El precio de migrar

Nuevos inmigrantes: tan ilustrados como mal pagos

Cuatro de cada diez extranjeros están sobrecalificados para sus trabajos

Migrantes: llegan dispuestos a realizar muchos tipos de trabajo aunque ganen menos de lo que correspondería a su calificación. Foto: AFP
Migrantes: llegan dispuestos a realizar muchos tipos de trabajo 

Déjà vu. Eso es lo que se siente al ver el perfil de un enorme número de extranjeros que llegan a Uruguay en busca de oportunidades y futuro pero desembocan en puestos laborales para los que están sobrecalificados. Ingenieros venezolanos devenidos en guardias de seguridad de supermercados de Pocitos; doctoras cubanas cuidando ancianos en un hogar del Prado; economistas peruanos manejando un Uber. La situación que en 2002 desplazó a miles de profesionales uruguayos hacia el norte hoy se replica pero con protagonistas de nacionalidades diferentes.

El análisis de cinco años consecutivos de la Encuesta Continua de Hogares demuestra que los recién llegados son más instruidos que los nativos. O, mejor dicho, mucho más instruidos. Entre los adultos uruguayos que están en edad de trabajar, el 7% ha terminado la universidad. Entre la masa de los nuevos inmigrantes, la cifra asciende al 32%.

Como los extranjeros están casi igualmente empleados que los uruguayos (72% contra 75%) y están a la vez más formados, es relativamente sencillo cruzarse con profesionales trabajando en oficios para los que no se necesita tal calificación.

Cuatro de cada diez nuevos inmigrantes están sobrecalificados para sus empleos y solo uno de cada diez tiene un nivel de formación por debajo del adecuado para ese puesto de trabajo. Entre la población uruguaya, la cifra de falta de calificación es similar (16%) pero la cantidad de sobrecalificados es notoriamente inferior (16%).

Inmigrantes by ElPaisUy on Scribd

A Rafael Rodríguez lo despidieron de la administración pública de Venezuela, en la que ejercía de ingeniero civil, por "haberse alegrado" del intento de golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002. De ese verdadero motivo se enteró tiempo después, dando clases de auditoría de obras públicas para llegar a fin de mes. Cuando la situación se volvió insostenible —en lo político y sobre todo en lo económico— investigó a dónde le convenía migrar. Y optó por Uruguay, aunque en lugar de trabajar de ingeniero hace changas de carpintería y albañilería.

"Sabía que el costo de vida en Uruguay era alto y que me iba a costar conseguir trabajo, sobre todo por mi edad", reconoce este venezolano de 59 años. Pero lo que no supo entonces era que el único trabajo fijo que le iban a ofrecer era como portero. El hombre que estudió los cálculos para construir un edificio casi termina cuidando uno.

La muestra de la Encuesta Continua de Hogares no permite un desglose de estos datos por nacionalidad. Sin embargo, la posdoctorada en Economía Luciana Méndez, responsable de este análisis que realizó el Instituto de Economía de la UdelaR, aventura que el flujo de venezolanos y cubanos puede estar incidiendo en el aumento de la sobrecalificación.

"Para que un migrante se traslade una distancia mayor, y no vaya a un país vecino, por lo general tiene que tener cierto respaldo económico y, por analogía, mayor formación", explicó Méndez.

Desde fines de la década de 1950 hasta 2009, Uruguay fue un país expulsor de población. Cada año se iban unas 10 mil personas más de las que llegaban, alcanzando picos de unos 30 mil tras la crisis económica de 2002. Y esa realidad no hacía más que acelerar el envejecimiento al que país parece condenado.

En la última década la tendencia migratoria cambió y aunque "no va a revertir" el envejecimiento poblacional, "sí puede enlentecer el proceso", dijo Fernando Isabella, director de Planificación de OPP. Esa "frenada", según el jerarca, es una "excelente" noticia: "cada vez habrá menos gente en edad de trabajar y es muy bueno que lleguen trabajadores con ganas de trabajar y encima bien formados". Eso sin tener en cuenta los aportes culturales y el derecho de las personas a migrar.

Según Isabella, "los inmigrantes vienen dispuestos a muchos tipos de trabajos, incluso cobrando por debajo" de su formación. Eso, en un país que hace tiempo había perdido la diversidad de acentos, es a veces interpretado como que "nos vienen a sacar el laburo" (ver nota complementaria).

Lo complejo que es revalidar los títulos universitarios es una de las barreras más frecuentes para el acceso a un trabajo acorde a la formación del inmigrante. Al ingeniero venezolano Rodríguez, por ejemplo, aún no le otorgaron el equivalente al título porque le faltaba un documento del programa de estudio de cuando cursó la carrera (en la década de 1980). De todos modos, la UdelaR aprobó el mes pasado una flexibilización de este trámite.

Otro fenómeno detectado, según la investigadora Méndez, es que la red de contactos "suele ser la primera vía de acceso al empleo, y unos van sugiriéndole al otro dónde pueden entrar a trabajar".

Esto redunda en que los inmigrantes recientes estén sobrecalificados y por ello tienen una "penalización salarial". Las mujeres sobrecalificadas ganan un 20% menos de lo que deberían ganar para su formación y los hombres un 27% menos.

"Vienen a quitarnos el trabajo", ¿mito o realidad?

En Uruguay se perdieron unos 29.000 puestos de trabajo en el último año y, como la culpa "siempre la tienen los de afuera", se han ido incrementando las voces que dicen que los extranjeros se han quedado con los trabajos de los uruguayos. Las cifras, sin embargo, demuestran lo contrario: "pareciera que los inmigrantes están empleados donde los uruguayos no quieren hacerlo y, por su formación y pequeña escala, ni siquiera compiten", explicó la economista Luciana Méndez.

De las mujeres extranjeras que consiguieron trabajo, cuatro de cada diez se desempeñan en el área de limpieza, cuidados y salud. De hecho los cuidados, en un país que tiene cada vez más ancianos, está siendo una de las primeras salidas laborales de los recién llegados hombres: 20%.

Pero los hombres extranjeros se emplean mayormente en los comercios, hoteles y restaurantes: uno de cada cuatro está en este sector. Para las mujeres este es el segundo rubro: 25,7%. Entre los hombres también es significativo el porcentaje de actividad en el transporte (18%). Muchos son choferes de Uber.

El director de Planificación de OPP, Fernando Isabella, concluyó: "En la coyuntura que aumentó el desempleo parece que la migración compite, pero la realidad es que no y mucho menos si se lo mira a mediano y largo plazo: cada vez habrá menos gente en edad de trabajar".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)