A LA CONQUISTA DE LA BANDA PRESIDENCIAL

Nueve masones fueron presidentes uruguayos y en esta elección puede concretarse el décimo

En plena campaña electoral donde la ciudadanía elegirá en las urnas al futuro jefe de Estado, todos los partidos políticos tienen en sus filas integrantes de la masonería.

Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Subió la pequeña escalera del Palacio del Elíseo con la mano tendida para saludarlo. Pero ambos se fundieron en un abrazo casi que rompiendo el protocolo. Una, dos y hasta tres palmadas bien marcadas en sus espaldas. El número tres tiene un peso especial para ambos. Tabaré Vázquez viajó a París en octubre de 2015 para reunirse con François Hollande y en menos de cinco meses, el francés estaba en Montevideo para una visita de Estado a Uruguay.

¿Por qué el jefe de Estado de una potencia mundial dedicaría tal tiempo y distinción a un mandatario uruguayo? Las razones pueden ser varias. Pero hay un punto que une con gran fuerza a Vázquez con Hollande: la Masonería.

Esta logia cerrada, filosófica, discreta e internacional tiene sus inicios en Uruguay con la llegada de las invasiones inglesas en 1807. Su poder de acción en gran parte es un misterio y hoy aún se discute hasta qué punto tiene incidencia en la política del día a día.

En plena campaña electoral donde la ciudadanía elegirá en las urnas al futuro jefe de Estado, todos los partidos políticos tienen en sus filas integrantes de la masonería. Uno de ellos se puede convertir en el décimo masón presidente de la República.

Daniel Carlos Martínez Villamil intentará ganar la interna del Frente Amplio para luego pelear por el cuarto gobierno consecutivo de su partido. El frentista ha seguido los pasos de Vázquez: completó su carrera universitaria, es hincha de un "cuadro en desarrollo" como Defensor Sporting, conquistó el gobierno de Montevideo, milita dentro del Partido Socialista, y ahora va por ganar la elección y cruzarse la banda presidencial en el pecho.

El primer presidente masón fue Manuel Oribe. Lo siguieron Juan Francisco Giró, Gabriel Antonio Pereira, Atanasio De la Cruz, Francisco Antonino Vidal, Feliciano Viera, Gabriel Terra, Tomás Berreta. Vázquez fue el noveno presidente masón y el primero por un partido de izquierda.

Bordado de la banda presidencial. Foto: Luján Soria
Foto: Luján Soria.

En el entorno de Martínez hay varios masones. Para empezar, su mano derecha y compañero de militancia Eduardo "Lalo" Fernández. Pero también están Óscar Curutchet y Ernesto Kreimerman.

Dentro del Frente, fuentes políticas y del MPP comentaron que Ivonne Passada había querido entrar a la logia femenina, pero luego de culminar los trámites no consiguió ingresar.

Colorados.

El otro precandidato que está muy rodeado de masones es el colorado Ernesto Talvi. El diputado Ope Pasquet es masón hace más de 25 años y llegó a ser venerable maestro de la Logia Martí; una de las más reconocidas en el país. Su esposa —María Elena Martínez— incluso integra otro poder, el Judicial, donde también hay gran incidencia de masones. Comparte trabajo en la Suprema Corte de justicia con Jorge Chediak, un reconocido masón uruguayo.

Max Sapolinsky, Ney Castillo, Felipe Schipani —quien es secretario letrado de la Corte Electoral y prosecretario del Partido Colorado— son activos masones de la Gran Logia. Talvi tiene en sus filas a una de las mujeres masonas que hay en la política: Lourdes Martínez.

Entre los dirigentes de Julio María Sanguinetti, hay una larga lista de masones reconocidos: Tabaré Viera, el intendente de Rivera, Marne Osorio; Walter Verri, José Amy, Ruben Correa Freitas, Yamandú Fau, Santiago Torres, quien trabaja como asesor directo e incluso ha tenido cargos de relevancia en la Gran Logia; Tabaré Hackenbruch.

A su vez uno de los asesores de Sanguinetti en asuntos militares el excomandante en Jefe de la Fuerza Aérea, José Bonilla, tiene una larga trayectoria dentro de la Gran Logia de la Masonería de más de 30 años.

El recientemente incorporado al grupo "Batllistas", Aníbal Gloodtdofsky, integra desde hace años la Gran Logia, al igual que uno de sus principales asesores, Baltasar Brum. En el caso del otro precandidato José Amorín Batlle, tiene en su equipo al edil Luis Chirico, quien es un reconocido masón y hoy es la figura más destacada en Montevideo del aspirante a ganar la interna colorada.

Nacionalistas, católicos y masones

La Masonería y la religión católica no son entidades estrictamente opuestas. Al menos hoy en día. Es por eso que hay masones católicos, ateos, agnósticos, o hasta incluso judíos. No se trata de temas opuestos. Pero sí hay simbolismos y tradiciones que llevan a la Masonería y al catolicismo a tener una cierta diferenciación producto de la historia en que se gestaron ambas corrientes.

En el Partido Nacional una porción importante de quienes sienten una pertenencia sólida a ese partido adhieren a la religión católica. Es por eso que la Masonería se identifica menos con los nacionalistas y sí hay una mayor identificación con el Partido Colorado.

Pero también hay masones blancos en Uruguay. La presidenta del directorio del Partido Nacional, Beatriz Argimón. Una de las últimas dirigentes que ingresó a la Masonería femenina es la diputada Gloria Rodríguez, quien milita por la precandidatura de Luis Lacalle Pou. También lo es el herrerista Jaime Trobo, el intendente de Cerro Largo Sergio Botana; Pablo Iturralde, Juan Curbelo, quien hoy está en el directorio de la Administración Nacional de Puertos e integra el Espacio 40 del senador Javier García.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)