Cambio de autoridad

Nuevo comandante de la Fuerza Aérea busca reducirla

Hugo Marenco asumió y planteó el ajuste de estructuras.

Nuevo comandante: se va a repensar la Fuerza Aérea. Foto. L. Mainé
Nuevo comandante: se va a repensar la Fuerza Aérea. Foto. L. Mainé

El equipo de vuelo de la Fuerza Aérea es de los más antiguos dentro de las Fuerzas Armadas. Incluso, es escaso. La situación ha generado incluso accidentes fatales en los últimos tiempos.

Pero el nuevo comandante en jefe de la fuerza, Hugo Marenco, quien asumió ayer en la mañana pretende poner en práctica un plan para lograr una "organización más pequeña" y ajustada a la realidad presupuestal con la que tiene que trabajar.

La nueva autoridad máxima de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) explicó a los medios de prensa que pretende darle continuidad al trabajo heredado de Alberto Zanelli quien pasó a retiro.

"Entendemos una Fuerza Aérea con una organización más pequeña, con un despliegue territorial un poco más chico del que tenemos y tratar de recuperar el material de vuelo con nuevo equipamiento que nos permita bajar los costos de operación", comentó el general del aire.

En definitiva aclaró que todo se termina reduciendo a un tema de dinero. "Dependemos de los recursos del Estado. El presupuesto que tenemos es para cumplir, no para ampliar la flota. Hemos logrado recuperar algunas aeronaves", puntualizó Marenco. Aclaró que la flota de combate es la más antigua y eso está generando dificultades en su mantenimiento. Al mismo tiempo, se buscará actualizar los sistemas en diferentes aeronaves que hoy tienen sistemas de controles analógicos por nueva tecnología digital. "La tecnología avanza y a nosotros con el material que tenemos anticuado se nos generan dificultades", comentó.

El ajuste no pasa por la cantidad de efectivos militares, sino que se refiere a un tema de equipamiento. "Una organización más chica no en términos de gente. Ya somos bastante pequeños. No llegamos a 2.500 personas. Nos venimos reduciendo desde hace tiempo. Tenemos que ajustar nuestras estructuras a la cantidad de gente que somos y que pensamos que vamos a ser", aclaró Marenco.

Por otro lado, el comandante en Jefe pretende avanzar en la mejora de los controles aéreos y lograr evitar dificultades en las fronteras.

"El sistema de detección en su conjunto con la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) depende de la Fuerza Aérea. La parte militar es bastante nueva. Los sensores son de 2009. Siempre falta, nunca es completa esa vigilancia y la cobertura en el territorio nacional. Para las capacidades que tenemos es adecuado. Surgen inconvenientes como en todo en la vida", explicó.

En su despedida, Zanelli dedicó un reconocimiento a todo el personal de su fuerza. "Somos una organización que al mismo tiempo ha guardado el conocimiento, la preparación y la vocación de su misión fundamental, de vigilar y controlar el espacio aéreo soberano, patrimonio de todos los uruguayos", expresó el comandante en jefe saliente en el discurso leído por su secretario.

Parte de sus palabras fueron dedicadas a los militares caídos en accidentes aéreos, y a todo el personal técnico que ha tratado de minimizar los riesgos.

"Por cada piloto volando, decenas de técnicos han asegurado que los perfectos engranajes aseguren el funcionamiento de la compleja organización que ha sabido experimentar el sufrimiento real y las emociones intensas del soldado, cuando hemos despedido a nuestros camaradas que volaron al sueño eterno en alas de misiones de servicio. Gloria a ellos", expresó.

En la toma de mando estuvieron presentes el ministro de Defensa, Jorge Menéndez y el presidente de la República, Tabaré Vázquez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados