TRANSICIÓN

Nueva observación de la OIT desafía al gobierno entrante

Organismo cuestiona parte del proyecto para ajustar Consejos de Salarios.

Pablo Mieres y Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé.
Pablo Mieres y Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé.

La decisión de hacer lugar o no a una nueva observación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre aspectos del proyecto de ley que el gobierno envió al Parlamento para modificar la negociación colectiva será de la administración del presidente electo, Luis Lacalle Pou.

Si bien el futuro mandatario ha reiterado hasta el cansancio durante la campaña electoral que mantendría el sistema de negociación de los sueldos (“ya no sé si tatuarme los Consejos de Salarios o qué”, dijo cuando visitó el Pit-Cnt en octubre del año pasado), este nuevo llamado de atención desafía al gobierno entrante que deberá evaluar qué hacer ahora.

Este viernes, una comisión de expertos en aplicación de convenios y recomendaciones del organismo internacional, observó el proyecto que hoy está en el Parlamento porque no contempla cambios en el marco de los Consejos de Salarios para fijar los aumentos salariales por arriba de los mínimos por categoría y las condiciones laborales, informó El Observador y confirmó El País.

En definitiva, cuestiona que el gobierno participe junto a los empleadores y los trabajadores en pautar los aumentos salariales (tripartismo).

En el informe de la OIT al que accedió El País, el organismo señala que “lamenta” que “el proyecto de ley no plantee modificaciones ni esclarecimientos acerca de la competencia de los Consejos de Salarios en materia de ajustes a las remuneraciones que estén por encima de los mínimos por categoría y de condiciones de trabajo”.

El próximo ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, dijo a El País que la posición del próximo gobierno será “buscar una formulación legislativa sobre la base del proyecto que presentó el gobierno del Frente Amplio que logre levantar las observaciones de la OIT”. El futuro secretario de Estado añadió que se “trabajará en todo el texto” presentado por la actual administración.

La nueva observación que realiza la OIT a la iniciativa legislativa del gobierno uruguayo, ocurre luego de la intimación del organismo internacional para revisar la legislación vigente en materia de negociación colectiva.

En el informe, la OIT agrega que la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS), la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) y la Organización Internacional de Empleadores (OIE), “subrayan” que “la intervención que tiene el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social en los Consejos de Salarios en la fijación de los aumentos de salarios en la actividad privada constituye una verdadera injerencia”.

Entienden que “la decisión final del aumento siempre está en manos del MTSS, porque en la medida que no hay acuerdo entre las tres partes, el MTSS en conjunto con el Ministerio de Economía y Finanzas fija el aumento por decreto”.

Lo que se viene

Para el abogado laboralista, Nelson Larrañaga, el gobierno del Frente Amplio “tuvo 10 años para solucionar este tema, y no pudo hacerlo, dejándoselo de herencia al nuevo gobierno”.

El especialista en Relaciones Laborales entiende que el próximo gobierno de Lacalle Pou tendrá que generar un espacio que “recoja en forma integral” las nuevas observaciones, entre ellas, la modificación de la competencia de los Consejos de Salarios (solo limitada a la fijación de los salarios mínimos), el aseguramiento de la negociación colectiva bipartita de los aumentos de salarios por encima de los mínimos y el resto de las condiciones de trabajo, sin participación del gobierno.

Larrañaga advirtió que “dado que ya se avecina el vencimiento del convenio colectivo en la rama de la construcción (abril de 2020), y en la medida que no da el tiempo para consensuar la modificación de la Ley 18.566, la negociación será nuevamente tripartita en el Consejo de Salarios respectivo”.

El experto añadió que en consecuencia, y tal como “se ha comprometido el gobierno electo, la negociación colectiva seguirá siendo tripartita en los Consejos de Salarios”.

Considera además que se trata de un tema “muy sensible para los sindicatos”, que “no aceptan negociar por fuera de este órgano tripartito, y que anunciaron que si se cambia la matriz de la negociación colectiva -pasaje de tripartita a bipartita- iniciarían un conflicto colectivo generalizado”. Para el laboralista, el futuro de estas definiciones no es muy esperanzador dado que “mientras se desarrolla la negociación para la modificación de la ley, la negociación colectiva será tripartita, y nuestro país seguirá estando en falta respecto del cumplimiento del Convenio 98 y las recomendaciones de los órganos de contralor de la OIT (Comité de Libertad Sindical, Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones y Comisión de Aplicación de Normas de la Conferencia)”.

El proyecto de ley ya presentado exige que los sindicatos tengan personería jurídica a efectos de intercambiar información, se “matiza la representatividad de los sindicatos de rama cuando no hay uno de empresa”, se deroga la ultractividad de los convenios colectivos, se elimina la competencia del Consejo Superior Tripartito al “considerar y pronunciarse sobre cuestiones relacionadas con los niveles de negociación tripartita y bipartita” y establece que el registro y publicación de los convenios colectivos no son un requisito de homologación, autorización o aprobación por el Poder Ejecutivo.

MÁS

En el Pit-Cnt hay preocupación

Si bien aún no analizaron la observación de la Comisión de Aplicación de Normas, en el Pit-Cnt existe preocupación respecto a si el organismo decide nuevamente incluir a Uruguay en la llamada “lista negra”. El dirigente de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys) Fabio Riverón dijo a El País que “importa lo que resuelva la Comisión que arma el próximo listado con miras a la próxima conferencia”. El dirigente sostuvo que será el gobierno de Luis Lacalle Pou el que deberá “enviar algo a la OIT y al Parlamento, sobre eso la Comisión evaluará qué hace con el caso Uruguay, esto sumado a los intereses de los actores que terminan haciendo la lista”, añadió Riverón que el año pasado participó de la Conferencia del Trabajo en Suiza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados