PARLAMENTO

Cinco preguntas y respuestas para entender el mecanismo de censura a Bonomi

La oposición política promoverá en el Senado la censura al Ministro del Interior, pero el oficialismo lo blindará.

Senado: escenario para otra interpelación al ministro del Interior Eduardo Bonomi, que nuevamente será respaldado por la bancada del Frente. Foto: archivo El País
Censura: desde la vuelta a la democracia ningún ministro fue censurado.
Foto: archivo El País

La oposición intentará hoy en el Senado activar el mecanismo de censura al ministro del Interior, Eduardo Bonomi. El intento va a fracasar porque el oficialismo tiene mayoría absoluta en el Parlamento y porque la Constitución establece un mínimo de votos para que el presidente deba decidir si mantiene el respaldo a un secretario de Estado censurado, que la oposición no va a lograr reunir.

¿Cómo es el proceso de censura?

Todo el procedimiento tiene varios pasos que están establecidos al detalle en los artículos 147 y 148 de la Constitución.

El 147 determina que cualquiera de la dos cámaras podrá juzgar la gestión de los ministros y proponer que la Asamblea General declare que se censuran sus actos de gobierno. Cuando se presenten mociones con ese objetivo, la cámara en la cual se formulen será especialmente convocada para resolver. En el caso de hoy eso ocurre en el Senado y la censura planteada es contra Bonomi. Si la moción fuese aprobada —algo que no se espera que ocurra hoy— se dará cuenta a la Asamblea General (o sea a una sesión conjunta de las cámaras) antes de que pasen 48 horas.

Ya en la Asamblea General, según el artículo 148, la desaprobación podrá ser individual, plural o colectiva y, en cualquier caso, requerirá para su aprobación la mayoría absoluta de votos del total de sus integrantes (o sea más de la mitad). Se entiende por desaprobación individual la que afecte a un ministro, por desaprobación plural la que involucre a más de uno, y por colectiva la que alcance a la mayoría del Consejo de Ministros.

¿Cuál es el efecto de la censura?

La desaprobación votada de acuerdo a las disposiciones determina la renuncia del o los ministros o del consejo, en su totalidad.

¿El presidente puede intervenir?

El presidente de la República puede observar el voto de desaprobación cuando haya sido respaldado por menos de dos tercios del total de los integrantes del cuerpo. Si eso ocurre, la Asamblea General será convocada a una sesión especial a realizarse dentro de los diez días siguientes

Si mantuviera su voto por un número inferior a los tres quintos del total de sus componentes, el presidente, dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes podrá mantener por decisión expresa, al ministro, a los ministros o al consejo censurados y disolver las cámaras. Si se diese esa situación, el presidente deberá convocar a una elección de senadores y representantes, que se hará el octavo domingo siguiente a la fecha de la decisión.

El mantenimiento de los funcionarios censurados, la disolución de las cámaras y la convocatoria a una nueva elección, deberán hacerse simultáneamente en el mismo decreto. En ese caso, las cámaras quedarán suspendidas en sus funciones, pero subsistirá el estatuto y fuero de los legisladores.

El presidente no puede ejercer la potestad descripta durante los últimos doce meses de su mandato. Y si la desaprobación fuese del tipo no colectivo el mandatario no podrá ejercer la facultad descripta sino una sola vez en su período de gobierno.

Si el Poder Ejecutivo no diese cumplimiento al decreto de llamado a elecciones, las cámaras volverán a reunirse y recobrarán sus facultades constitucionales como poder legítimo del Estado y caerá el Consejo de Ministros. Y si a los noventa días de realizada la elección, la Corte Electoral no hubiese proclamado la mayoría de los miembros de cada cámara, las que hubiesen sido disueltas también recobrarán sus derechos. La nueva Asamblea General, por mayoría absoluta, mantendrá o revocará el voto de desaprobación. Si lo mantiene deberá caer el Consejo de Ministros.

¿Cuándo fue la última vez que se votó la censura?

El constitucionalista Ruben Correa Fleitas recordó que la última vez que la Asamblea General ratificó un voto de censura por tres quintos o más de sus integrantes, provocó la caída del ministro de Industria y Comercio del gobierno del presidente Jorge Pacheco. Se trataba de Jorge Peirano Facio y esto ocurrió en 1969. El sector colorado de la lista 15 dio sus votos para la censura para que el presidente Pacheco no cumpliese su amenaza de disolver el Parlamento. Para la censura se requiere una mayoría absoluta de la Asamblea General que "no es tan grande, es normal, hablamos de 66 votos, es un mecanismo adecuado", señaló.

En 1985 el entonces ministro del Interior colorado, Carlos Manini Ríos, fue interpelado por la actuación policial en la represión a estudiantes del Instituto de Profesores "Artigas". No llegó a presentarse una moción de censura porque el entonces presidente Julio María Sanguinetti usaría su potestad de disolver las cámaras. Los parlamentarios creyeron que a menos de un año de que hubiese asumido el primer gobierno "posdictadura" esa posibilidad y las elecciones que implicaba, debían evitarse.

¿La censura es un mecanismo poco usado?

Para el constitucionalista Ruben Correa Fleitas si el próximo gobierno no tiene mayoría absoluta en el parlamento sin duda "los presidentes optarán por el mecanismo que tradicionalmente usaron; si el ministro no tiene respaldo parlamentario lo cambian y se terminó la historia". "Es mucho más sencillo sacar al ministro que disolver el parlamento", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º