Debate ambiental

Polémica por ley de bolsas plásticas

Dinama rebate acusación de empresarios de que se perderán 5.000 empleos por la norma.

El gobierno entiende que el uso de bolsas es excesivo en Uruguay. Foto: AFP
El gobierno entiende que el uso de bolsas es excesivo en Uruguay. Foto: AFP

El proyecto de ley que apunta a desestimular el uso de bolsas plásticas (a través del cobro por su uso y una reglamentación del tipo que pueden utilizarse en los comercios) es objeto de cuestionamientos desde sectores empresariales. Si bien la iniciativa tiene el respaldo de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), intendencias, y organizaciones como la Asociación Uruguaya de Industrias del Plástico (AUIP), la Asociación de Recicladores de Plásticos del Uruguay (ARPU), y Cambadu, entre otras, encontró resistencias en otro colectivo integrado por importadores, fabricantes y recicladores. El grupo aduce que la puesta en práctica de la ley propiciará la pérdida de 5.000 empleos (directos e indirectos) ya que se vería afectada su actividad.

La Comisión de Medio Ambiente del Senado recibió el 20 de junio a una delegación integrada por los empresarios Julio Deus (Sensor SA), Fernando Sommaruga y Eduardo González (Negocier SA), Ricardo Contardi (Tecknofiel SA), Daniel Effa (Lodiran SA) y Víctor Nicola.

Según la versión taquigráfica de la sesión, Deus argumentó que ha existido "desinformación y manipulación hecha por el Poder Ejecutivo (Dinama), así como por parte de legisladores de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados y de la Cámara de Senadores, con relación al asesoramiento dado al proyecto de ley y al material propuesto para la fabricación de bolsas en nuestro país". En esa línea, mencionó que los porcentajes de bolsas importadas y de producción nacional informados a los legisladores eran "falsos".

En su exposición, este grupo enfatizó que la ley afectará a unos 5.000 trabajadores involucrados en la actividad. "Se dijo que eran 700 personas, pero entre las toneladas exportadas y las que se producen acá, es mucha más la gente", argumentó Deus. "Además, existe un sector que genera mucha mano de obra que comprende a los distribuidores grandes, medianos y hasta el pequeño que distribuye en su propia moto, recorriendo ferias y almacenes de barrio", agregó, sumando a su vez a los hurgadores, que son "el primer eslabón de la cadena del reciclado del plástico".

El director de Medio Ambiente, Alejandro Nario, rebatió el punto en su comparecencia ante la misma comisión, el 4 de julio. Aclaró que los números manejados en relación al impacto del reciclado en el sector "no son correctos o, por lo menos, no está bien manejada la información". "El sector clasificador del Uruguay básicamente utiliza polietileno y polipropileno como materiales, pero la parte proveniente de las bolsas no es su principal corriente ni es significativa. De hecho, no es usual ver a clasificadores recolectando bolsas. Eso es lógico por el peso, porque vienen sucias y porque son complicadas de utilizar", explicó el jerarca a los legisladores.

Esperanza Romariz, presidenta de la AUIP, expresó ante la comisión de Medio Ambiente del Senado el pasado miércoles 11, que "es profundamente equivocado equiparar 5.000 puestos de trabajo de clasificadores, según datos del MIDES, con la cantidad de recicladores que trabajan efectivamente en la recuperación y procesamiento de bolsas camiseta" (aquellas utilizadas en supermercados).

Por otra parte, los impulsores del proyecto han señalado que la ley no impactaría en las empresas uruguayas ya que el 80% de las bolsas plásticas son importadas y solo el 20 % es fabricado en el país.

Mientras, quienes se oponen a la norma también vienen cuestionando el tipo de bolsa que se exige en el proyecto.

El artículo 4 establecía originalmente la prohibición de la "fabricación, importación, distribución, venta y entrega de las bolsas plásticas que no sean compostables o biodegradables". Así fue aprobada la iniciativa por el Senado pero a principios de junio se introdujeron cambios en Diputados entre los que se estableció la condición de que las bolsas sean "compostables y biodegradables".

Consumo de 1.200 millones de bolsas

La ley de bolsas plásticas busca desalentar su uso en el mercado. Se estima que al año se consumen 1.200 millones de unidades, "un número muy alto para la población que tenemos", dijo en mayo a El País el director de Medio Ambiente, Alejandro Nario. La iniciativa, explicó, se alinea con un proyecto más amplio como la ley de gestión integral de residuos.

Esta versión del documento pasó nuevamente al Senado para su tratamiento.

El texto "también incluye dos normas europeas que exigen una materia prima que elabora una firma alemana; de esta forma se llevaría a cabo la monopolización del sector", declaró Deus a El País tras la sesión en Diputados.

El empresario había señalado a los senadores, en junio, que las bolsas producidas con este tipo de material no se compostan ni se biodegradan si no son llevadas a plantas industriales de compostabilidad y biodegradabilidad, que aún no existen en nuestro país por lo cual tendrán similar comportamiento al de las bolsas de polietileno que actualmente se utilizan para la fabricación de bolsas plásticas". También dijo que este insumo es "tres veces y media más caro que polietileno".

Los defensores del proyecto señalan que hay varias empresas dedicadas a la producción de estas bolsas. Nario dijo a Carve tras la votación en Diputados que "se habilitará el uso de bolsas biodegradables compostables, y para eso no hay ningún monopolio, como se ha planteado erróneamente". "Con la nueva ley, Uruguay se ubica al nivel de las mejores prácticas internacionales", sostuvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º