no es la causa", aseguró.

Franzini Batlle dijo que incluso en el Partido Colorado "hay dirigentes de primera línea que discuten por cargos con Talvi (...) Esos mismos dirigentes que hablaron con Talvi —como leí en El País el domingo pasado— fueron a presentarle proyectos al Frente Amplio. Es una locura", remarcó.

Tiene una forma no muy ortodoxa de ver la política. Sostiene que al Partido Colorado "no hay que cuidarlo porque es el partido de Batlle y Ordóñez y porque tiene una casa que puede ser patrimonio histórico", sino que "es una herramienta para producir cambios políticos en el país".

Y afirma que ya cuando se fundó el Frente Amplio en 1971 se nutrió de "una corriente migratoria de dirigentes colorados". Y que "de los 180 años de vida del partido hay que ver que hace 50 años ya había sangría".

El presente encuentra a Franzini Batlle trabajando en un espacio de reflexión nuevo, como lo define, "donde haya lugar para la honestidad y los análisis con sensatez".

El partido "se traicionó"

Molesto con la conducción partidaria, José Franzini Batlle, no sólo renunció, sino que escribió una carta que lleva por título "Se fue de mí": en ella sostiene que "hace ya mucho tiempo" que siente que el Partido Colorado "se traicionó a sí mismo, a su tradición, a su identidad, su razón de existir, a su gente". La renuncia es a los cargos de convencional partidario.

LA CARRERA PARA 2019

Hay varios para un solo lugar

Las últimas encuestas muestran que el Partido Colorado no logra despegar luego de la desastrosa votación de 2004. Por ejemplo, según las últimas mediciones Factum le da un 7% de preferencia, Equipos Consultores un 8% y Cifra apenas un 3% de apoyo ciudadano. Eso ha disparado el nerviosismo entre los dirigentes, algunos de los cuales ya anunciaron su proclamación como precandidatos, convencidos de que son la persona ideal para tirar del carro en 2019. Por ese camino ya han transitado José Amorín y Fernando Amado. El primero, asociado con el también senador y exintendente de Salto, Germán Coutinho, inauguraron el jueves 5 la denominada "Gira 19 Capitales" en el departamento de Paysandú. Afirman tener referentes en todas las capitales del interior. Y Amado también anunció que luchará por la candidatura colorada. Amorín se muestra como un dirigente consolidado y experiente, y Amado trata de colocarse como el candidato capaz de atraer a los jóvenes hablando de renovación y derechos. Pero habrá más. Se habla del economista Ernesto Talvi, del diputado Tabaré Viera y de su colega Germán Cardoso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)