PRESIDENTE LO PRESENTA EL MIÉRCOLES

Penadés sobre Presupuesto: "El gobierno está en un natural tire y afloje entre Economía y los ministerios"

El senador blanco advirtió que el texto “no es del Ministerio de Economía”, sino que debe tener el apoyo de todos los ministros y de sus partidos.

Gustavo Penadés. Foto: Francisco Flores
Gustavo Penadés. Foto: Francisco Flores

La foto del expresidente Luis Alberto Lacalle Herrera se destaca en una de las paredes del despacho del senador Gustavo Penadés, coordinador de la bancada del Partido Nacional. Un cuadro algo más chico de Luis Lacalle Pou, con la dedicatoria del actual presidente, se ve en una estantería.

Penadés recibió en el despacho a El País y dijo que el proyecto de ley de Presupuesto, que ingresará a fin de mes, debe ser “revisado” a mitad del período ante la marcha de la pandemia. Además, advirtió que el texto “no es del Ministerio de Economía”, sino que debe tener el apoyo de todos los ministros y de sus partidos. “Es muy difícil darle a todos lo que quieren”, admitió.

-El gobierno entra en la fase final de elaboración del Presupuesto, que debe ser presentado al Parlamento antes que termine el mes. El miércoles hay una reunión de la bancada de gobierno con el presidente Luis Lacalle Pou. ¿Qué se puede esperar?

-El gobierno tiene un gran desafío con la elaboración del Presupuesto. Deberá contemplar la realidad económica y las necesidades y aspiraciones de los 36 incisos. La realidad económica marca lo que se tiene y lo que se puede. Yo creo que es muy ambicioso hablar de un presupuesto quinquenal.

-¿Por qué?

-En las condiciones en las que encontramos el país, agravadas por la pandemia, habría que elaborar un presupuesto que a mitad de período pueda ser revisado producto de cómo marche la economía. El ejemplo de lo que le pasó al Frente Amplio en la última presidencia es un camino que no podríamos transitar. En la primera comparecencia del ministro (Danilo) Astori a la comisión de Presupuesto, anunció un crecimiento del país, un déficit fiscal y un estado de las cuentas, que dos años después debió corregir. Finalizado el período, nada de eso fue cumplido.

-¿Dice que, si lo hubieran revisado a mitad de camino, la situación hubiera cambiado?

-Yo lo que creo es que nosotros debemos aprobar un Presupuesto acorde a las realidades que transitamos y poderlo corregir más adelante, pensando en una mejora de las partidas presupuestales dentro de dos años.

-¿La decisión del gobierno de Lacalle Pou será esa?

-El gobierno está en un natural tire y afloje entre lo que el Ministerio de Economía y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) están elaborando, y lo que los ministerios piensan. La reunión del 26 de agosto es muy importante y también las posteriores, porque el Presupuesto que se están elaborando no es del Ministerio de Economía, es el Presupuesto Nacional elaborado por todos los componentes de un gobierno de coalición. Una vez que sea enviado con la firma de todos los ministros integrantes de la coalición, debe tener el correspondiente apoyo parlamentario en el Poder Legislativo.

-O sea, que haya apoyo de todos los socios de la coalición.

-Cuando el gobierno mande el Presupuesto firmado por el gabinete, esos ministros integrantes de la coalición y de diversos partidos avalan el proyecto con sus firmas, que deberá de contar con las correspondientes mayorías parlamentarias.

-Supongo que el presidente tiene la última palabra, pero la ministra de Economía también es una voz autorizada para decir hasta dónde se llega.

-Hasta ahora hubo reuniones bilaterales entre Economía, OPP y los ministerios y calculo que ahí habrán acordado. Lo que no se podrá hacer, so pena de abandonar las premisas de este gobierno, es que el Ejecutivo mande un Presupuesto y acá sea modificado en gran medida. El Parlamento tiene posibilidades de cambiar, pero las líneas están marcadas en el Presupuesto.

-En 2005 el entonces ministro Astori llegó a presentar renuncia por diferencias en el Presupuesto para la educación.

-Claro. Hay una premisa constitucional de la cual no nos vamos a mover: el Parlamento no puede aumentar el gasto. Sí redistribuir. Esa premisa no fue respetada en el pasado. Hoy debe ser respetada a cabalidad porque es la base de una política económica de un gobierno de coalición. No es el gobierno del ministerio que mi partido ocupa. Es el gobierno que yo integro y defiendo el presupuesto que viene del ministerio ocupado por un ministro de otro partido, como el presupuesto de los ministros del Partido Nacional.

-Pero está claro que hay ministerios que serán más perjudicado que otros.

-Hoy no me animo a decir que el Presupuesto tendrá recortes, como algunos anuncian. Deberá ser acorde con la realidad.

-¿Pero habrá recortes?

-Una cosa es recortar (decir “yo te saco”) y otra es administrar de la mejor manera posible lo que tenés. Vamos a tener que ser muy responsables. Lo que quedó demostrado en los gobiernos del Frente es que más plata no era sinónimo de calidad del gasto.

-Trascendió que las prioridades estarán en vivienda y educación.

-Eso parece ser así. A ver: todo es importante. Pero es muy difícil darle a todos lo que quieren. Es imposible. Por eso lo del principio: no es el presupuesto del Ministerio de Economía, es el Presupuesto Nacional. Eso no quiere decir que no se pueda modificar ni una coma.

-Las negociaciones en la coalición fueron relativamente exitosas con la LUC, pero el panorama en el Presupuesto es distinto. Hay mucha cosa en juego.

-Por supuesto. Existirá un tire y afloje. Me imagino que habrá ministros que no quedarán del todo satisfechos, pero en un gobierno uno siempre obtiene la mitad de lo que quiere. Hay áreas en las que las urgencias quizás deban ser postergadas.

-¿Cuáles?

-No me animo a decir cuáles.

-Hay crisis económica. ¿No es un error ahorrar? Al revés: ¿no es el momento de gastar?

-El concepto no es ahorrar. No hay que aumentar el gasto: el Frente siempre gastaba más de lo que recaudaba. Eso no quiere decir que vamos a entrar con la tijera a recortar. En algunos lados sí, en otros no.

-La motosierra...

-O la famosa motosierra. Pero Lacalle Pou rompió todos los esquemas de dónde el Frente creía que íbamos a ingresar: no tuvimos problemas en aumentar el gasto, atender sectores sociales. El relato nos ubicaba en un lugar de insensibilidad.

-El Frente dice que se debería haber gastado más, que en eso estamos en los últimos lugares en América en la pandemia.

-Comparan chicha con limonada. Porque lo que no se puede comparar es cuánto venía gastando Uruguay en políticas sociales antes de la pandemia, y seguramente venía gastando más que otros países. Muchas cosas venían de antes y otras fueron implementadas durante los gobiernos del Frente. No tenemos prurito en reconocerlo.

-¿Cómo se imagina que se parará la izquierda de acá a un año, con el Presupuesto por delante y la crisis en el medio?

-Espero que lo asuman con mucha responsabilidad. Bienvenida la crítica y el disenso. Ahora, no hay que tirar de la cuerdita a tal punto que el enfrentamiento sea muy duro.

-¿Tiene miedo de que pase eso?

-Algunos sectores están tentados a eso. Pero no generalizo, en el Frente hay gente responsable.

Caducidad: proyecto de Manini “no es solución”
Guido Manini Ríos, senador y líder de Cabildo Abierto. Foto: Fernando Ponzzetto.

-¿Estaban al tanto del proyecto de Cabildo para reinstalar la ley de Caducidad o se enteraron por la prensa?

-Estábamos enterados hace tiempo que estaban muy preocupados con esta situación que se viene dando con la Caducidad. Ellos plantearon este proyecto de ley. Es claro que todavía no se ha podido ponerle fin a una etapa histórica muy compleja. Al principio se procedió a enjuiciar y condenar a personas vinculadas a notorios casos de violaciones de derechos. Desde hace un tiempo se entró a una nueva fase ya no vinculada a los episodios más connotados, sino a otras denuncias posteriores.

-¿Está mal?

-No digo que esté mal o bien, digo que se ingresa en un territorio distinto. Hoy estamos en un laberinto sin salida.

-¿El laberinto se soluciona volviendo a la Caducidad?

-Una cosa es el objetivo que busca Cabildo Abierto y otra el camino. Derogar la ley interpretativa no nos garantiza que los enjuiciamientos no sigan. Y hay que agregar en esto el sensible componente de los elementos utilizados en algunos casos para meter presa gente. Cuando tú ves que algunos elementos son de una inconsistencia...

-¿Dice que hay gente que ha ido presa sin pruebas?

-¿Procesar a alguien por el color de ojos o por el tono de voz, 45 años después?

-¿Pero ustedes van a aprobar el proyecto de Manini?

-Lo estamos analizando.

-Ya está diciendo que tampoco será una solución.

-Se sabe desde ya que no es una solución. Porque el problema no está en la herramienta, sino en el fondo de esta cuestión. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados