Polémica diplomática

Políticos peruanos piden ruptura si se asila a García

Exigen retirar al embajador en ese caso; visitaron a Miranda.

Alan García. Foto: Reuters
Alan García. Foto: Reuters

Una delegación de cinco congresistas peruanos del grupo llamado Frente Amplio, se reunió ayer por la tarde con el presidente del Frente Amplio local, Javier Miranda y el presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del oficialismo, José Bayardi, para plantearles que Uruguay no debe darle asilo político al exmandatario incaico Alan García. El congresista Marco Arana fue más allá y dijo a El País que Perú debería romper relaciones diplomáticas con Uruguay si se le concede asilo a García y negarle a este cualquier salvoconducto. Según Arana, no es casual que García haya elegido la residencia del embajador uruguayo para refugiarse porque tiene "vínculos" con el expresidente Julio María Sanguinetti y con el actual mandatario, Tabaré Vázquez. El expresidente peruano entró en la noche del sábado en la residencia del embajador uruguayo en Perú, Carlos Barros.

El Congreso unicameral de Perú tiene 130 escaños, distribuidos entre siete partidos y un grupo de independientes. El Frente Amplio, que se define de izquierda, tiene 10 congresistas.

La delegación peruana buscará también ser recibida por la vicepresidenta Lucía Topolansky y volverá el sábado a Lima.

Arana señaló que la Convención de Caracas de 1954, que regula la concesión de asilos, no fue elaborada para proteger corruptos. "García se halla en situación de investigado por delitos comunes, no en razón de sus ideas políticas. La convención no se aplica a investigados, procesados o condenados. Tiene garantizado el debido proceso", señaló. Según Arana, existen sospechas fundadas de que García recibía sobornos de la constructora brasileña Odebrecht a la que luego favorecía con medidas gubernamentales como la exoneración de estudios de impacto ambiental en las obras que se le asignaban. Arana sostiene que quedó comprobado que Luis Alva Castro, hombre de confianza de García y exministro de su gobierno, recibió decenas de miles de dólares de la constructora brasileña para la campaña electoral del Partido Aprista Peruano. Arana entiende que había riesgo de fuga de García por lo que un fiscal había solicitado que se impidiera su salida del país por 18 meses.

"Si Uruguay concede el asilo haría un enorme daño a la institucionalidad del asilo político. Quedaría la institucionalidad pisoteada. Ese es el mensaje que mandaría", sostuvo.

"Alan García es uno de los políticos más experimentados de América Latina. Ya fugó una vez y esperó ocho años que los delitos prescribieran. Gozaba de una impunidad impresionante. ¿Se iba a presentar en Perú sin tener un plan de contingencia? No lo creemos. ¿Se iba a presentar en la noche del sábado (en la residencia de Barros) sin haber hablado previamente? Creemos que no. Conocemos los vínculos con Sanguinetti y con el presidente Tabaré", señaló.

Arana sostiene que los incidentes ocurridos en las inmediaciones de la residencia "no pueden ser confundidos con una acción paraestatal de persecución política" y los atribuyó a que en Perú "hay indignación ciudadana" con la corrupción.

Por su parte, el expresidente José Mujica opinó que "mi país no podía hacer otra cosa que lo que hizo, lo que va a pasar cuando la Justicia peruana mande la información será una decisión de la Justicia uruguaya y por lo tanto del Gobierno", sostuvo en declaraciones que recogió la agencia Efe. Agregó que no puede juzgar la situación de García, quien afirma ser víctima de persecución política, porque la desconoce, pero que, "si hay pruebas suficientes" que demuestran los hechos por los que se le acusa, "no tiene sentido el asilo".

Nin Novoa informó a los diputados del FA pero pidió absoluta reserva

Rodolfo Nin Novoa. Foto: EFE
Rodolfo Nin Novoa. Foto: EFE

El oficialismo se mueve con pies de plomo en relación a un problema que difícilmente le traiga algún beneficio al gobierno y, muy probablemente, le suponga un problema. El presidente de la Comisión de Relaciones Internacional del Frente Amplio, José Bayardi, se reunió ayer con los congresistas peruanos y consultado por El País reflexionó que los asilos "siempre terminan siendo una complicación para cualquier Estado". En relación a la reunión con los parlamentarios peruanos, Bayardi se limitó a decir que "escuchamos, tomamos nota pero cualquier decisión corresponde al Poder Ejecutivo y opinaremos una vez que se determine algo".

El canciller Rodolfo Nin analizó la situación con la bancada del Frente Amplio pero pidió reserva de lo conversado. De todas formas, El País supo que el ministro transmitió que el tema preocupa y que el gobierno se tomará su tiempo para resolver con "mucha calma". Ya se analiza la documentación que hizo llegar el gobierno peruano sobre la situación de García.

Mientras, el exvicepresidente Raúl Sendic se pronunció en contra del asilo. "Creo que no debería darse asilo en este caso concreto donde hay gravísimas acusaciones de corrupción", contra García, dijo Sendic ante una consulta de El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)