encuesta de equipos consultores 

Con la oposición en pie de guerra el gobierno mejora su nota

La aprobación de su gestión pasó de 25% en la pasada encuesta de marzo a 30% en el actual informe. 

Tabaré Vázquez en San Luis. Foto: Fernando Ponzetto
Tabaré Vázquez en San Luis. Foto: Fernando Ponzetto

El gobierno de Tabaré Vázquez recibió una buena noticia. La nota que la ciudadanía le da a la gestión mejoró en sus dos niveles: subió la aprobación y bajó la desaprobación.

Los datos surgen de la última encuesta de Equipos Consultores; y el gobierno es uno de los clientes que compra el informe para analizar la marcha de la gestión presidencial.

La aprobación de la gestión del gobierno pasó de 25% en la pasada encuesta de marzo a 30% en el actual informe. A su vez la desaprobación que la ciudadanía tiene sobre la gestión de Tabaré Vázquez cayó a 46% cuando en la anterior medición había sido de 48%.

Si bien estos datos continúan dando un saldo neto negativo (aprobación menos desaprobación), la situación actual es mejor que un mes atrás. En marzo el saldo fue de -23 y ahora es de -16.

Esta situación se da en un momento donde el Frente Amplio también mejoró su intención de voto frente a la pasada encuesta, y el Partido Nacional, cayó en los votos que obtendría si la encuesta fuese el próximo domingo.

Este escenario corta una racha negativa que viene desde octubre de 2017. 

Sin embargo no son todas noticias buenas para el oficialismo. Estos datos llegan en el momento de mayor presión desde la oposición política. Además de fuertes cuestionamientos desde la sociedad por los problemas de seguridad pública.

1-La marca personal de los autoconvocados
El grupo que surgió desde el campo a comienzos de año decidió hacerle “una marca personal” al gobierno de Vázquez en cada salida al interior del país del Consejo de Ministros. Ya lo hizo en Playa Pascual, y lo volvió a repetir con más fuerza en La Macana, Florida. Ahora esperan coordinar una nueva actividad similar cuando el presidente visite Salto el próximo mes.

2-El pedido de renuncia para Bonomi
El senador Pedro Bordaberry interpeló a Bonomi a mediados de abril ante la cantidad de hechos violentos y asesinatos que se registraron en la primera parte del año. Todos los líderes de la oposición apoyaron la iniciativa y reclamaron la renuncia del ministro del Interior porque aseguran que su permanencia en el gobierno “es insostenible”. Bonomi se tomó licencia sin goce de sueldo para visitar a su nuevo nieto que nació en Francia. El presidente lo respaldó en su cargo, al igual que al jefe de la Policía Nacional, Mario Layera quien había relatado una diagnóstico complejo de la seguridad pública.

3-La preocupación ciudadana por seguridad
Varios grupos de vecinos organizados salieron a exigir al gobierno respuestas inmediatas por seguridad. Uno de los grupos que logró atención del presidente Vázquez fue el del balneario San Luis, donde el mandatario veranea en vacaciones. Los pobladores le manifestaron al presidente que la situación allí “no da para más” y un “grupito de tres individuos –así lo presentaron– esta azotando a todo el bario, dijeron los vecinos de San Luis al presidente.

La situación llevó a que Vázquez tome la decisión de liderar la estrategia sobre seguridad y centralizarla en Presidencia de la República con la creación de un nuevo organismo.

4-La presión sindical por salarios
Los sindicatos tienen la última oportunidad para conseguir aumentos de sueldos. Los públicos a través de la Rendición de Cuentas, y los privados en la ronda de Consejos de Salarios. Lo que no se consiga en esta instancia, deberán esperar al próximo gobierno. Esto pone una fuerte presión desde los sindicatos hacia el gobierno para que: por un lado —en los públicos— destiné más recursos en la discusión presupuestal, y por otro lado —en los privados— incline la balanza al lado de los trabajadores en las negociaciones de los Consejos de Salarios. Este escenario aumenta la conflictividad laboral con medidas de paros y movilizaciones callejeras.

5-Cumbre de la oposición
Los líderes de la oposición política –Julio María Sanguinetti, Luis Lacalle Pou, y Jorge Larrañaga— decidieron reunirse para coordinar acciones y estar preparados en el escenario electoral. Los blancos y colorados sienten que las chancas de recuperar el poder son las más altas desde que ganó el Frente Amplio. Sin embargo sus líderes entienden que no se puede cometer el más mínimo error para lograr el triunfo. Por eso ahora decidieron unificar una estrategia común y pensar en 2019.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)