Pepepreguntón

Preguntas (y sueños)

¿Qué podríamos pedirle los uruguayos al nuevo año que acaba de comenzar?

Primero que nada, trabajo. Que por estos días no está sobrando. Y de paso, podríamos pedir un poco de aquella cultura de trabajo que alguna vez nos caracterizó y que tanto se ha perdido. El orgullo por el trabajo bien hecho.

Ya que estamos, habría que pedirle al gobierno que genere las condiciones para que más empresas privadas, y no solamente el Estado, generen empleo. Y a algunos sindicatos, que entiendan que si no cambian algunos procedimientos de presión y lucha se van a seguir perdiendo puestos de trabajo.

Podríamos pedir que, de una vez por todas, se bajen las tarifas públicas. Que se achique el Estado y se ajuste la política para que los que producen y trabajan no tengan que seguir pagando la cuenta.

Al gobierno que nos gobierna habría que pedirle que gobierne. Que deje de hacer la plancha. Que piense que aún quedan casi 14 meses para entregar el poder al que lo sucederá y que ese es tiempo suficiente para empezar a hacer algo de lo mucho que el país debe hacer sin demora.

¿Es mucho pedir que el presidente delegue en su ministro de Salud Pública todos los temas vinculados al tabaco, el alcohol y las enfermedades no trasmisibles, que tanto tiempo le insumen, para poner el foco en algunos de los muchos problemas que preocupan a los uruguayos y comprometen el futuro del país?

¿No sería bueno que el presidente convocara a todos los partidos políticos y sentara, como corresponde a un estadista, las bases de una discusión profunda y sincera respecto de los cambios que el país debe encarar cuanto antes en materia de reforma de su sistema previsional?

¿No sería interesante que el presidente estuviera más encima de su ministro del Interior, para que los uruguayos pudieran sentirse a finales de este año un poco más seguros?

¿No podría el presidente dar la orden de que la Policía deje de mirar para el costado cuando se quebranta la ley? ¿Hay temor de dar un palo o de meter para dentro a los que rompen todo en una fiesta de fin de año o destrozan el Centro en una manifestación? ¿No sería bueno que el presidente, que fue elegido por una amplia mayoría y que no aspira a una reelección, muestre el camino para restablecer el imperio de la ley?

¿Será pedir demasiado que haya menos gente en la calle? ¿Y que algunos ministros se dediquen más a hacer bien su tarea que a buscar excusas para todo aquello que no pueden, no saben o no quieren resolver, y a culpar de todo lo que sucede a los periodistas o a la oposición?

¿Podremos pedir una campaña electoral en que se discutan ideas y soluciones para los temas que más interesan a los uruguayos, y en la que no existan golpes bajos y ataques personales que sólo servirán para aumentar el descrédito en el que, lamentablemente, ha caído la actividad política?

Podremos, sin duda, pedirlo. Dependerá de los protagonistas que, además, podamos tenerlo.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)