VIDEOCONFERENCIA 

El pedido de Lacalle Pou de que "no se profundice el proteccionismo" 

“Debemos buscar caminos para el comercio y que la gente pueda trasladarse por el mundo sin afectar al resto de las comunidades”, remarcó el presidente. 

Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto - Archivo El País 

Luis Lacalle Pou fue uno de los nueve presidentes latinoamericanos que participaron en una reunión por videoconferencia denominada “Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe ante la COVID-19", inaugurada por el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, promotor de este encuentro.

En esta cita participaron no solo los mandatarios de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, Paraguay, República Dominicana y Uruguay, sino altos directivos de organismos internacionales de crédito como la directora gerente del Fondo Monetario (FMI), Kristalina Georgieva, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, su homólogo del Banco de Desarrollo de América Latina, Luis Carranza, el vicepresidente del Banco Mundial para Latinoamérica y el Caribe, Felipe Jaramillo, y la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan.

Este miércoles los nueve países latinoamericanos se unieron para demandar financiación internacional para hacer frente al impacto del COVID-19.

A su turno, Lacalle Pou declaró, según consigna Presidencia: “Tengo cierto temor que en el afán de protegernos y de proteger a nuestros pueblos, que es el reflejo natural de cada gobernante, se profundice el proteccionismo y ahí nosotros tenemos que trabajar muy fuertemente entre los distintos bloques y regiones y con los países con los cuales tenemos fronteras”. En ese sentido, afirmó: “Debemos buscar caminos para el comercio y que la gente pueda trasladarse por el mundo sin afectar al resto de las comunidades”.

Otro de los puntos en los que se detuvo el presidente es en la consideración de la situación de estos países por parte de las calificadoras de riesgo. Lacalle Pou dijo que no le cabe duda de que estas no van a utilizar los mismos parámetros ya que dado que “el mundo se cayó sería ilógico que se mida la conducta de la misma manera”.

Presidencia agregó que el mandatario afirmó que Uruguay ha tenido a lo largo de su historia una "conducta crediticia intachable" y "por eso nosotros suscribimos que hay que atender a cada país y a cada una de sus particularidades”.

También "abogó porque la comunidad internacional retome la interconexión y por sostener a los organismos internacionales, que son los que darán el envión para salir adelante tras la crisis por COVID-19".

Además, en este encuentro, los países firmaron una declaración conjunta en la que aglutinaron varias de las cuestiones tratadas.

Uno de los asuntos más debatidos fue la necesidad de que la región, epicentro mundial de la pandemia con más de 100.000 muertes, pueda acceder a financiación externa para salir de manera "exitosa" de esta crisis, explicó Grynspan.

"Estamos de acuerdo en que esta crisis no puede caer nuevamente sobre los sectores más vulnerables y profundizar las desigualdades de la región", compartió la costarricense, quien reveló que una de las mayores preocupaciones es cómo los países van a poder ampliar su espacio fiscal para financiarse.

La declaración conjunta hace un llamamiento a las instituciones financieras para que "en este momento histórico" consideren "medidas adicionales de apoyo para ayudar a los países de América Latina y el Caribe, independientemente de su clasificación por nivel de renta y con especial énfasis en los más vulnerables, a superar con éxito esta crisis".

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, criticó por su lado que los países de la región latinoamericana no puedan beneficiarse de las ayudas internacionales diseñadas para salir de la crisis de la pandemia y lamentó que se utilizaran "calificaciones abstractas como el producto interior bruto", para excluirles.

"Y porque, como todos los presentes saben, el nivel de renta de un país no es una fotografía fiel de las desigualdades que sufren sus poblaciones y esto supone una clara desventaja a la hora de beneficiarse de los instrumentos tradicionales de las instituciones financieras internacionales", dijo el mandatario español, quien presidía la reunión.

"Es necesario que las instituciones financieras internacionales y regionales desarrollen respuestas adaptadas a las necesidades de la región sin hipotecar el futuro de las siguientes generaciones", aseguró el presidente español, quien invitó a sus homólogos a elevar estos debates nacionales a foros globales como el G20 o Naciones Unidas.

Por otro lado, los países debatieron sobre la "oportunidad" que supone esta crisis para reforzar los sistemas de protección social y de salud y la educación, el abandono escolar y la brecha digital, que en estos meses impide que millones de estudiantes puedan acceder a un sistema de calidad, fueron a su vez puestos sobre la mesa.

Grynspan compartió que la voluntad de las naciones reunidas hoy es la de otorgar mayor peso al multilateralismo así como a valores como la solidaridad, la cooperación y la coordinación mundial ante esta crisis y el futuro que se abre tras ella.

"Estamos convencidos de que sólo desde la solidaridad y la cooperación internacional podremos mitigar los efectos de la pandemia de la Covid-19 en nuestro tejido social y en nuestras economías", apuntala la declaración conjunta.

Con información de EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error