INSEGURIDAD

La Policía atribuye la baja de rapiñas a un mejor patrullaje

La Policía cree que la baja de las cifras de rapiñas y de hurtos en marzo de este año se debe a un mejor patrullaje. Las hipótesis para explicar esta mejoría pasan por la descentralización del PADO.

Patrullero exhortando a evitar aglomeraciones en la rambla de Montevideo. Foto: Mateo Vázquez
Interior cambió la planificación estratégica de patrullajes en Montevideo y en el interior del país. Foto: Mateo Vázquez.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La funcionaria policial se encontraba en la parada de ómnibus de Carlos María Ramírez y Santín Carlos Rossi cuando un hombre se le acercó y, tras amenazarla con portar un arma de fuego, le llevó un celular. A los pocos minutos de consumado el delito, efectivos de la Zona IV (Cerro, La Teja y barrios aledaños) lograron detener al hombre que se escondió detrás de una volqueta al quedar acorralado.

Dos mujeres se encontraban en la parada de ómnibus de la avenida Agraciada y Hermanos Gil. Tres desconocidos las sorprendieron y mediante amenazas le robaron una mochila, las golpearon y posteriormente se dieron a la fuga. Las víctimas fueron asistidas en el lugar por un bombero. Tras una persecución, el efectivo logró la detención de los tres autores del hecho.

Estos ejemplos muestran que una mayor presencia de efectivos del Ministerio del Interior en las calles provoca un incremento de la represión del delito, según dijeron fuentes ministeriales y policiales consultadas por El País.

El viernes 3, el Ministerio del Interior informó que en marzo de 2020 cayeron las rapiñas y los hurtos, pero los homicidios crecieron 23% frente a igual mes de 2019.

Ante este inicio auspicioso, desde el entorno del ministro Jorge Larrañaga, hay un llamado a la cautela. Se necesita mayor tiempo -por lo menos tres meses- para establecer una tendencia sobre guarismos de ilícitos. “Pero es evidente que el aumento del patrullaje, que lo vio toda la ciudadanía, bajó el número de delitos en el último mes”, dijo una fuente del Ministerio del Interior a El País.

Una visión similar manifestaron jerarcas y mandos medios policiales.

Según las fuentes, una de las claves de los cambios en el sistema de patrullaje es que el ministro Larrañaga ordenó la descentralización del Comando Unificado y que el Programa de Alta Dedicación Operativa -sus policías perciben un mayor salario para estar a disposición de los jefes sin importar la hora- pasó a depender de las jefaturas. Eso fortaleció el accionar de estas reparticiones.

Otra clave es que hoy se aplica una planificación operativa que en el pasado no existía y si la había, no daba resultados.

Larrañaga insistió a los mandos policiales instrumentar un cambio en el patrullaje y que éste debía dar resultados. Si los resultados no son buenos, el sistema de patrullaje se modificará. Otra hipótesis manejada para explicar la baja puntual de hurtos y rapiñas pasa porque la Policía tiene ahora una línea clara de gestión y una instrucción de actuar con firmeza para recuperar el orden.

Bandidos noctámbulos.

El rapiñero sigue actuando pese a a que el COVID-19 generó una disminución de personas en los lugares públicos. Por ende, no está fácil para los delincuentes ingresar a los hogares porque éstos se encuentran habitados.

Cada día, más de 200 móviles de Montevideo y Canelones patrullan las calles, sin incluir en la cifra los vehículos de la Guardia Republicana.

Sabedores de que los rapiñeros y ladrones duermen casi todo el día y luego salen a la calle a delinquir, la Policía distribuyó sus vehículos en ambos departamentos en función de los indicadores de ilícitos.

Por ejemplo, los turnos de la Unidad de Respuesta de la Policía de Montevideo se superponen con los del Programa de Alta Dedicación (PADO), los que patrullan Montevideo en base de los requerimientos del comando capitalino.

Patrullero. Foto: Fernando Ponzetto.
Patrullero. Foto: Fernando Ponzetto.

“Eso determina que exista una mayor cantidad de delincuentes atrapados poco después de cometer los ilícitos. Eso no ocurría antes”, dijo una fuente ministerial a El País.

El patrullaje hoy se está haciendo con el mismo personal y los mismos móviles que en el gobierno anterior. Lo que cambió fue el sistema de distribución. En el pasado, pese a que estaban obligados a estar a la orden sin importar horarios, policías del PADO habían logrado dejar fijos sus turnos. Ello resentía el servicio, según la fuente.

“Hoy todos salen a la calle”, explicó.

La pandemia provocó una desviación de recursos humanos de la Policía. Muchos agentes son destinados a brindar custodias a locales bancarios o redes de cobranzas para dar seguridad a jubilados y pensionistas. Además, el COVID-19 generó un problema político al Ministerio del Interior al atrasar la aprobación de la Ley de Urgencia que le brindará mayores herramientas para combatir el delito.

El efecto disuasorio de las aspas de helicóptero

El Ministerio del Interior compró cuatro helicópteros Robinson a US$ 1.000.000 cada uno. Los aparatos tienen cámaras de última generación que permiten, por ejemplo, identificar la matrícula de un auto desde el aire. Los cuatro helicópteros no estaban operativos en un 100%, según dijo una fuente del Ministerio del Interior a El País. Ahora son usados en toda su capacidad en patrullajes preventivos, agregó. La fuente explicó que el sonido de las aspas del helicóptero tiene un efecto disuasivo muy grande. En 2016 tres de los cuatro helicópteros estuvieron un tiempo parados por diferencias con la Fuerza Aérea.

Ministerio del Interior publicará cifras de delitos más a menudo
Ministerio del Interior. Foto: Francisco Flores

El jueves 2, el Ministerio del Interior publicó las cifras de delitos ocurridos en el primer mes de Jorge Larrañaga al frente de la cartera. Se produjeron 2.817 rapiñas (eso significa 3,7 denuncias por este delito cada hora). En el mismo mes del año anterior, cuando el ministro era Eduardo Bonomi, se habían contabilizado 3.013 rapiñas (cuatro por hora). En el tercer mes del presente año, en el cual comenzó la gestión de Larrañaga, hubo una baja del 6,5% en las rapiñas en comparación con el mismo mes de 2019 (2.817 frente a 3.013). Algo similar sucedió con la cantidad de hurtos. Ahí la caída fue del 14,9%. En marzo de 2020 hubo 10.508 denuncias mientras que en el mismo mes de 2019 fueron 12.351. Sin embargo comparando marzo de 2019 con el mismo mes de este año se registró un aumento del 23% en los homicidios: 32 contra 26.

La publicación de estos datos ocurrió a los dos días de haberse cerrado el trimestre. La cartera prevé publicar los datos de ilícitos en períodos más cortos. En el pasado, el hoy director Nacional de Secretaria y director de la Fundación Propuesta (Fundapro), Guillermo Maciel, se quejaba que el entonces ministro Eduardo Bonomi, demoraba meses en publicar las cifras de delitos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados