La columna de Pepepreguntón

¿Mucho pedir?

Hace algún tiempo, durante un debate en el programa "Todas las Voces" de canal 4, el senador blanco Javier García dejó en evidencia al secretario general del Sindicato Único de la Construcción, el comunista Óscar Andrade, al señalar que durante su paso por la Cámara de Representantes —a la que acudía con vestimenta ostensiblemente informal y no con saco y camisa como cuando oficiaba como panelista en la televisión— había tomado la friolera de cien días de licencia en un año y medio de "trabajo parlamentario".

En aquella oportunidad, García también recordó que el propio Andrade había admitido en una nota periodística de 2013 que, aunque revistaba en planilla en la obra de Montes del Plata, en realidad rara vez trabajaba en ese emprendimiento. "Por convenio colectivo los dirigentes del sindicato tenemos 55 días de fuero anual, más una bolsa de horas que se distribuye. En el convenio de Montes del Plata se creó una licencia aún más amplia para los compañeros que estamos en la Dirección Nacional (del gremio). (…) Hasta setiembre pasado, por lo menos un día o dos por semana tratamos de vincularnos a la planta", admitió Andrade. O sea, de trabajo de verdad, poco. Tirando a nada.

¿Dónde trabaja hoy Andrade? ¿En qué empresa está en planilla? ¿Trabaja en esa empresa o "trata de vincularse", como hacía con Montes del Plata? ¿Y qué va a hacer ahora, al postularse como candidato a la Presidencia por el Partido Comunista? Uno imagina que va a pedir licencia al Sunca. ¿Va a seguir revistando en planilla de una empresa privada mientras propone estatizar hasta el aire en una campaña electoral? Sería bueno entenderlo. Aunque seguro hay buenas respuestas para todo.

Y ya que estamos, ¿dónde trabajan o hacen que trabajan los demás dirigentes sindicales? ¿En qué empresas están en planilla? ¿Quién elige en qué empresas van a "trabajar"? ¿Ellos mismos, en función de cuál tiene el mejor convenio, como Andrade? Interesante. Y la empresa, ¿puede negarse a que fulano o mengano reviste en su plantilla? ¿O no tiene ni voz ni voto?

¿Cuántos de los dirigentes sindicales que paralizan con un chasquido de sus dedos este país trabaja de verdad? ¿Cuántos recuerdan lo que es hacer ocho horas? ¿Cuánto ganan?

¿No sería bueno, y hasta necesario, saber en qué empresa trabaja —o hace que trabaja— cada quien, para poder evaluar luego cómo se comportan con esa empresa y con sus competidores en el mercado?

¿No nos está faltando, también aquí, un poquito de transparencia?

Andrade al menos dijo en aquella entrevista de 2013 que estaba en planilla en una obra, mencionó a la empresa y admitió que iba un par de veces por semana hasta el año anterior.

¿Y los demás?

¿No sería buena cosa saber quién es quién, quién trabaja en dónde, quién está en planilla pero no va nunca a trabajar porque está dedicado el día entero a la actividad sindical y quién dedica horas a la empresa que lo tiene en planilla y le paga un salario?

Usted, ¿cree que será mucho pedir?

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º