IMM

Préstamo del BID solicitado por intendenta Cosse divide a la interna del Partido Colorado

A ocho días de plazo, “las negociaciones siguen abiertas” , aseguró el diputado Felipe Schipani.

Parlamento de Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto.
Parlamento de Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto.

Las cartas para la negociación del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) están dadas y esperan al 25 de abril -fecha límite de la firma- para dar por terminada esta partida y comenzar la siguiente.

En tanto, la interna del Partido Colorado transita a través de dos andariveles, mientras distintos sectores discuten, a contrarreloj, los requisitos necesarios para apoyar el proyecto.

Si hay un sector colorado que tiene grandes intereses en el préstamo del BID es Ciudadanos. Con el ministro de Ambiente, Adrián Peña, a la cabeza, el apoyo resultaría lógico porque destina US$ 47,4 millones a un nuevo plan de limpieza que coincide, en gran parte, con puntos claves del Plan Nacional de Gestión de Residuos (PNGR).

Dentro de esas coincidencias está la construcción de plantas procesadoras de residuos en el área metropolitana, uno de los buques insignia de la administración de Peña.

De esta forma, el Ministerio de Ambiente optimizaría recursos que, en caso de no aprobarse el préstamo, tendrían que ser solventados por el Poder Ejecutivo.

Pero también hay quienes, desde la coalición, ven la aprobación del préstamo como un trampolín para la gestión de la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, que con más de US$ 70 millones, conseguiría completar proyectos de gran rédito político.

Respecto al punto anterior, una fuente del sector colorado Ciudadanos dijo El País días atrás que “no sería dar dinero a la intendenta Carolina Cosse sino financiar obras importantes para los objetivos de este plan”.

En ese contexto, en diciembre del año pasado, Adrián Peña se mostró públicamente alineado con la propuesta de la comuna capitalina, como también parecía estarlo la mayoría bancada colorada.

Sin embargo, por distintos motivos la situación cambió y, los votos que en diciembre podían aprobar el proyecto, hoy no son seguros.

El préstamo en cuestión es a pagar en un plazo de 25 años, por lo tanto, necesita de mayorías especiales para su aprobación.

¿Qué significa eso? Que el Frente Amplio precisa tres votos más -además de los 18 de su bancada- que debe encontrar entre los 12 ediles de la oposición: cuatro del Partido Colorado y ocho del Partido Nacional.

Por un lado, están Tulio Tartaglia y Gustavo Facciola, ambos integrantes del sector Ciudadanos, liderado por Peña.

Por el otro, se encuentran Matías Barreto y Leonel Aguirre, pertenecientes a la Lista 2000 -liderada por el expresidente, Julio María Sanguinetti- y a la agrupación Tercera Vía -encabezada por el diputado colorado, Gustavo Zubía-, respectivamente.

Según informó un integrante de Ciudadanos días atrás, desde el sector se vio el préstamo con buenos ojos desde un principio, por los beneficios que le otorgaría a la gestión de Peña.

Pero el escenario cambió cuando los dos ediles colorados que no pertenecen a Ciudadanos dejaron de estar de acuerdo con el proyecto presentado por la comuna, y la bancada emitió un comunicado en el que informó no apoyar la propuesta hecha por la IM.

A pesar de que desde el Partido Nacional se hizo una contrapropuesta al proyecto presentado por la IM -tomada por muchos en nombre de la coalición entera-, desde el Partido Colorado también hicieron la suya. Este hecho afirma que, aunque la coalición negocia en bloque, cada partido de la coalición busca marcar su espacio.

Pese a encontrar coincidencias con el planteo nacionalista, el del Partido Colorado supone una menor reestructura del proyecto inicial propuesto por la comuna montevideana.

El diputado Felipe Schipani, encargado colorado de las negociaciones del préstamo, dijo a El País que, a pesar de que “han habido presiones, las negociaciones siguen abiertas”.

En tanto, confirmó que los ediles del Partido Colorado no están alineados, a pesar de que la propuesta se hizo en nombre de todos. No obstante, dijo que “si se contempla lo que ellos propusieron, podrían apoyar” el préstamo.

Contactado por El País, el edil por el Partido Colorado, Tulio Tartaglia, prefirió no hablar hasta que finalicen las negociaciones.

En un principio se había mostrado a favor el proyecto, pero su mal relacionamiento con Cosse derivó en ciertas dudas respecto a su postura.

Los ediles Matías Barreto y Gustavo Facciola no contestaron ni llamadas ni mensajes.

La propuesta de los colorados

El Partido Colorado presentó el pasado 14 de marzo su propuesta en el marco de las negociaciones por el préstamo del BID.

Entre los planteos se encuentra el saneamiento de varios barrios -como Maracaná Norte y Santa Catalina-, que tendría un costo total de US$ 16,5 millones y beneficiaría a 9.000 vecinos. También incorpora el requisito de que el Ministerio de Ambiente sea quien esté a cargo de auditar la ejecución del préstamo y que se forme una comisión de ediles que haga un seguimiento del proceso.

Además, la propuesta colorada solicita que los gastos comunicacionales estén por fuera del proyecto financiado por el BID, algo que generaría un ahorro de US$ 1,5 millones destinados, según los componentes iniciales del préstamo, al Plan de Política Comunicacional. Al momento, continúan a la espera de una respuesta.

El escenario dentro de los blancos

La bancada de ediles nacionalistas se mostró, desde un principio, en contra de que del préstamo de US$ 70 millones, US$ 47,4 millones fueran destinados a el nuevo plan de limpieza y solo US$ 22,6 millones a obras de saneamiento. Por lo tanto, presentaron una contrapropuesta que consta de la redistribución de los gastos, otorgándole mayor énfasis al saneamiento y menor al plan de limpieza inicial -que incluye la compra de bienes fungibles como camiones y contenedores-.

En el planteo nacionalista se aumenta a ocho la cantidad de zonas a sanear y no dos, como estipulaba el proyecto original de la comuna capitalina. Eso aumentaría de 2.000 a casi 20.000 los ciudadanos beneficiados por el saneamiento.

Para poder llevar a cabo el proyecto en términos de saneamiento, la planilla entregada al oficialismo departamental solicita un monto algo superior a los US$ 52.1 millones, según confirmó El País. Ese número duplica la cantidad de dinero que el proyecto de la IM tenía previsto destinar a obras de saneamiento.

En caso de querer cumplir con el planteo nacionalista, la comuna capitalina tendría que transferir gran parte del dinero destinado al plan de limpieza y/o incrementar las contrapartida ofrecidas por Cosse que, al momento, reúnen un total de US$ 24,5 millones. Desde el Partido Nacional aún aguardan una respuesta por parte de la IM respecto a la propuesta realizada. Con los colorados divididos y la posibilidad de que cada uno de sus ediles vote según los intereses de su sector, la comuna necesita conseguir de alguna forma los tres votos necesarios para la aprobación del préstamo.

Dentro del Partido Nacional y a pesar de que exista consenso en varios aspectos, ciertos ediles se manifestaron en contra de votar el préstamo del BID. Según algunos, el voto del edil nacionalista que Yamandú Orsi logró conseguir -para aprobar un fideicomiso por US$ 44 millones en Canelones- podría tener un impacto negativo en el objetivo de Cosse respecto al préstamo del BID.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados